AUDIENCIA PÚBLICA

QUEDÓ EN EVIDENCIA LA INACCIÓN DEL PODER POLÍTICO FORMOSEÑO Y NACIONAL PARA SOLUCIONAR LOS CONFLICTOS DE LA COMUNIDAD QOM

Por Liliana Giambelluca (especial para Agencia Walsh)

qom02Los ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) se mostraron asombrados porque el Gobierno de Formosa aún no encontró soluciones a los conflictos denunciados hace dos años por la comunidad Potae Napocna Navogoh. La ausencia del gobernador Gildo Insfrán, que envió a una representante, confirmó su falta de voluntad para iniciar el diálogo por él interrumpido con la comunidad.
En el marco de la causa caratulada “Comunidad Indígena Toba La Primavera-Novogoh c/ Formosa, Provincia de s/ incidente de medida cautelar”, donde se reclama la restitución de las tierras de las que fueron desalojados los aborígenes por la fuerza policial en 2010, dieron testimonio las partes durante una audiencia pública celebrada el día 7. Estuvieron presentes en el estrado, el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti; la vicepresidenta, Elena Highton de Nolasco, y los ministros Juan Carlos Maqueda, Enrique Petracchi, Carmen Argibay y Eugenio Raúl Zaffaroni.
En primer lugar, por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), en su condición de amicus curiae (Amigo del Tribunal) expuso Silvina Zimerman. El Defensor Oficial de la comunidad, Julián Horacio Langevin, dio detalles que hacen al objeto de la demanda. Por la parte demandada expuso Stella Maris Zabala de Copes, en representación del Gobierno de Formosa. Continuó Martín René Romano, rector de la Universidad Nacional de Formosa. Por parte del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) habló su presidente, Daniel Ricardo Fernández. Luego le tocó el turno al qarashe Félix Díaz en representación de la Asociación Civil Comunidad Indígena Qom Navogoh La Primavera. En último lugar expuso Cristino Sanabria, presidente de la Asociación Civil Comunidad Aborigen La Primavera.
La jornada se destacó por el gran acompañamiento que recibió la comunidad. Desde temprana hora de la mañana llegaron al Palacio de Justicia amigos de Buenos Aires, del conurbano y del interior del país, quienes desplegaron Wiphalas y carteles en apoyo a la comunidad. Luego se sumaron hermanos y familiares del qarashe Félix Díaz. Entre ellos su esposa Amanda Asijak, su hija Jorgelina y su cuñado Pablo Asijak.
En un clima de alegría y emoción, a las 9.30 se produjo el ingreso al 4º piso del Palacio de Justicia. Distribuidos entre la sala del Tribunal y el hall, alrededor de 500 asistentes presenciaron la audiencia, que se televisó y emitió en directo para quienes quedaron fuera del recinto principal. Integrantes de la Asamblea del Pueblo y otros amigos permanecieron en Plaza Lavalle.
Estuvieron presentes el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, Nora de Cortiñas, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el titular del CELS, Horacio Verbitsky, el ex titular del INADI, Claudio Morgado, los políticos Luis Zamora, Gabriel Solano y el padre Francisco Nazar.
Las preguntas del juez Raúl Zaffaroni a la parte demandada desataron aplausos cerrados, al igual que la intervención del qarashe Félix Díaz. En cambio, Cristino Sanabria recibió una silbatina cuando finalizó, porque sus palabras evidenciaron su compromiso con el gobierno formoseño y descalificó a su hermano Díaz.

Los testimonios
qom03Silvina Zimerman: “La mesa de diálogo no sirvió para encauzar los distintos problemas de la comunidad”
La representante del CELS identificó tratados internacionales, leyes argentinas donde se garantizan los derechos indígenas y la situación que condujo al reclamo de la comunidad Potae Napocna Navogoh. Consideró que la mesa de diálogo que se constituyó el año pasado “no sirvió para encauzar los distintos problemas de la comunidad”.
Julián Horacio Langevin: “El agua que consumen es de color marrón o verdoso que juntan en los tachos cuando llueve”
El Defensor Oficial resaltó el significado que tiene la tierra para los pueblos originarios y relató la situación que atraviesa la comunidad con motivo del conflicto territorial, de modo que “la historia oficial” que ofrece la parte demandada no es la que se relata, dijo. Luego presentó un mapa donde ubicó los espacios territoriales en litigio, dio datos históricos de la comunidad y rechazó los argumentos de la otra parte, fundamentando cada impugnación. Dio un informe detallado de las precarias condiciones socioambientales, sanitarias, culturales y educativas de la comunidad y los derechos que los asisten. “En toda la comunidad no hay servicio de agua corriente ni de redes cloacales, de manera que sólo toman agua cuando llueve y la reservan en depósitos. El agua que consumen es de color marrón o verdoso que juntan en los tachos y tienen que esperar las próximas lluvias para tomar agua. El derecho al agua es elemental, sobre todo cuando ancestralmente han tenido acceso al río Pilcomayo, Bermejo y a la Laguna Blanca, que está tan cerca del lugar”. Finalmente el letrado solicitó que “se reconozca a la comunidad qom los derechos territoriales que tienen desde tiempos ancestrales”.
La parte demandada ofreció testimonios semejantes a los discursos de campañas electorales, donde los políticos exponen supuestos logros y se muestran conciliadores. En más de una ocasión, los jueces los interrumpieron para que definieran las gestiones concretas que se realizaron estos años con el fin de solucionar los conflictos planteados en la causa. Las respuestas ofrecían voluntad de llegar a acuerdos y culpabilizaron a la comunidad y al qarashe Félix Díaz por la falta de soluciones.

Félix Díaz: “La tierra es parte de nuestra existencia”
Nosotros hemos vivido miles de años en nuestro territorio y la provincia nos quita una parte de nuestras tierras. (…) Nuestra tierra no es para comercializar ni para negociar. Para nosotros la tierra es parte de nuestra existencia. (…) Los recursos que existen ahí no son nuestros, convivimos con ellos.
Hemos vivido siempre en ese territorio, pero las cuestiones burocráticas que el Gobierno provincial defiende, justifican el despojo.
Que el Gobierno nacional y provincial resuelvan el problema y que no nos generen más sufrimientos. Queremos vivir como los demás argentinos y tener el desarrollo que nos corresponde porque hace años que estamos siendo silenciados.
Hablo en nombre de mi pueblo Qom, Potae Napocna Navogoh. Mi comunidad me eligió como representante natural y nunca me callaré porque este mandato proviene de los ancestros, no proviene del Estado ni de sus instituciones, sino de la misma conciencia indígena.
Nosotros siempre hemos dado la oportunidad de dialogar.
Pedimos a los ministros de la Corte que nos entiendan y que nos den la posibilidad de que nuestro problema se resuelva.
Queremos que el diálogo sea sincero con los gobiernos de la provincia y Nación y que los garantes que nos acompañan sigan con su presencia para lograr un diálogo transparente y humano, y para que tengamos la posibilidad de creer que la justicia existe.
Muchas gracias. (Aplausos prolongados)

Cristino Sanabria: “Dios tocó el corazón del funcionario”
qom04El pastor aborigen comenzó y finalizó su exposición con una oración para bendecir al Tribunal. Recordó a su abuelo, a su padre y realizó una encendida defensa de las condiciones de vida que les permite el gobierno formoseño y descalificó a su hermano Félix Díaz. A diferencia de éste, habló en primera persona y en términos de posesión.
En 1985 salió el Decreto 426 y el gobierno provincial entregó títulos de de propiedad de tierras. En 1981, en la comunidad se llamó a asamblea, estuvo presente el gobierno provincial y local, y se acordó que la familia Celia se quedara en ese lugar (La Primavera) con 5000 hectáreas, pero el gobierno dio 5187.
Mi gente nunca fue marginada. Mi gente nunca fue maltratada. Mi gente entra a la laguna a pescar.
Nuestro hijo hoy en día va a la escuela, al colegio, a la facultad. Siempre pido a Dios que el nieto que viene detrás de mí sea mejor que yo. Si vamos a hablar de pesca estamos retrocediendo.
Señor juez, pido la paz, la armonía en mi comunidad. En este tiempo hay gente extraña. El noventa por ciento somos creyentes de la Iglesia. Nosotros no aprendimos a pelear y a discutir, la gente vive en paz, pero cuando el hermano Félix Díaz sembró esta maldad, la gente se dividió.
Mi gente tiene vivienda. La comunidad La Primavera nunca fue maltratada. Nunca se ha perseguido a ninguna persona. Tenemos cuatro escuelas de aborígenes y blancos. Tenemos centro de salud. Tenemos la laguna. Tenemos mil cajas alimentarias, doscientas viviendas, una vida digna, un mejor vivir. Tenemos obra social, jubilados, pensionados. Dios tocó el corazón del funcionario y lo agradezco siempre.
Mi sueño es que mi hijo, mi nieto, mi gente en general un día sea abogado o doctor. Mi gente trabaja.
Soy presidente de la Asociación, hago gestiones, trámites, presento proyectos, no llevo a mis hijos a la calle a quemar cubiertas, sino los educo y que vivan en paz.
Para finalizar, Padre, bendiga a esta audiencia, bendiga al juez y perdona a mi hermano Félix Díaz y a su mente, Señor. Gracias. Amén. (Aplausos y silbidos).


Verdad y Justicia para la comunidad qom
Luego de la audiencia se observó a un Félix Díaz alegre y distendido. Su largo y doloroso camino de lucha había culminado en la instancia de la Corte Suprema de Justicia para dirimir un conflicto que generó el poder político. Dijo: “Para nosotros fue muy importante poder hablar frente a la Corte para llevar la voz de la comunidad. Sólo queremos que el Estado resuelva la devolución de nuestros territorios ancestrales”.
Adolfo Pérez Esquivel evaluó que la audiencia fue “positiva. Se nota que la Corte estudió muy bien el problema porque las preguntas que hicieron fueron medulares sobre la cuestión de los territorios. Tanto Nación como provincia no avanzaron absolutamente nada y no tienen ninguna propuesta alternativa al conflicto. Creo que a la Corte le quedó claro cuál es el problema y esperamos que se encuentre una solución”.
Daniel R. Fernández, presidente del INAI, consideró que “es probable que la Corte ordene medidas para retornar la mesa de diálogo que interrumpió la provincia cuando se retiró. El INAI también está procurando un ámbito consensuado para solucionar el conflicto”.
El ex titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, Claudio Morgado, presenció la audiencia y luego dijo que la Ley 26.160, redactada por Alicia Kirchner, fue un adelanto importante en relación a los pueblos originarios y Félix Díaz sólo pide que se cumpla esa ley. Todo esto era evitable y podría haberse resuelto con un llamado telefónico. No hubo voluntad política y debió intervenir la Corte. Los cuestionamientos al accionar del Gobierno provincial fueron tremendos por los integrantes del Tribunal. Daba pena que los funcionarios provinciales no pudieron responder las preguntas de los jueces”.
El abogado y dirigente político Luis Zamora consideró que “la Corte ahora está obligada a adoptar nuevas medidas después de exposiciones tan contundentes en lo que respecta a la denuncia de los atropellos que sufren los aborígenes, como los derechos que se reclaman. Fue evidente que cada paso que dio el gobierno de Gildo Insfrán ha sido para agravar el conflicto, y el gobierno nacional prioriza su relación con el gobernador formoseño”.
La audiencia pública había finalizado y Plaza Lavalle fue el espacio adecuado, donde aborígenes y sus amigos porteños, a modo de una asamblea comunitaria indígena, se sentaron en círculo en el suelo. El qarashe volvió a tomar la palabra, agradeció el acompañamiento y reafirmó el compromiso con su pueblo. En tanto, un grupo de jóvenes que tocaban música andina rodeados de Wiphalas, reforzaron el espíritu comunitario aborigen, donde la naturaleza, los dioses y la tierra son de todos. Como la causa qom.

Fotos de interior: Emiliano Andrés Oliveira
Fotos de exteriores: Reinaldo Ortega