AUMENTA LA PRECARIDEDAD LABORAL EN LA CIUDAD

Según la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires (DGEC), en 2016 se agravó la precariedad laboral y subió el desempleo. El organismo porteño informó esta semana que el desempleo pasó del 6,8% al 8% de la mano del aumento de la subocupación.

El Informe Laboral de la Encuesta Trimestral de Ocupación e Ingresos (ETOI) del último período de 2016, confirmó que en la Ciudad de Buenos Aires, el desempleo subió el año pasado del 6,8% al 8%. “En la comparación con el cuarto trimestre del año anterior, se registró un aumento en la tasa de actividad, especialmente en los varones, en los menores de 30 años y en la población con nivel educativo hasta superior incompleto. En paralelo, hubo relativa constancia en la tasa de empleo”, señala el escrito la DGEC.

Este Informe Laboral, señala también que “El peso de la población asalariada se mantuvo en la comparación interanual (se ubica en 76,8%), pero aumentó el peso de los que están en condición de precariedad, es decir de los que no les efectúan descuentos jubilatorios y tampoco aporta por sí mismo a la seguridad social (27,0%), especialmente en las mujeres”. En tanto que, la subocupación, es decir la gente que trabaja menos de 8 horas diarias, subió del 8,6 al 9,2%.

Respecto a la precariedad laboral en la Ciudad, el dato más duro es que los hogares porteños con un trabajador asalariado como jefe, es decir, el 75,5% de casos, la precariedad laboral trepó del 21,2% del último trimestre de 2015 al 25,5% en igual período de 2016. Es decir, “Poco más de 1 de cada 4 hogares con jefe de hogar asalariado se encuentra en condición de precariedad, lo que significa que no le realizan descuentos jubilatorios ni aportes por su cuenta. Esa proporción asciende del 23,5% al 29,4% para los hogares en los que el jefe de hogar es el único miembro ocupado”, asegura la DGEC.

Esta precariedad laboral se traslada al acceso a la cobertura de salud, explica el Informe, y señala: “El 55,0% de los hogares tiene exclusivamente la cobertura de salud que se origina en el trabajo registrado actual o pasado: obra social, mutual o prepaga vía obra social. El 22% de los hogares depende de la cobertura del sistema público únicamente (11,2% para todos sus miembros y 10,8% para al menos uno de ellos), este guarismo se expandió en el último año. El resto, tiene a todos sus miembros con plan de medicina prepaga por contratación voluntaria en forma exclusiva (9,8%), o mutual, emergencia médica o más de un tipo de cobertura (13,1%),”.