EL CABILDO DEL BICENTENARIO

El fin de semana largo, fue una buena oportunidad para revivir los  festejos del Bicentenario, a partir de la nueva puesta del espectáculo de luz y sonido, que se realizó sobre la fachada del cabildo. El viernes, sábado, domingo y lunes,  pese al frio reinante, un gran número de personas se reunieran a presenciar esta invalorable puesta.
El edificio del cabildo, sufrió  muchas  modificaciones desde su creación,  fue y sigue siendo testigo silencioso de todos los acontecimientos de nuestra historia. En sólo diez minutos, esta historia, perfectamente sintetizada,  trancurre  proyectada sobre las paredes del viejo cabildo.
En esas imágenes, se observan algunos gloriosos héroes de la patria; distintos episodios, como las invasiones inglesas; el Virreinato del Río de la Plata; los espíritus del pasado que salieron al balcón, para mostrarnos que viven allí, con la esperanza inacabada de ver un país mejor, por el que tanto lucharon; vistiendo al cabildo con cintas celestes y blancas. La figura del Padre de la Patria, don José de San Martín, nos observaba desde lo alto de la torre, al igual que Moreno, Belgrano, Sarmiento, Rosas y Quiroga, desde otros puntos de la fachada del cabildo.
Siguieron imágenes de batallas y así se fue llegando a 1910, con algunas escenas de los festejos y un acelerado paso de los años, mostrando algunos presidentes, la creación de los Yacimientos Petrolíferos Fiscales, un país en pleno desarrollo, hasta llegar a la década del 30 y el primer golpe militar. No faltó el invalorable aporte a la cultura, de Quinquela Martín y los colores de su paleta en una característica escena del puerto de la Boca.
Luego llaga el Peronismo y el arribo de las masas populares al escenario político nacional. El  17 de Octubre, el primer discurso  televisado de Evita, el Plan Quinquenal y el cruel bombardeo de 1955.  A esto, le siguen las  temibles imágenes de la asunción de la Junta Militar, durante el golpe de Estado de 1978, Galtieri y la guerra de Malvinas: Como aves blancas aparecen también los pañuelos de las Madres de Plaza de Mayo,  su lucha y el reclamo por la aparición con vida de sus hijos.  .
El retorno de la democracia, de la mano de Alfonsín y frases que tallaron nuestra memoria: “nunca más”, “no al punto final”, “la casa está en orden”. Luego  sigue la primavera neoliberal de la mano de Menem y con silbatina incluida de parte de los espectadores.
Un siglo que terminaba de la mano De la Rúa, la Revuelta del 19 y 20 de diciembre de 2001, El ascenso del kirchnerismo y finalmente, la Asunción de la actual presidenta, Cristina Fernández, fundiéndose en un abrazo con su esposo. El cierre, con un cabildo vestido con la bandera argentina y los aplausos de los presentes, emocionados hasta las lágrimas.