viernes, abril 19

EN DEFENSA DE LA CULTURA

¿Es necesario destinar fondos a cultura, educación, salud y vivienda, o se deben utilizar para pagar la deuda con el FMI? No cabe duda que lo verdaderamente importante consiste en invertir en estos sectores sociales para mejorar la calidad de vida de la población y promover el desarrollo económico. La decisión de cómo asignar los recursos disponibles entre estos sectores y el pago de la deuda depende de una serie de factores, incluyendo la situación económica del país, las prioridades del gobierno y las condiciones de la deuda: ¿Se trata de un endeudamiento  legítimo o de una fuga de capitales? ¿En qué sectores de la sociedad fue invertida la deuda? Ninguna de estos interrogantes tiene respuesta. En el caso de Argentina, la deuda con el FMI ha sido un tema controvertido en los últimos años: Se trata de  una deuda ilegítima y fraudulenta.

El actual gobierno ha adoptado una serie de medidas para reducir el déficit fiscal y cumplir con los pagos de la deuda. Estas medidas incluyen recortes en el gasto público, aumentos de impuestos y la venta de activos estatales. Sin embargo, estas medidas han tenido un impacto negativo en la economía y han provocado protestas sociales. El sector de la cultura es uno de los más  perjudicados tanto  por el DNU 70/23, la Ley Ómnibus y el Protocolo represivo perjeñado por la ministra Patricia Bulllrich.

En el marco de estos proyectos, la Fundación El Libro, organizadora de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, expresó su rechazo a la derogación de la Ley de Defensa de la Actividad Librera, así como a los proyectos de ley enviados por el Poder Ejecutivo Nacional al Congreso Nacional para derogar el Fondo Nacional de las Artes y del Instituto Nacional del Teatro.

La Ley de Defensa de la Actividad Librera, sancionada en 2017, establece una serie de beneficios para las librerías, como la exención del pago del IVA y la reducción del 50% en el pago del alquiler. La derogación de esta ley afectaría gravemente a las librerías, que ya se encuentran en una situación difícil debido a la competencia de las plataformas digitales y la piratería.

El Fondo Nacional de las Artes y el Instituto Nacional del Teatro son dos instituciones que brindan apoyo financiero a artistas y proyectos culturales. Su derogación significaría un duro golpe para la cultura argentina, ya que dejaría a muchos artistas sin recursos para desarrollar su trabajo.

La Fundación El Libro instó al Poder Ejecutivo Nacional a reconsiderar su decisión de derogar estas leyes y proyectos, y a trabajar en conjunto con el sector cultural para encontrar soluciones a los problemas que enfrenta.

«La Fundación El Libro, institución integrada por la Cámara Argentina del Libro, la Cámara Argentina de Publicaciones, la Sociedad Argentina de Escritores; la Cámara de Librerías, Papeleras y Afines; la Federación Argentina de la Industria Gráfica y el Sector español de Libros y Revistas, manifiesta su total y absoluto rechazo a los proyectos de derogaciones de leyes fundamentales para el funcionamiento del valioso y admirado sistema cultural argentino», expresa el escrito.

Vale recordar que la Ley de Defensa de la Actividad Librera N.° 25.542 protege la bibliodiversidad, por lo que «su derogación producirá el colapso de toda la cadena de valor del libro, sobre todo a los eslabones más débiles», afirman desde la Fundación el Libro y afirman que «hacer desaparecer a dos de las instituciones culturales insignias de nuestro país, como lo son el Fondo Nacional de las Artes y del Instituto Nacional del Teatro, provocará la destrucción de todo el entramado cultural argentino, tan admirado en todo el mundo».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *