domingo, abril 14

CASOS DE VHI EN NUESTRO PAÍS

Según el Boletín «Respuesta al VIH y las ITS en la Argentina, publicado por del Ministerio de Salud de Nación, en 44,5% de los nuevos diagnósticos de VIH en 2022 fueron «tardíos» en base a criterios actualizados que incorporaron no sólo a quienes tienen enfermedad avanzada, sino también a quienes tienen ya afectación en el sistema inmunológico, lo que puede tener consecuencias negativas en la salud de la persona y en la eficacia del tratamiento.

En referencia a los diagnósticos tardíos, se explicó que este año se cambiaron los criterios de definición por lo que se aumentó la sensibilidad. En este sentido, el Ministerio de Salud ha lanzado una campaña de concientización sobre la importancia de la detección temprana del VIH y el acceso al tratamiento, con el lema «Conocer tu estado es cuidar tu vida».

En la actualidad, unas 140 mil personas viven con el virus en el país, de las cuales el 13% lo desconoce. De las personas diagnosticadas, el 65% (68 mil) se atiende en el subsistema público de salud. Mientras que la tasa de incidencia de  VIH, se calcula a nivel nacional 12,2 casos cada 100 mil habitantes.

El promedio de personas infectadas entre los años 2018 y 2022 fue de 5.300 nuevos casos, mientras que la edad media, al momento del diagnóstico, fue de 33 años para los varones cisgénero, 36 años para las mujeres cis género, 30 años para las mujeres trans y 34 años para los varones trans.

La distribución de los nuevos diagnósticos en 2022 correspondieron el 68,4% a varones cis; 30,4% a mujeres cis, y 1,2% a personas trans. En varones cis, el 99% de las infecciones fueron por prácticas sexuales sin protección (66% con otros varones, 32% con mujeres, y 1% con personas trans). En mujeres cis, la principal vía de transmisión fue la misma: el 98% fue por sexo sin protección.

En tanto que  la tasa de mortalidad, estimada con datos al 2021, se ubicaba en 2,8 cada 100 mil habitantes promedio, siendo mucho mayor si se diferencia por género: los varones tienen una tasa de mortalidad de 3,8 cada 100 mil habitantes y las mujeres de 1,7 cada 100 mil habitantes.

Ante estas cifras, se subraya la importancia de promover la realización de pruebas de detección del VIH de forma periódica, especialmente en aquellas personas que tienen prácticas de riesgo, como mantener relaciones sexuales sin protección o compartir jeringuillas.  Y apela a la necesidad de mejorar el acceso al tratamiento antirretroviral y de fortalecer la atención a las personas que viven con VIH, con el objetivo de reducir la mortalidad y mejorar su calidad de vida.

«El cambio en la definición de diagnóstico tardío ha incrementado la sensibilidad del indicador y revelado, así, la situación de un subgrupo de personas que hasta ahora permanecía invisibilizado: aquellos sin eventos clínicos marcadores de sida cuyo recuento de CD4 está entre 200 y 349», describe el escrito, y detalla que hasta el boletín anterior, en Argentina se denominaba diagnóstico tardío a lo que en otros países se refería como enfermedad avanzada o diagnóstico muy tardío.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *