LA MEGAOBRA QUE NO SERÁ

El Gobierno porteño dejó sin efecto  una licitación de obra pública destinada a la construcción de la estación Plaza Constitución subterránea. La misma, formaba parte del proyecto para comunicar los trenes  Roca, San Martín y Mitre mediante un túnel bajo la avenida 9 de Julio conectando así las estaciones de  Constitución y Retiro.

La medida, está relacionada con la falta de  financiamiento externo, informaron fuentes del Ministerio de Transporte de la Nación. Por su parte, el titular de esa cartera, Guillermo Dietrich, firmó la resolución donde anula la realización del megaproyecto denominado “Red de Expresos Regionales de la Región Metropolitana”, encuadrado en el régimen de la ley nacional de obras públicas.

En mayo del 2017, los pliegos de licitación de este mega-emprendimiento, no sólo fueron aprobados, también se establecieron las fechas para la presentación de las ofertas, que debieron presentarse y abrirse el 2 de agosto de año pasado, fecha que se postergó para el mes de octubre y luego al 12 de enero de este año.

La primera postergación se debió a las muchas consultas de los interesados y a la falta de la incorporación de planos y estudios finales. En enero la apertura de ofertas se suspendió “por razones de oportunidad, mérito y conveniencia”, sostienen desde la Secretaría de Obras de Transporte de la Nación. El argumento que esgrimió esta oficina fue la necesidad de“continuar con el análisis del proyecto, dada la complejidad que conlleva la obra. Y también evaluar mecanismos de contratación y financiamiento modernos, que posibiliten la concreción de la obra en sus múltiples etapas y que propicien un avance en conjunto, dada la interdependencia en todas ellas, para la concreción del proyecto en su totalidad”.

En tanto que desde el Ministerio de Transporte se indicó que “se estudia realizar la obra a través del sistema de participación público privada (PPP)”. Lo cierto es que la falta de financiamiento externo es el problema de fondo que subyace en la toma de decisiones,  por lo que se supone que este proyecto quedará archivado dada  la reticencia de los inversores externos a traer divisas al país dado el alto nivel de endeudamiento que mantienen tanto Nación como Ciudad y la escalada inflacionaria que atraviesa el país.