CASI OTRA VEZ CUBA

“Cuando los viajes son odiseas vigorizan superlativamente el asombro: el artista se encuentra ante un cúmulo de sorpresas y un amplio registro de sensaciones. En tal sentido, con mano ansiosa e impulso cándido, Casi otra vez Cuba plasma la energía lúdica de las expediciones compartidas a destiempo por diversos artistas en tierras caribeñas, como así también una sociología visual de profundidad que se aprecia no solo en la imagen sino también en cada trazo intenso de óleo, interviene en lo recóndito de esa travesía convertida en ficción”,  señala  Jorgelina López, curadora  de la muestra Casi otra vez Cuba  que se inaugura a las 19 horas del jueves 4 de abril en La Fragua Galería de Arte de Av. Rivadavia 4127.

La muestra Casi otra vez Cuba está integrada por 17 cuadros, en su mayoría realizados en óleo y con una gran carga emotiva, priorizando el sentimiento y la expresión sobre la realidad percibida. Es a través de la utilización de diferentes herramientas, tales como espátulas, pinceles, las propias manos o los pomos de pintura, que Esteban Videla Rocher abarca una amplia variedad de gestos, en una pintura física que evoca los cambios de ritmo y las subjetividades en cada uno de los usos propios del color. Cada una de las obras, se corresponde con un texto de Matías de Stéfano Barbero: poemas, canciones o simples escritos.

Sobre el artista Esteban Videla Rocher.  En 2012, toma una pausa en su labor como docente de artes visuales, proponiéndose a sí mismo la experiencia de viajar durante un año por Latinoamérica. El comienzo del periplo fue pautado en México, y desde sus calles se inició también un recorrido de aprendizaje y experiencia que lo llevó a Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Cuba. Bellezas naturales, ciudades y pueblos, gentes y culturas de frondosas y fértiles diferencias y similitudes fueron llenando las hojas de un cuaderno de bocetos que hizo las veces de bitácora de viaje. Los últimos cartuchos de tinta lo encontraron de cara al Mar Caribe, en el puerto de la histórica ciudad de Santiago de Cuba, cubriéndose las espaldas con la vigilia de la Sierra Maestra.
Un año después, con tierra en los pies y tinta en las manos, volvió a Argentina con la ansiedad de aquel que solo quiere volver a vivir lo vivido. La minuciosidad de su dibujo, un trabajo racional y preciso por captar la inmensidad del paisaje, se antojaba estéril frente a la emoción, el gesto y la corporalidad de la pintura. Si en el dibujo representaba el viaje, en la pintura debía interpretarlo, casi volver a vivirlo.

Sobre el músico y antropólogo argentino Matías de Stéfano Barbero: Emigrado a España tras el 2001, este amigo de la infancia de Esteban, pasó   entre 2011 y 2012, un total de cinco meses en la más grande de las Antillas. Paulatinamente, el crisol de la cultura cubana y de sus experiencias en la isla fue tomando la forma de poemas, canciones y escritos.
Contra toda probabilidad, ambos se encontraron en Buenos Aires en 2014, diez años después de haberse despedido, contándose historias que compartían a Cuba como escenario. Sin saberlo, ambos habían vivido a lomos de sus mil y un medios de transporte, sudado la belleza húmeda de sus paisajes, vibrado con la musicalidad y poesía de sus personajes y percibido la multitud de luces, sombras y colores en el abrazo de su gente.

Desde el 4 de abril hasta el 13 de mayo Casi otra vez Cuba podrá visitarse de lunes a sábados de 10 a 20 horas con entrada libre y gratuita.