CUESTIÓN DE PESO Y MORBO TELEVISIVO

El Consejo Asesor de Comunicación Audiovisual y de la Infancia (CONACAI), manifestó su preocupación por el tratamiento del caso de una niña de 12 años que sufre obesidad, desarrollado en el programa Cuestión de Peso del último sábado 1° de julio de 2017. Entre los argumentos se esgrime que exponer la situación actual de la niña es una forma de re-victimizarla, aún con la buena intención de ocuparse y preocuparse por su caso de parte del programa y la fundación que acompaña los tratamientos.
En el programa emitido se muestra la intimidad de la niña, transitando zonas dolorosas para ella, como el haber sido víctima de “bullying”, su falta de vínculos sociales y consecuencias que eso conlleva, al punto tal de restringir su derecho de acceder a la educación. En algunos momentos del programa queda totalmente relegado el objetivo terapéutico, exponiendo a la niña en clave de espectáculo. Además, la TV se arroga el derecho de “desnudarla” en público, mostrando sentimientos vergonzantes y extremos como el suicidio.
Si bien se repite con bastante frecuencia que el objetivo es incluirla en un tratamiento y acompañarla en el cuidado, no se evita hacer uso de algunos recursos televisivos que sacan tajada de la exacerbación del morbo, de la atracción que representa el caso extremo y de la lástima que provoca en el espectador. Tampoco se cuida el hecho de no subrayar los estereotipos respecto de la belleza y los cuerpos de las mujeres, comparando a la niña con otra persona de contextura más delgada. Se rescata igualmente el gesto respetuoso del programa de no someter a la niña a la “competencia” en la cuál se involucra a los demás participantes (todos adultos), lo cual, además sería ilegal.

Solicitudes y recomendaciones

El CONACAI considera imprescindible que Cuestión de Peso se abstenga de seguir exponiendo a niña en cuestión, y que al mismo tiempo, la Fundación continúe dándole tratamiento y asistencia a ella y su familia. Sería saludable que, hasta tanto se produzcan hechos que la corran del lugar de víctima, no se vuelva a exponer su imagen, nombre e intimidad en algo que claramente le provoca dolor y la inestabiliza, lo cual solo abona a una secuencia de “violencia simbólica” que la debilita.
El consejo cree que se podría haber mostrado a la niña después del proceso de tratamiento de salud, físico, psicológico y nutricional, a fin de que se muestre cómo superó esta situación. Encara el aspecto positivo sería una manera de empoderar a la niña, no hacerla sentir humillada ante las cámaras y al mismo tiempo un gesto mediático de empoderamiento masivo a las audiencias, al conocer que también en casos extremos hay soluciones posibles.
El programa podría además, brindar información de contexto que permita visualizar la problemática e información de los lugares en los que se puede realizar tratamiento o diagnosticar sobre este tema. Creemos la productora debe considerar mejorar los aspectos que garanticen el respeto a los derechos humanos de esta niña en particular y de la niñez en general.

Legislación vigente

Siempre que haya niñas, niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad es necesario preservar su identidad y derechos consagrados en la Convención Internacional de los Derechos del Niño y la Ley 26.061 de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, parte integrante de la Ley N° 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual. En ese marco, se deben tomar los recaudos correspondientes para que se preserve la integridad psíquica, física y sexual de niños, niñas y adolescentes.
También es necesario evitar brindar información que contribuya a la identificación directa o indirecta de niños, niñas y adolescentes, en procesos que lesionen su dignidad; así como divulgar detalles sobre su vida privada, íntima y familiar. Hay que respetar su intimidad; no revelar detalles innecesarios, cuyo único fin sea el de generar impacto y un mayor nivel de audiencia, sin que ello aporte información pertinente; y no revictimizarlos reactualizando persistentemente el hecho traumático.
El Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas (Observación general Nº 13, 2011) expresa: “Un planteamiento de la atención y protección del niño basado en sus derechos, requiere dejar de considerarlo principalmente como “víctima” para adoptar un paradigma basado en el respeto y la promoción de su dignidad humana y su integridad física y psicológica como titular de derechos”.
La Ley N°26.529 sobre Derechos del Paciente en su relación con los profesionales e instituciones de la salud establece, en el artículo 2, que “el paciente, prioritariamente los niños, niñas y adolescentes, tiene derecho a ser asistido por los profesionales de la salud, sin menoscabo y distinción alguna, producto de sus ideas, creencias religiosas, políticas, condición socioeconómica, raza, sexo, orientación sexual o cualquier otra condición”. Es decir, a todos se les debe garantizar el acceso a la atención médica. También la ley reconoce que los pacientes tienen derecho al trato digno y respetuoso, a la intimidad, la confidencialidad, y la autonomía de la voluntad para tomar decisiones.

El programa

Cuestión de Peso es un programa de televisión emitido por Canal 13 semanalmente, en vivo, los días sábados a las 13 y producido por Kuarzo Endemol Argentina. Desde el 2017 está conducido por Fabián Doman, a quien acompañan un elenco de especialistas en nutrición y médicos que evalúan cada caso y hacen seguimiento de los tratamientos.
La metodología que desarrolla el programa para ayudar a bajar de peso a personas que padecen sobrepeso u obesidad consiste en el seguimiento médico y la incorporación de los participantes a un tratamiento de la Fundación Cormillot, en promover la actividad física, hábitos saludables y la corrección en las conductas alimenticias, a lo que se suma el estímulo en los tratamientos dado por un sistema de premios y castigos semanales.

Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual y la Infancia
(CONACAI – ENACOM)