LA VUELTA DE CAPUSOTTO A LA TV

por Laura Ferré

“Peter Capusotto”, la entrañable creación de Pedro Saborido y Diego Capusotto regresa al formato de 30 minutos y al cable, dos factores que vieron nacer al programa, para aportar su dosis de humor e ironía en “estos tiempos donde el capital está al servicio del capital”, según define Capusotto, cuyos devotos podrán verlo en su ya tradicional horario de los lunes a las 23, por la señal TNT.
El capocómico, conversó esta mañana con la prensa en los estudios de Turner y entre risas, precisiones y entrelíneas, aportó su melancólica lucidez para mirar el mundo.
– ¿Qué te parece volver al formato inicial del programa, de 30 minutos?
-Diego Capusotto: Esa duración me parece que le da una especie de fugacidad interesante, para mi es el tiempo justo, la media hora puede ser contundente o no, porque si el programa es malo te aburrís igual, pero me da la sensación de que al compactarlo resulta más interesante, es como escuchar una sola canción: si es buena, ya está, no hace falta más.
– ¿La duración se adapta a cierta lógica con la que hoy se maneja la televisión y sus réplicas a través de plataformas y redes sociales?
– El programa tiene una circulación personal, elegida por cada uno, se nos va de las manos: cada uno decide qué ver, cuándo y cómo. Nosotros simplemente tenemos el placer del encuentro, aunque suene a slogan publicitario, algo así como, ‘Avisa a la banda porque tocamos tal día y en tal lugar!’
– ¿Por qué no estás en la TV Pública?
– Como saben, hubo un cambio de autoridades, en febrero o marzo no teníamos aún algo hablado allí y surgió esta posibilidad. En 2000 o 2001 cuando hicimos ‘Todo por dos pesos’ trabajamos durante un gobierno Pro mientras gobernaba la Alianza; bueno, en aquel momento había personas en el poder que hoy también están como: Gerardo Morales de Mitre (Risas); Carlos Melconián, Federico Sturzenegger, autor de la obra llamada “El Megacanje” y la compañera montonera Patricia Bullrich. De hecho, también se encontraba Domingo Cavallo que ahora apoya al Pro. Como ya vivimos aquella etapa y era bastante previsible que se repitiera, decidimos directamente trabajar y mostrar nuestra pertenencia al Imperio. Por eso, volvemos al cable donde comenzamos, sabemos que luego de diez temporadas, estamos más cerca del final que del principio del ciclo, como pasa en la vejez, cuando te vas acercando a la muerte.
– ¿El cambio de contexto político vivido los últimos 6 meses se verá reflejado?
-Claro, de alguna manera estamos interpelados por lo macropolítico, aunque no somos rehenes del tema. Nos interesa también lo que le pasa a un tipo que camina por el mundo sin idea de aquello con lo que va a encontrarse. Una sintonía entre el rock y el capitalismo sí se verá en el programa, sin anclar ahí ni tampoco en la noticia del día. Nuestra metodología de laburo no consiste en agarrar el diario. Trabajamos bastante con los puntos de fuga, sobre todo porque el tema político está muy abordado. Si hay una de las cosas que el kirchnerismo logró en términos de democracia es que Mercedes Ninci hable sobre política. Entonces, si se habla tanto… nosotros que vamos a direccionar la cuestión hacia otro lugar, para qué vamos a abundar.
-La pregunta por lo político suele resonar en el programa
– Si lo único que nos interpela hoy es porqué se perdió o se ganó, y si existe la posibilidad de que los que ganan luego pierdan por la naturaleza de su gestión, en fin…Lo que sucede con el vecino cuando cae en desgracia también nos interpela, ya que sabemos porqué cae en desgracia. Creo que esto no va a terminar bien. Después, todos hablamos como demócratas y decimos: ‘Sí, creemos que todo va a salir bien’. Finalmente, pensamos que vivimos un momento donde el capital está al servicio del capital; pero además, nos gusta armar una fiesta, ponernos en pedo y romper todo. No se trata de fugarnos de lo que pasa, sino con el objetivo de poder inventarnos un fiesta propia para sacralizar ese momento festivo, algo que existe también dentro del envío.
– ¿Hay personajes nuevos en esta temporada?
– Más de 20 ya están grabados e irán apareciendo en cada programa, los incluimos porque surgen cuando tomamos la decisión de continuar con el ciclo. Los videos de Marcelo Iconomidis no se verá más, pero él tendrá su segmento con microhistorias acerca de personajes del rock, el contenido de las mismas a veces puede ser verdadero y a veces no (Risas). Micky Vainilla tiene su lugar, quizás Bombita, esto son tiempos más acordes a Micky. En cuanto a Violencia Rivas, ella es el grito primal o como se llame, es el grito más allá de todo.
– A veces sucede que surge un personaje y después se da determinada coyuntura política. El personaje de ‘Juan Domingo Perdón’, por ejemplo, ni Pedro ni yo pensamos… Obviamente, en ese caso primero está el chiste de ‘perdón’ por ‘Perón’ y después esa cualidad de su retórica, donde el signo más confiable que él tiene es la capacidad para reconocer su equivocación y desde ahí ganar un espacio estratégico, como si con pedir disculpas alcanzara cuando la cagada ya está hecha. Muchos personajes que hacemos parecen estar diciendo una cosa y en realidad, hablan sobre otra, algo típico de la condición humana. Los personajes nacen a partir de esos factores.
– ¿El humor es una manera de pensar la realidad?
– Sí, para denunciar, o como una manera de posicionarse más relacionada a la ironía y a la burla. El mundo tampoco se porta tan bien con nosotros, ¿Por qué no contestarle? El programa está atravesado por una idea: el muro de Berlín debe construirse nuevamente para contrarrestar tanto capitalismo. Si el mal reemplaza al mal al principio está bien por necesario y que parezca que sigue bien, es la única forma que tenemos de resisitir.
“Peter Capusotto”, los lunes a las 23, por TNT; desde el miércoles 20, pordrá verse también por la señal TBS, a las 23.