viernes, febrero 23

CESE DE TAREAS Y ABRAZO AL HOSPITAL GUITIERREZ PARA PEDIR SEGURIDAD

Más de un centenar de médicos y médicas del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez realizaron hoy un abrazo y cese de tareas por dos horas para exigir “una investigación exhaustiva” sobre la intoxicación con monóxido de carbono de 17 pacientes, 9 residentes y una veintena de familiares el pasado 20 de abril que obligó a la evacuación de una sala de internación, y pidieron que «se garantice la seguridad a niños, familias y equipo de salud”.

El presidente de la convocante Asociación de Médicos Municipales, Carlos Rojo, aseguró que “la actitud del Gobierno porteño fue muy pasiva” respecto a lo ocurrido hace una semana en la Unidad N°4 de Internación del centro asistencial. «No dieron respuesta todavía a los reclamos de los médicos ni explicaron qué fue realmente lo que ocurrió”, detalló.

Rojo explicó que si bien las personas afectadas solo sufrieron problemas respiratorios leves y el traslado a una sala del Hospital Fernández “fue muy corto” porque sólo se prolongó por 24 horas, “si se hubiera producido por la noche, podría haber producido la muerte de varias personas”.

“Fue terrible esto, y parece que nadie lo ve, tratan de ocultarlo; por eso nosotros hicimos esta acción hoy para que no quede oculto”, afirmó.

El médico indicó que según pudieron reconstruir a nivel gremial, el escape de monóxido de carbono se produjo por “un caño pinchado” en el sistema de calefacción.

“Eso es lo que nosotros hasta ahora sabemos, pero hay una investigación en danza y estamos esperando esa respuesta”, dijo.

Durante el acto desarrollado en Gallo 1330, se analizaron medidas a seguir como parte de un “plan de lucha” para reclamar mejoras edilicias y de seguridad.

“En esta asamblea hubo algunas propuestas, una de ellas fue la de los residentes de un paro para el próximo martes que está en análisis, y la otra propuesta -que me parece la más importante- es que pidamos responsables y que no sólo quede en acciones de mantenimiento del hospital, sino que se hagan inversiones en todos los hospitales», precisó.

El pasado 20 de abril 9 médicos residentes, 3 enfermeros, 17 niños y 20 familiares con síntomas de dolor de cabeza y náuseas, tuvieron que ser evacuados del centro de salud pediátrico por una fuga de monóxido de carbono, y hubo derivaciones al Hospital Fernández.

Intervinieron ese día Brigadas de Emergencias Especiales (BEE) de Bomberos de la Ciudad, personal de Defensa Civil y de Metrogas.

Foto/Fuente: Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *