RESULTADOS DE LA ENCUESTA NACIONAL DE INQUILINOS

Los inquilinos son sector de la sociedad históricamente relegado de estadísticas y política pública en el país. Con el objetivo de contar con información fidedigna acerca de una franja social que representa el 17% de los hogares del país, la Federación Nacional de Inquilinos realizó durante el mes de enero la primera encuesta de inquilinos a lo largo de todo el territorio nacional.

La mayor concentración de inquilinos se dá en la Ciudad de Buenos Aires, con el 38% de los hogares, el 34% se concentra en Ushuaia y el 30% en Río Gallegos.

La evolución del peso que tiene el alquiler frente a los hogares con vivienda propia resulta llamativa, en los último 17 años la proporción de inquilinos aumentó desde un 11% en 2001 a un 17% en 2017. Estos casi 10 puntos de aumento en el porcentaje de inquilinos, está compuesto, mayormente, por familias jóvenes que solo lograron acceder a la vivienda a través del alquiler. Lejos de mostrar una idiosincrasia que valora el consumo por sobre la inversión, la realidad muestra que tienen serias dificultades para escapar de la trampa del alquiler. Dado que misma involucra, además de despojarse de un importante porcentaje del ingreso familiar, generar un ahorro para poder hacer frente a las renovaciones bianuales y actualizaciones de depósitos. Estos hogares, a pesar de contar con ingresos medios o medios-altos (ya que sino fuera así, prácticamente  no podrían alquilar) ven muy lejana la posibilidad de acceder a una casa propia.

En este sentido, uno de los resultados más destacados de la encuesta es que el 87% de los inquilinos de todo el país, tiene como principal preocupación el precio del alquiler, que en promedio les significa el 41%  de sus ingresos -sin sumar expensas, tarifas e impuestos inmobiliarios-.

En función del tiempo que alquilan, se verifica un estancamiento de los hogares  respecto a la situación de inquilinos: el 70% hace más de 3 años que alquila. Con lo que tenemos que el alquiler se proyecta en el tiempo representando una problemática que llega a todos los rangos etarios. Ser inquilino, actualmente, no es un estado por el que pasan los jóvenes antes de acceder a un hogar propio, sino que es una característica que se extiende a lo largo de la vida poniendo a dichos hogares en una franca desventaja.

Más del 70% de los inquilinos no tienen expectativas de poder acceder a la vivienda propia,  este porcentaje se eleva a más del 80% entre los que hace más de 10 años que alquilan. Esta cifras hablan claramente de la falta de políticas públicas orientadas a este sector: El 64% de los inquilinos averiguó por créditos hipotecarios, sin embargo, un 87% cree que nunca va a lograr ser propietario; el 61%, se ve imposibilitado de alcanzar los requisitos económicos que se les exige para adquirirlos; El 59% se mostró preocupado por la alta comisión inmobiliaria y el 45% por conseguir garantes. “Esto deja en claro que el crédito hipotecario nunca fue, es ni será la solución al problema del acceso a la vivienda”, señalan desde la Federación Nacional de Inquilinos.

Así y todo, hoy por hoy, la principal preocupación de los inquilinos sigue siendo el precio del alquiler, esto se repite en la totalidad de provincias. La falta de regulación genera desde hace 15 años, aumentos de precios muy por encima de los salarios y por encima de la inflación, condenando a las personas a la condición de inquilino de por vida. El 60% de los inquilinos está preocupado por los requisitos económicos para ingresar a un alquiler (entre 4 a 6 meses promedio). Y el 51%, se muestra disconforme con la comisión inmobiliaria que debe abonar.  Tema que en la ciudad de Buenos Aires y en la provincia de Río Negro sigue siendo preocupante, pese a que por ley ésta debe ser abonada por el propietario. La exigencia de un título de propiedad de familiar directo como garantía, es otro obstáculo importante en las grandes ciudades del país: Córdoba, Rosario y Ciudad de Buenos Aires. Sobre todo teniendo en cuenta que 63% de los inquilinos alquila mediante inmobiliarias.

Otro dato alarmante que surge de la encuesta es que al 51% de los inquilinos que pagan expensas por las propiedades alquiladas, no se les discriminan en la liquidación de  las mismas si se trata d ordinarias y extraordinarias. Por lo tanto, no sólo pagan el alquiler y los gastos previsibles y comunes, sino que además se hacen cargo de los arreglos y mejoras sobre el edificio. La falta de control sobre las administraciones de consorcios tiene consecuencias directas sobre el bienestar de los hogares.

La percepción de que el Estado no tiene políticas específicas para el sector ni control efectivo sobre las inmobiliarias, alcanza al 97% de los encuestados. Este fenómeno se plasma en los incumplimientos de la ley y en la evasión impositiva generalizada del mercado inmobiliario.

Las mujeres, tengan o no pareja, son las que se ocupan y preocupan por las responsabilidades relacionadas a la vivienda. Este dato pude verificarse: la encuesta fue respondida en el 60% de los casos por mujeres y el 40% por varones. Entre los encuestados que conviven con niños, el 25% sufrió en algún momento dificultad para alquilar por tener hijos. Este alto porcentaje, discrimina especialmente a las madres solteras o separadas que conviven con hijos. El 28% de las inquilinas que conviven con hijos, en relación al 19% de los inquilinos que participaron en la encuesta denunció la dificultad de alquilar por tener hijos. La ausencia del Estado, le da vía libre al Mercado para imponer sus reglas y prejuicios vulnerando el derecho a la vivienda de niños y mujeres.

Sobre los resultados de la encuesta, Gervasio Muñoz, presidente de la Federación Nacional de Inquilinos afirmó: “Una vez que las familias ingresan en la rueda del alquiler, con aumentos de precio que superan ampliamente los índices de inflación y de variación salarial, les resulta muy difícil salir. Esto demuestra la importancia de avanzar con el tratamiento de la Ley Nacional de Alquileres que fue aprobada por unanimidad en el Senado y que espera su tratamiento en Diputados.”

“Hace 35 años que no se discute seriamente en el Congreso la situación de un sector integrado por 7.480.000 argentinos. Los resultados de esta encuesta demuestran la urgencia de la aprobación de la Ley Nacional de Alquileres”, expresa la Federación Nacional de Inquilinos en las conclusiones de este estudio.