VENTA AMBULANTE

Los manteros que fueron desalojados de la zona de Acoyte y Rivadavia en el barrio porteño de Caballito hace dos semanas se reunieron esta tarde en esa esquina para “volver a trabajar” de manera ambulante y exigir al gobierno de la Ciudad “una solución urgente para las 450 familias que no tienen pan para llevar a su casa”.
“Nos convocamos para hacer venta ambulante, que está permitida por ley, porque necesitamos trabajar y también seguir visibilizando nuestro reclamo, que es que queremos conservar nuestro trabajo de manteros y llevar el pan a las más de 450 familias que hoy no tienen qué comer”, dijo Omar Guaraz, referente de la agrupación Vendedores Libres.
El dirigente apuntó que todavía no tuvieron respuesta del gobierno de la Ciudad y precisó que esta tarde luego de la actividad se reunirían nuevamente en asamblea para definir los pasos a seguir.
“Hoy notamos que la presencia policial disminuyó notablemente, era una vergüenza tener montado semejante operativo en contra de los trabajadores. Esperamos que se nos dé una solución urgente porque cada vez hay más compañeros en nuestra situación”, enfatizó.
Guaraz explicó que esperan “que se abra un canal de diálogo”, y advirtió que si eso no sucede saldrán “a trabajar organizadamente de nuevo, esperando que el Estado pueda distinguir trabajadores de mafias”.
“Somos perseguidos como si fuéramos ladrones cuando no lo somos, como así tampoco redes, ni mafia ni punteros, por eso nos convocamos y protestamos”, remarcó.