jueves, abril 18

LA SÍNTESIS DEL HARTAZGO

Javier Milei logró sintetizar el hartazgo de la sociedad frente al fracaso de la actual gestión de gobierno, en un escenario donde la inflación anual supera el 140%, la pobreza alcanza el 40% y la mira está puesta únicamente en cumplir con las metas del FMI. La desesperación, el descontento y una alta dosis de individualismo condujeron a la gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas a optar por el candidato que se propone una receta de ajuste aún más drástica:  superar la actual crisis mediante un programa de shock económico, estanflación, privatización de las empresas estatales, desempleo, más pobreza. Y, en un futuro incierto la dolarización de la moneda y la eliminación del Banco Central. Medidas de ajuste extremas que sólo pueden concretarse mediante hambre y represión social.

El modelo gradualista, aplicado por el candidato oficialista Sergio Massa tampoco ofrece una solución a la actual situación económica del país, con salarios y jubilaciones que no alcanzan a cubrir una canasta básica de consumo, la creciente inflación y un índice de pobreza que supera el 40%. No cabe duda estos factores influyeron en la toma de decisiones de los votantes durante las elecciones.

En su primer discurso como presidente electo, Javier Milei, dijo que el país necesita una rápida reconstrucción para evitar la crisis, por lo que su gobierno pondría fin al gradualismo, la tibieza y las medias tintas. «Si no avanzamos rápido con los cambios estructurales nos dirigimos a la peor crisis de la historia». Tras los festejos, el candidato anti-casta. reunió con la casta. Tras el triunfo, el flamante presidente electo, mantuvo una reunión privada con aliados electorales: Mauricio Macri y Patricia Bullrich, históricos dirigentes del partido político PRO y responsables de la contratación de la tremenda deuda con el FMI en 2018.

La actual gestión de gobierno, liderada por Alberto Fernández, viene siendo objeto de críticas con relación a su enfoque en el pago de la deuda con el FMI y su impacto en la población. Sin una previa investigación sobre el destino de los fondos de la deuda que tomó la gestión macrista, el año pasado Alberto Fernández selló un acuerdo con el FMI que está derivó en el empobrecimiento y la miseria de las grandes mayorías. El compromiso que Milei con el FMI es acelerar el ajuste solicitado por este organismo a través de la privatización de las empresas del Estado, entre ellas la agencia de noticias Télam, la televisión pública y demás empresas de comunicación de la órbita estatal.

El economista ultraliberal Javier Milei comenzó a destacar hace cuatro años como un economista mediático que se define como «anarcocapitalista» y «liberal». Su estilo descontrolado y sus amenazas e insultos hacia periodistas y políticos tradicionales, a los que se refiere como «la casta», fue ganando cada vez más adeptos en la medida que la crisis económica se agudizaba. Se destacó hasta hace muy poco por su empeño, al menos de palabra, de poner fin o terminar con «la casta», término que usa para definir a la clase política privilegiada y corrupta. Sin embargo, en sus últimas negociaciones electorales, donde cerró filas con personajes que representan todo lo que en teoría defenestraba, como Mauricio Macri y Patricia Bullrich a quien llegó a definir como “montonera tira bombas”.

El economista Javier Milei no solo defiende posturas liberales, sino que también es conocido por sus opiniones negacionistas. Su compañera de fórmula, Victoria Villarruel, ha reivindicado el papel de las fuerzas armadas durante la última dictadura en Argentina, niega la existencia de los 30.000 detenidos desaparecidos y aboga por poner en libertad a responsables de crímenes de lesa humanidad. Estos posicionamientos han generado controversia en distintos estamentos de la sociedad. En este sentido, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, ha expresado su desacuerdo con estas posturas. A pesar de ello, destacó que el triunfo de esta fórmula en las elecciones es resultado de la voluntad soberana del pueblo, resaltando la importancia de la democracia.

«Lo de ayer fue lágrimas y decaimiento, lo de hoy es lucha. Vamos a seguir a ultranza buscando a nuestros nietos robados durante la dictadura cívico militar, misión que tenemos, por la que hemos corrido riesgo de vida. Y no es que uno sea valiente, sino que tiene un amor enorme por esa generación diezmada», dijo Carlotto en una entrevista con la agencia de noticias Télam, donde remarcó «seguimos en democracia» y que es «la más larga de nuestra historia».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *