INFLACIÓN DE DICIEMBRE EN LA CIUDAD

En el último mes de 2018 la inflación en la Ciudad de Buenos Aires registró un alza del 2,4%. Alcanzando así una trayectoria interanual del 45,5%. Así lo indica el informe sobre el Índice de Precios al Consumidor (IPCBA), elaborado por Instituto de Estadísticas y Censos de la Ciudad. Según datos de INDEC, la inflación anual alcanzó el 47,6%, la más alta desde la década del ‘90.
La variación en del IPCBA respondió principalmente a las subas en las divisiones: Salud; Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles; Restaurantes y hoteles; Alimentos y bebidas no alcohólicas y Transporte, que en conjunto explicaron el 73,5% del alza del Nivel General.

Incrementos Rubro por Rubro:

Salud: subió 5,7% e incidió 0,48% en el Nivel General. Estos incrementos se vieron reflejados en el ajustes en las cuotas de medicina prepaga y en el aumento en los precios de los medicamentos.

Alimentos y bebidas no alcohólicas: aumentó 1,9%, tuvo una incidencia de 0,32% en la evolución mensual de los precios al consumidor. Al interior de la división, las principales alzas se registraron en los siguientes grupos: Leche, productos lácteos y huevos (4,1%); Pan y cereales (2,8%); Aguas minerales, bebidas gaseosas y jugos (3,3%) y Carnes y derivados (1,4%). El único grupo que registró una caída con respecto al mes anterior fue Verduras, tubérculos y legumbres (-5,8%), contribuyendo a quitar presión sobre esta división.

Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles: registró un incremento de 2,0%, aportando 0,37% al Nivel General del IPCBA, debido principalmente al impacto de la suba en los gastos comunes de la vivienda por el ajuste salarial y aguinaldo de los encargados de edificio y el impacto de los aumento en la electricidad y el gas como arrastre del mes anterior.

Restaurantes y hoteles: se elevó 4,1% y tuvo una incidencia de 0,35% en el Nivel General del IPCBA, como resultado de las alzas en los precios de la comida consumida fuera del hogar junto con los incrementos en los valores de los alojamientos por motivos turísticos.

Transporte: tuvo un alza promedio de 1,8%, contribuyendo con 0,23% a la evolución mensual de los precios al consumidor, al impactar fundamentalmente el aumento de las tarifas de taxi decretado por el Jefe de Gobierno porteño para que entre en vigencia a partir del 22 de diciembre de 2018 (Decreto 451/18) y en menor medida, a los incrementos en el precio del gas natural comprimido y de los pasajes de ómnibus de larga distancia. Le siguió en importancia la nueva actualización del valor del viaje en subte que entró en vigencia a partir del 15 de diciembre, junto con el arrastre que dejó el aumento del mismo el mes previo. En sentido contrario, la caída en los precios de las naftas contribuyó a aminorar la suba de esta división.

“El resto de las divisiones tuvo una incidencia positiva, aunque menor, en el Nivel General”, indica el informe.

Variación interanual
La trayectoria interanual del IPCBA durante el año 2018 estuvo impulsada por la depreciación de la moneda doméstica, que impactó en mayor medida en los bienes y en las tarifas residenciales de los servicios públicos.
En el mes de diciembre, las divisiones Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, Alimentos y bebidas no alcohólicas y Transporte continuaron siendo las principales responsables del incremento interanual de los precios minoristas, explicando el 51,1% de la variación interanual del Nivel General.
La desaceleración de diciembre en la trayectoria interanual del IPCBA respondió principalmente al comportamiento de la división Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, que redujo su ritmo de suba durante el último mes de 2018.

Bienes y Servicios
Durante diciembre de 2018 los Servicios registraron un alza de 2,8%, y se ubicaron por encima de los Bienes que registraron un alza del 1,9%. La dinámica mensual de los Servicios reflejó aumentos en las cuotas de medicina prepaga, en los valores de los gastos comunes de la vivienda y en los precios de la comida consumida fuera del hogar, junto con alzas estacionales en la hotelería turística. Le siguieron en importancia, las subas en los valores de los alquileres, en el servicio de telefonía móvil y en la tarifa de taxi. En tanto, el comportamiento de los Bienes respondió fundamentalmente a incrementos en los precios de los alimentos, sobre todo lácteos y panificados, y a subas en los valores de los medicamentos y de los automóviles. En sentido contrario, se registraron caídas en los precios de las verduras y de las naftas, que contribuyeron a moderar el comportamiento de esta agrupación.
En términos interanuales, los Bienes aceleraron registraron una inflación del hasta el 50,8% (+1,1% respecto del mes de noviembre de 2018), mientras que el alza en las tarifas de los Servicios se desaceleró hasta -3,3% respecto al mes anterior. De esta forma, los Bienes se posicionaron por encima de los Servicios, en un año caracterizado por una constante depreciación de la moneda doméstica.

Inflación 
Desagregando por subíndices, durante el mes de diciembre la categoría Resto o inflación núcleo -es decir, aquella subcanasta que mide la variación de precios de bienes y servicios que no tienen comportamiento estacional ni están sujetos a regulación IPCBA-4 registró un alza del 2,8%. En términos interanuales, esta agrupación se aceleró hasta 43,5%, es decir el 1,7% por arriba del registro del mes de noviembre de 2018.

Los bienes y servicios Estacionales se elevaron 2,6%, por subas en los precios de los servicios relacionados con el turismo (hoteles, paquetes vacacionales y pasajes de ómnibus de larga distancia), de las prendas de vestir y de las frutas, contrarrestadas parcialmente por caídas en los precios de las verduras. Así, la trayectoria interanual de este agregado aumentó su ritmo de suba hasta 40,8%, es decir el 1,0% más que el mes anterior.

Por último, los ítems Regulados promediaron un alza de 0,7%, sintetizando comportamientos contrapuestos: subas en la tarifa de taxi, en el servicio de teléfono fijo y en el valor del pasaje en subte (junto con el arrastre que dejó el aumento del mes previo) y caídas en los precios de las naftas.

Vertiginosa caída de las ventas
Los resultados de los indicadores de ventas en la Ciudad de Buenos Aires, correspondientes al tercer trimestre del año, dan cuenta de una marcada caída en supermercados, restaurantes, comidas rápidas, electrodomésticos y jugueterías. Así lo informa un estudio elaborado por la Dirección General de Estadística y Censos, dependientes del Ministerio de Economía y Finanzas del Gobierno porteño, que construye estos indicadores, a partir de la información consolidada obtenida de las declaraciones juradas impositivas del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, siendo que la base imponible declarada tiene correspondencia con las ventas efectuadas en el tercer trimestre de 2018.

  • La caída de las ventas en supermercados experimentó en el tercer trimestre del año una baja del 7,9%.
  • En el rubro ventas de restaurantes, la caída se acentuó hasta alcanzar una baja de 4,5%. Respecto a la venta de comidas rápidas, la baja llegó al 3,4%.
  • Electrodomésticos es el rubro con un mayor nivel de caída en lo que va del año, experimentando en este tercer trimestre un descenso del 22,0%.
  • Las ventas en jugueterías, si bien no obtuvo un guarismo negativo, descendió del 12,8% al 1,8% en el tercer trimestre del año.
  • A nivel interanual el consumo en restaurantes es el rubro que experimenta la mayor caída del 3,9%, le sigue el consumo de comidas rápidas con una caída interanual del 1,9% y la venta de alimentos en supermercados que descendió, a nivel interanual el 1,7%.

—————————————————-
4.– Esta clasificación es similar a la que utilizaba el INDEC en el IPC GBA, base 1999=100, en la cual se incluía en la categoría Resto a los Sistemas de salud y servicios auxiliares y a la Educación formal.