LIBROS SIN LUZ

A través de un comunicado de prensa, trabajadoras y trabajadores de la Feria de Libros de parque Rivadavia, denuncian que hace cinco meses carecen de suministro eléctrico y responsabilizan al Gobierno de la Ciudad por esta situación.

En enero de este año, el Gobierno porteño inició la apertura de la calle Beauche en ese espacio verde. Para poner en marcha esta “inconsulta” obra, desalojó la tradicional Feria de Libros de ese parque. Nada de hizo sin violencia, hubo enfrentamiento de puesteros/as con fuerzas policiales, con el trágico resultado de un feriante muerto. “En el mes de diciembre del 2018, el Gobierno de la Ciudad nos notificó que debíamos solicitar la desenergización de nuestros medidores ante Edesur, para poder realizar la obra mencionada, y que la feria sería trasladada sobre la avenida Rivadavia mientras durara la misma. Una vez que volviéramos a nuestra traza original, solicitaría la reconexión. Desde que regresamos, a principio de junio y hasta el día de hoy, nos encontramos sin luz y sin las instalaciones eléctricas que teníamos”, señalan los y las titulares de los puestos de la Feria, que denuncian, también, la precariedad en la que están trabajando.

La “llamada puesta en valor” de la Feria de Libros, les ha traído más inconvenientes que soluciones: “Hay sectores que se inundan; desniveles en los pisos; dificultades para acceder; faltantes de toldos en algunos puestos (imprescindibles debido a la ausencia de sombra). Se sacrificaron 18 árboles de ese sector para abrir una calle, peatonalizarla y colocarle bolardos de hierro. Impronta con la que la actual gestión de Gobierno sella cada una de sus obras.

Mientras tanto, a manera de sarcasmo, la Feria de Libros carece de luz. Las trabajadoras y los trabajadores sostienen que se debe a la falta de terminación de la obra. “Ya pasamos un verano entero sin luz, que le costó la vida a un compañero. Ya pasamos un invierno entero sin luz y sin poder calefaccionarnos. ¿Cuánto tiempo más debemos esperar para recuperar lo que es nuestro y nos lo quitaron? Larreta dice que la ciudad está iluminada como nunca antes, pero se olvida de la Feria de Libros. No estamos pidiendo que nos regalen nada. Queremos recuperar lo que es nuestro. Queremos nuestras instalaciones. Queremos tener luz y poder trabajar en condiciones humanas. ¡El servicio eléctrico es un derecho fundamental y lo exigimos ya!”

La arteria maldita

En el año 1928 nacía el Parque Rivadavia. Pocos años después comenzaron los intenciones de fragmentarlo. Es así como en 1932 se planteó instalar en el lugar el Palacio Municipal, desde entonces vienen las intentonas para abrir la calle Beauchef. En el año 1968 se sanciona la ordenanza N° 23.475 que autorizaba la apertura de esa calle “para resolver los problemas de tránsito en la zona”. Nunca fue ejecutada debido a la resistencia de vecinos y vecinas de la zona. En 1993, tras reiterados reclamos de los vecinos, el entonces Concejo Deliberante dictó la ordenanza N° 46.229 que prohibía el cambio de destino del parque. Como contrapartida, ese mismo año, el intendente Saúl Bouer ordena nuevamente la apertura de la calle Beauchef, violando la ordenanza N° 46.229. Nuevamente, la resistencia de la comunidad de de Caballito impidió la apertura de la calle.
En el año 1996, bajo el espíritu de la ordenanza N° 46.229, se aprueba la Constitución de la Ciudad y se establece como principio constitucional que los espacios verdes deben conservarse e incrementarse. En este sentido, en el año 2009 se aprueba el Plan Urbano Ambiental con jerarquía superior a cualquier ley de la Ciudad, que ordena mantener la integridad de los Parques al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.