SIN TECHO Y SIN RESPUESTAS May28

Etiquetas

Artículos relacionados

Compartir

SIN TECHO Y SIN RESPUESTAS

Carmen Machado, dirigente social y familiar de damnificados del incendio del conventillo de las calles Alfredo Palacios y Garibaldi, explicó hoy que “es una bomba de tiempo vivir en los conventillos de La Boca, porque están todos muy deteriorados”, al tiempo que señaló que los vecinos se sienten “desprotegidos” por el Gobierno de la Ciudad.

“Si el Gobierno de la Ciudad no hace cargo, ¿tenemos que esperar que venga el Gobierno de Paraguay para que se haga cargo de esta Ciudad? Acá estamos desprotegidos, es una cosa de locos. No se trata del primer conventillo que se incendia; estamos hablando de más de veinte. Y no queremos que mañana le pase a otro”, agregó Machado.

Recientemente afectados por el temporal que azotó a algunas zonas del sur de la Ciudad y del Conurbano bonaerense, las familias que alquilaban en el conventillo incendiado vuelven ahora a reclamar ayuda a las autoridades porteñas, porque el incendio del jueves pasado (del cual todavía se desconoce su origen y se esperan los resultados de las pericias) los dejó nuevamente en la calle.

“Primero el temporal, ahora el incendio”, agrega Carmen, a la vez que evoca que “en La Boca todo puede pasar, porque ya hubo un montón de incendios, como los de la calle Necochea (2007), el de la calle Rocha (2009). El jefe de Gobierno, Mauricio Macri, se olvidó de los conventillos para abajo”.

“El Gobierno de la Ciudad conoce mejor que nadie esta realidad en La Boca. Macri ha sido presidente del Club Atlético Boca Juniors durante mucho tiempo. No se olviden que quiso agrandar el estadio tratando de sacar a vecinos de los alrededores, que arregló la Av. Patricios con la intención de tener su oficina ahí. Se olvidó de los conventillos para abajo”, agregó.

Explicó que hoy hubo una reunión entre familias y abogados para “ver cómo está la causa, las pericias, porque hay que evaluar cómo está el terreno”, y explicó que “la idea de las seis familias es quedarse a vivir acá, dialogar con el dueño, volver a construir y seguir alquilando. No piden que les regale nada. Son trabajadores del barrio y quieren seguir viviendo acá”.

Por su parte, Gabriel reiteró que “no es la primera vez que se incendia un conventillo”, pidió que “el Gobierno de la Ciudad resuelva esto lo antes posible” y aseguró que las autoridades porteñas le dijeron a los damnificados que “por el fin de semana largo, debían esperar hasta el lunes para iniciar un diálogo con ellos”.

“Se trata de treinta y siete personas que fueron llevadas por el Gobierno de la Ciudad a distintos paradores porteños, con sólo algunas pocas pertenencias que pudieron rescatar. Pero ahora decidieron volver a esa esquina, a la calle donde se incendió el conventillo y pusieron una carpa ahí”, cuenta Gabriel, vecino de la zona, quien está colaborando con las familias desde el primer día.

En tanto, los diputados Juan Cabandié y Francisco “Tito” Nenna, del Frente para la Victoria, presentaron hoy un proyecto de declaración para que el Gobierno porteño asista y disponga créditos de emergencia para las familias damnificadas por el incendio que se produjo el jueves pasado en el conventillo ubicado en Alfredo Palacios 744, en el barrio de La Boca.

Con el apoyo de los vecinos del barrio y los representantes de la Junta de la Comuna 4 por el kirchnerismo, Maximiliano Nenna y Victoria Colombo, los diputados elevaron la iniciativa parlamentaria argumentando que “el siniestro empujó a las familias a la calle y se trata de una situación de emergencia”.

Asimismo, ambos legisladores y los dos comuneros recordaron que “accidentes similares se produjeron en el conventillo de la calle Olavarría, en 2011” y aseguraron que “la política del macrismo en materia de vivienda es la inacción y termina en desamparo a los vecinos”.

Nenna y Cabandié resaltaron que el año pasado “sólo se ejecutó el 75 por ciento del presupuesto del Instituto de la Vivienda de la Ciudad”. Bajo esa perspectiva, los autores del proyecto de ley consideraron que “la baja general del presupuesto y la inacción generalizada en todos los programas propende a desatender el derecho social a la vivienda y paraliza al IVC”.