LA CASA DEL PUEBLO DE RECOLETA

CALLE AUSTRIA 2154/56

El edificio del Centro Cultural y Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte es un testimonio de la cultura obrera en el siglo XX. Se erigió hacia fines de la década del 20 y principios de 30, con el modesto aporte de los trabajadores de la compañía editorial “La Vanguardia” y se denominó “Casa del Pueblo de Recoleta”.

Fue sede de los “Recreos Infantiles”, iniciativa de Fenia Cherkoff de Repetto y María C. de Espada. Una de las primeras experiencias de guarderías para los hijos del movimiento obrero para sustraer a los niños de los barrios populosos de la ciudad, de la calle y sus peligros físicos y morales, ofreciéndoles en cambio, bajo la dirección de una persona competente, láminas, juguetes, juegos racionales y ejercicios físicos, cantos, paseos de estudios y labores manuales.

El historiador Humberto Amado recuerda en un extenso testimonio su paso durante su niñez por esos recreos. Señaló que allí los niños, bajo la dirección de sus maestros, dieron vida a la revista infantil “Yunque”, editada a miméografo, los títeres, las visitas a museos artísticos, históricos o de ciencia, las excursiones educativas y recreativas y la Biblioteca Infantil, única en aquella época en Buenos Aires.1

Durante la Segunda Guerra Mundial funcionó en ese edificio, el movimiento antifascista “Acción Argentina” y su órgano de prensa “Argentina Libre”, que reunió a dirigentes sindicales, intelectuales, políticos de diferentes extracciones partidarias y artistas que enfrentaron a los regímenes totalitarios.

En 1941, fue sede de la Unión Feminista Argentina y su presidenta, la doctora Alicia Moreau de Justo, habló en el acto de las mujeres socialistas en repudio del racismo y del antisemitismo. Cuando el barrio recoleto se caracterizaba por estar habitado por talabarteros, cocheros, carreros, madereros y otras expresiones obreras, en esa casa se fundó el Sindicato de Lavanderas. Y allí, Silvio L. Ruggieri, Alicia Moreau de Justo y Adolfo Dickman, redactaron la Ley 11.729, que contempla la indemnización por despidos.

A comienzos de siglo el edificio fue puesto en valor y, desde entonces, viene desarrollando una intensa actividad artística, educativa y cultural con el reconocimiento de la Inspección General de Justicia y posteriormente de la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares (CONABIP). La Biblioteca cuenta con más de 7500 volúmenes catalogados y una videoteca de más de mil películas en DVD. También se organizan charlas, mesas redondas y debates, y se realizan talleres literarios, artísticos, actividades recreativas, visitas culturales y presentaciones de libros. Además, en esa casa funciona el afamado Cineclub La Rosa, que va por su duodécima temporada, con más de 220 funciones.

Entre las actividades, se han realizado convenios con las embajadas de Francia, Suecia, España, y el Goethe-Institut alemán. Almudena Grandes, Pablo Giorgelli (Palma de Oro en Cannes), Marikena Monti, Aldo Sessa, Suma Paz, Susana Rinaldi, Leandro De Sagastizábal (actual presidente de la CONABIP),  Ricardo Monner Sans, José Emilio Burucua, Javier Sandomingo Núñez (actual Embajador de España), Gaciela Maturo (poeta, ensayista y crítica literaria), Jesús Moreno Sanz (catedrático español), José A. Martínez Suárez (Presidente del Festival de Cine de Mar del Plata), Ezequiel Fernández Moores, Nicolás Breglia (Gran Mestre de la Masonería Argentina), Ariel Rotter (Oso de Oro en el Festival de Berlín), Mabel Prelorán y Xosé Fernández-Naval (filósofo y escritor español), son algunos delos visitantes ilustres que han pasado por esa casa.

Todo este despliegue cultural fue reconocido por la Legislatura porteña en 2009 cuando declaró este centro cultural: “Sitio de Interés Cultural de la Ciudad de Buenos en el año 2009. Este año, aspira ser declarado bien integrante del Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires.


  1. “Los recreos infantiles del Partido Socialista”, “Anuario Socialista”, 1948, págs. 92/99.