INFLACIÓN DE JUNIO EN LA CIUDAD

En nuestro país el 33,6% de la población es pobre en nuestro país y el 19% indigente, indica el último informe sobre la incidencia de la pobreza del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina.

En la Ciudad de Buenos Aires, durante el primer trimestre del año, la tasa de desempleo se situó en el 10%, un 3% por encima del año pasado. En tanto que la tasa de subocupación o empleo precario en el 9,3%. La caída constante de la actividad económica en territorio porteño contribuye a agravar estos índices. Según la Dirección General de Estadísticas y Censo de la Ciudad, en los tres primeros meses de 2019 la actividad económica experimentó una caída 4,5 puntos. “Este resultado es prácticamente el mismo que arrojó el trimestre anterior y continúa la tendencia negativa iniciada a mediados de 2018”, señala el organismo.

La baja generalizada de la actividad en todos los rubros,  explican esta caída: “El sector privado, tanto de producción de bienes como comercio y servicios, sigue siendo el responsable del resultado negativo del indicador, superando la participación casi nula del sector público”, señala el informe.

En este marco de caída  de la actividad económica, el índice de inflación del mes de junio en la Ciudad se ubicó en el 2.8%, indica el informe sobre la variación del Indice de Precios al Consumidor (IPCBA) elaborado por la Dirección General de Estadísticas y Censos porteña. Donde se señala, también, que la inflación acumulada en lo que va del año alcanza al 22,7%, en tanto que la inflación interanual se ubica en el 53,3%.

La inflación en números
Según la Dirección de Estadísticas y Censos porteña, la variación del IPCBA durante el mes de junio respondió fundamentalmente a las subas en las divisiones: Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, Alimentos y bebidas no alcohólicas, Comunicaciones, Salud, Recreación y cultura y Transporte, que en conjunto explicaron el 70,4% del alza del Nivel General.

Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles promedió un aumento de 3,3%, contribuyendo con 0,63% a la evolución mensual de los precios al consumidor, reflejado en el incremento de los gastos comunes de la vivienda, debido al aumento salarial de los encargados de edificio y en la tarifa residencial de gas por red, que entró en vigencia el 1º de abril, luego que el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) se aprobara los nuevos cuadros tarifarios de METROGAS.

Alimentos y bebidas no alcohólicas subió el 3.0%, aportando 0,49% a la variación mensual del IPCBA. Los principales aumentos se registraron en: Leche, productos lácteos y huevos que experimento una suba del 4,5%, Pan y cereales que aumentó en abril el 3,2%, Verduras, tubérculos y legumbres (4,4%) y Aguas minerales, bebidas gaseosas y jugos (3,6%).

Comunicaciones aumentó 11,5% y tuvo una incidencia de 0,34% en la medición del IPCBA, destacándose el alza en el abono del servicio de teléfono fijo y de internet.

Salud se elevó 3,1% e incidió 0,26% en la medición del IPCBA, como resultado del incremento en los precios de los productos farmacéuticos.

Recreación y cultura aumentó 2,5%, con una incidencia de 0,23% en la medición del IPCBA, reflejando principalmente las alzas en los abonos del servicio de televisión.

Inflación Interanual
En términos interanuales, las divisiones Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, Alimentos y bebidas no alcohólicas y Transporte continuaron siendo las principales responsables del incremento de los precios minoristas, explicando el 51,7% de la variación interanual del Nivel General en la medición del IPCBA.
La desaceleración de la trayectoria interanual del IPCBA respondió, principalmente, al freno momentáneo en el alza de de las tarifas del Transporte 59,9% y la caída del consumo de rubros fundamentales como lo son, Alimentos y bebidas no alcohólicas y Salud 51,7%.

Bienes y servicios
Analizando la evolución de los precios de Bienes y Servicios, durante junio ambas agrupaciones promediaron alzas similares. La dinámica mensual de los Bienes reflejó en mayor medida los aumentos en los precios de los alimentos (principalmente lácteos). Le siguieron en importancia las subas en los precios de los medicamentos y de los automóviles. El comportamiento de los Servicios respondió principalmente a los aumentos en los gastos comunes de la vivienda, en la tarifa residencial de gas por red y en el abono del teléfono fijo.

Así, en el primer semestre del año los Bienes acumularon un alza mensual de 20,7% y los Servicios de 24,3%. En términos interanuales, los Bienes acumulan un alza del 58% y los Servicios registran una suba del 49,7%