martes, octubre 20

ESCUELA TALLER DEL CASCO HISTÓRICO A SALVO

La Justicia hizo lugar a la cautelar presentada por el Observatorio del Derecho a la Ciudad y ordenó al Gobierno porteño a suspender la demolición del inmueble ubicado en avenida Brasil 200, donde funciona la Escuela Taller del Casco Histórico.

De la lectura de la sentencia se desprende que la institución es un centro educativo “de formación en artes y oficios orientada a la conservación y restauración de bienes culturales de valor patrimonial y a la producción de objetos de elaboración artesanal”; que tiene como objetivo: la promoción de inclusión de personas en proyectos educativos y creativos con perspectiva laboral, la revalorización de técnicas de oficios para su reinserción y resiginificaciòn en la actualidad, y la difusión y promoción del cuidado de bienes de valor patrimonial, entre otros.

En tanto que Gobierno de la Ciudad ordenó la demolición total del edifico para dar lugar al llamado Metrobús del bajo.

A la hora de resolver, la magistrada Romina Tesone, consideró el artículo 23 de la Constitución de la Ciudad que garantiza “un sistema educativo inspirado en los principios de la libertad, la ética y la solidaridad, tendiente al desarrollo integral de la persona en una sociedad justa y democrática”. Sostuvo que “la institución abarca dos condiciones: se trata de un ámbito educativo, se emplaza en un ámbito que forma parte del acervo cultural de la Ciudad y entre los objetivos de la formación que dicta se encuentran los de propender a la protección y restauración de la zona y patrimonio cultural y urbano”.

En este sentido, recordó la obligación de la Ciudad, “tanto de garantizar la educación que brinda en cualquier nivel y modalidad, en el caso la de nivel superior o de formación en oficios, como la de gestionar el espacio urbano tutelando su patrimonio cultural”; y por lo tanto indicó que “resultaría violatorio de tales directivas la interrupción indefinida, sin tener aseguro el reinicio, de las clases en la Escuela Taller Caso Histórico”.

Si bien el Gobierno de la Ciudad ofreció dos edificios alternativos, la magistrada  reseña en la sentencia omitió presentar constancias objetivas y verificables de que la institución se encontrará en condiciones de funcionar en el nuevo edificio para el próximo ciclo lectivo.

«Frente a la falta de certezas en cuanto a la disponibilidad efectiva de un inmueble en condiciones de albergar a la Escuela Taller durante el ciclo 2020 y sin perjuicio de lo que corresponda decidir en caso de aportarse nuevos elementos o de producirse avances en la consecución de un nuevo espacio de estudio- es claro que la demolición del edifico de la Avda. Brasil 200 podría importar un perjuicio irreparable”, subrayó la titular del Juzgado, y concluyó: “El mantenimiento del establecimiento actual se presenta como la única alternativa válida y viable para asegurar el objeto del proceso”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *