5000 LOCALES VACÍOS

Más de cinco mil locales comerciales de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano cerraron en los primeros tres meses de 2019, dejando más de 20 mil personas sin empleo. Estos datos se desprenden de la encuesta Mensual Económica (E.M.E), que lleva a cabo la agrupación Defendamos Buenos Aires y el estudio Miglino y Abogados.

Según el relevamiento, 2.536 comercios dejaron de funcionar en enero; 1.100 bajaron las persianas en febrero; y 1.420 cerraron durante el mes de marzo, de lo que resulta un total de 5.056 locales cerrados en los primeros tres meses del año.

Según Javier Miglino, director de Miglino Abogados, “los comercios en Buenos Aires dan trabajo directo a cuatro personas, incluido el propietario. De ese modo podemos establecer, haciendo un promedio de pérdida de empleos, que en este primer trimestre se perdieron 5.056 comercios, y durante el primer trimestre de 2019 se perdieron 20.224 empleos”.

En total, 1.738 comercios tuvieron que dejar de funcionar en la Ciudad de Buenos Aires, en tanto que en el Conurbano el número fue aún mayor, ya que 3.318 locales cerraron.

El estudio, que hizo foco en 36 núcleos urbanos de la Capital Federal, detalló que en la Ciudad las zonas más afectadas fueron Palermo Hollywood, con 149 comercios menos en lo que va del año; Recoleta, con 112; y Villa del Parque, con 99. A éstos, se sumaron San Telmo donde se registran 96 locales menos; Almagro donde cerraron 81 comercios; el Centro porteño con 64 locales en baja; Retiro con 62 comercios menos; Palermo Soho donde 58 locales cerraron; Congreso donde tambien bajaron sus persianas 58 comercios y Puerto Madero con 50 locales en baja.

Por otro lado, en Provincia -donde se obtuvo información de 42 puntos diferentes- los lugares más golpeados fueron Lomas de Zamora y Banfield con 182 comercios menos; Quilmes con 162 cerrados; La Plata con 158 comercios menos y San Justo con 155.

Según los resultados del relevamiento, el rubro más afectado por la crisis económica que atraviesa el país es la industria textil. “En estos 90 días los rubros más afectados fueron los negocios de venta de ropa femenina, masculina, de niños y otros; es decir todo lo que tiene que ver con la industria textil. Le siguieron por número de cierres, los bares, restaurantes, tintorerías, lavaderos de ropa, ferreterías, negocios minoristas de materiales de construcción, de venta de electrodomésticos, de venta de muebles y librerías”, sostuvo Miglino.

“La producción textil cayó más del 20 por ciento durante el año 2018 en todo el país y en 2019 continúa la caída. Decenas de comercios minoristas de venta de ropa femenina, masculina, de niños y otros han debido bajar la persiana con la consecuente pérdida de puestos de trabajo”, dijo Miglino y agregó : “Un caso especial merece el cierre definitivo de un shopping completo, el de Villa del Parque, que desde 1998 abastecía de ropa, zapatos y numerosos locales de ocio a los vecinos de la zona y que cierra definitivamente dejando 68 locales vacíos y el consecuente desempleo, que no hace más que empeorar la situación de Buenos Aires”.

“Lo que complicó el panorama fue que de la noche a la mañana,-la crisis- los dejó con la caja vacía frente a menores ventas, más prácticamente el doble del valor en los costos de las mercaderías, más los aumentos de alquileres, aumentos de ABL, aumentos de luz, gas y agua e incluso los mayores gastos derivados de los sueldos por el pago del aguinaldo”, añadió el abogado, que por último sentenció: “Todo este verdadero cóctel explosivo trajo aparejado que muchos pequeños empresarios hayan optado por liquidar las existencias que están presentes en miles de vidrieras de la Capital Federal y el Conurbano bonaerense, logrando de ese modo hacerse de efectivo para cancelar las indemnizaciones de empleados”.