martes, septiembre 29

CONTUNDENTE RECHAZO AL PROGRAMA “CONECTATE EN LA ESCUELA”

El plan “Conectate en la Escuela” presentado por la Ciudad de Buenos Aires “no responde a ninguno de los criterios pedagógicos y normativos acordados por el Consejo Federal de Educación” ya que no cumple con el criterio de que la apertura de las clases “sólo puede realizarse en centros urbanos” con nula o baja circulación del virus, afirmó el Ministerio de Educación.

El criterio para seleccionar a los 9.510 alumnos de 464 escuelas de nivel primario y a 170 estudiantes secundarios junto a la forma en que dispondrán de las computadoras en las escuelas luego de no haber mantenido contacto durante cinco meses y medio fue uno de los principales cuestionamientos de la cartera educativa nacional a la Ciudad de Buenos Aires.

Las autoridades nacionales advierten que en la propuesta porteña no está especificada cuál será la metodología para la asignación de turnos, “teniendo en cuenta que los niños que asistirán pueden tener dificultades de conectividad” de acuerdo al análisis de la Comisión Ad-Hoc del Ministerio.

Además “no se mencionan instancias de trabajo previas con la comunidad ni acciones de asesoramiento sobre la salud integral y contención emocional de los estudiantes”, puntualiza la Comisión.

También afirma que al haber 15 alumnos por escuela y teniendo en cuenta los 15 metros cuadrados de distanciamiento, “se supone que habrá entre uno y tres alumnos en el aula” lo cual “amerita una evaluación en cuanto a las condiciones socio afectivas y sanitarias de esa distribución”.

Tampoco en el protocolo especificado por Ciudad “se indican los resguardos referidos a la problemática del traslado de niños, adultos familiares, docentes y auxiliares, a las escuelas que en muchos casos puede ser en transporte público, lo que implicaría una mayor circulación y mayor probabilidad de transmisión” del virus.

La Comisión detalla, además que la propuesta “no se ajusta a la recomendación de que la apertura de las escuelas empiecen en los centros urbanos con tasa nula o mínima de contagios” .

Los espacios digitales de las escuelas suponen “una actividad autónoma de los estudiantes”, advierte el informe de la Comisión que remarca que “al momento de concurrir al espacio digital se espera que los estudiantes tengan una idea clara de la actividad a desarrollar”.

“Esto resulta paradójico -explicó el informe- ya que los estudiantes que irían a las escuelas son los que perdieron el vínculo con sus docentes y quedaron por fuera de la actividad pedagógica”.

El informe observa además que tampoco hay “criterios claros y específicos para cada nivel educativo en relación a las actividades que desarrollarán los niños en las escuelas, por lo que hace devenir a las escuelas en una red de soporte digital y no aborda la continuidad ni la escolaridad pedagógica, interrumpiendo de este modo la función de la escuela que es enseñar”.

Otra crítica a la propuesta porteña es que si bien se establece que convocarán a 3.170 personas entre docentes, no docentes y auxiliares “no se determina cuáles serán sus funciones ni las tareas de acompañamiento que llevarán a cabo”.

Los gremios fueron los primeros en decir no
La semana pasada, el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires y representantes de los 17 gremios docentes mantuvieron un encuentro para analizar la puesta en marcha de espacios digitales en colegios del distrito, iniciativa que fue rechazada por los sindicatos.

Mariana Scayola, secretaria general de Ademys, uno de los gremios que participó de la reunión, anticipó que su sindicato rechazó la iniciativa.

Scayola explicó que “el Gobierno presentó un protocolo para abrir escuelas tipo cyber, y esto es para cualquier chico, no solamente quienes perdieron conexión con la escuela durante la pandemia”.

“En teoría el ministerio dice que va a organizar turnos, con 15 chicos por institución, con una franja horaria de 10 a 14 y no más de dos horas por chico”, dijo.

“Nosotros decimos que esta es una vuelta a clase y por eso lo rechazamos, ya que van a convocar a docentes y auxiliares”, aseguró.

Por su parte, Eduardo López, secretario general adjunto de UTE (Unión de Trabajadores de la Educación), afirmó que “el Gobierno propuso abrir las escuelas técnicas el 31 de agosto, las medias el 7 de septiembre y las primarias el 14”.

“Van a habilitar espacios digitales, pero nosotros lo rechazamos, y nuestra propuesta es que ellos lleven los dispositivos a las casas de los chicos”, dijo López.

“Nuestra contrapropuesta es por un lado que la escuela vaya a las casas, que garanticen computadoras y conectividad y largamos una campaña de recolección de computadoras entre sindicatos y organizaciones sociales”, afirmó el dirigente gremial.

La Multisectorial por la Escuela Pública envió una carta al Ministerio de Educación de la Nación donde rechaza “la política de Rodríguez Larreta, que pretende utilizar como prueba de laboratorio a aquellas familias de menores recursos para ensayar una vuelta a la presencialidad en las escuelas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *