martes, septiembre 22

ESTACIONAMIENTO MEDIDO Y ACARREO

Negocios para pocos. Aumentos para muchos

por Proyectar Ciudad

El próximo 7 de febrero el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta convocó a una audiencia pública para tratar un aumento tarifario sobre los parquímetros de la Ciudad. Dentro de los puntos más salientes a tener en cuenta, se desatacan los siguientes:

En el presupuesto 2020 aprobado por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires figura que se van a destinar 611 millones de pesos para instalar parquímetros.
Según el Decreto N°28/20, publicado en el boletín oficial el día 06/01/2020, la hora del parquímetro pasará de costar $15 a $25, lo que representa un aumento del 60%.
Se extenderá el estacionamiento medido al 45% de las calles de la Ciudad (pasando de 10.000 a 24.400 cuadras), multiplicando el número de espacios monitorea dos por parquímetros. De los 4.000 que actualmente funcionan en el centro y algunos barrios porteños, pasarán a sumar un total de 86.768.
Según la RESOLUCIÓN CONJUNTA N° 1/MDEPGC/20, publicada en el boletín oficial, la tasa de remoción y acarreo pasa de $1800 a $3000.
Como se observa, no solo se aumenta el precio de los parquímetros de manera descomunal, sino que también buscan aumentar la red del sistema de estacionamiento regulado al 45% de las calles de la ciudad.

En tal sentido, en algunos barrios que no tenían parquímetros habrá que pagar por estacionar en más del 50% de sus calles. Colegiales, Villa Crespo, Palermo y San Cristóbal serán los más perjudicados. Según el programa 95 llamado “Sistema de Estacionamiento Regulado” del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, la incorporación de parquímetros se implementará en 14 de las 15 comunas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Por tanto, en gran parte de los barrios porteños, los vecinos tendrán que elegir entre estar eximidos de pago en su lugar de trabajo o poder estacionar gratuitamente cerca de su residencia.

El sistema de estacionamiento medido tiene, además de su clara afectación a los vecinos, otra consecuencia importante: las grúas. Al aumentar el espacio geográfico de los parquímetros y por ende, una mayor cantidad de grúas, se hace necesario otorgar más espacio público a las playas de acarreo. Según la ley 6036, se van a destinar 11 espacios públicos de la ciudad para este fin.

Paralelamente, el argumento ecológico que presenta a las tarifas como una manera de desincentivar el uso del automóvil es insostenible. En efecto, la falta de transporte público de calidad en muchos barrios impide que haya una alternativa al uso de vehículos privados, en términos de frecuencia y de logística en los recorridos. Por el contrario, habrá un gran beneficio para las empresas concesionarias del servicio.

En cuatro de las cinco zonas de la Ciudad de Buenos Aires se pre adjudicaron las licitaciones para las empresas que operarán las grúas: Dakota-STO, BRD-SEC, Plein Air Park y IT-NET Rosario. Cabe mencionar que el funcionamiento de estas empresas con la Ciudad es muy poco transparente y los números de su recaudación muy voluminosos.

Estas empresas no pagan por el uso de las playas de estacionamiento, no aportan en los sueldos de los agentes de control de tránsito y el canon mensual que deben costear es de 55 mil pesos. A los conductores les cobran 3 mil pesos (monto actualizado) para poder retirar el auto de la playa y cada empresa acarrea entre 10 mil y 14 mil autos aproximadamente por mes. Esto les da una ganancia de más de 20 millones de pesos mensuales.

Con respecto a la recaudación fiscal, según los datos obtenidos en el presupuesto publicado en la web de la cartera de Hacienda y Finanzas, en 2019 los recursos previstos por estacionamiento – playas y acarreo fueron de 1.139 millones de pesos. Para 2020 se estima que la recaudación por el mismo concepto será de 1.553 millones de pesos. En términos nominales, la recaudación aumentaría un 36%. Esto es menor que la inflación promedio proyectada para el año 2020 (43%), es decir, en términos reales caería la recaudación.

Por otro lado, estos recursos representarían el 0,3% de los ingresos totales de la Ciudad en 2020, cuando en 2019 fue del 0,4%. Si a esto le sumamos lo recaudado por las multas que se le hacen a los automóviles, llegamos al 1% en 2019, igual porcentaje que en 2020. De esta manera, los recursos obtenidos por el estacionamiento, playa y acarreo son muy bajos.

La única forma de obtener un incremento de la recaudación sería fijar tarifas más altas (mayores a la inflación promedio prevista) o incrementar fuertemente la red de parquímetros, medidas innecesarias en una Ciudad con más presupuesto por habitante que Madrid, por ejemplo. Sin embargo, estos nuevos recursos, al no ser previstos en el presupuesto inicial, deberán ser incorporados en ampliaciones como gasto en Obligaciones a cargo del tesoro, de esta manera el gobierno porteño manejaría con mayor discrecionalidad los recursos generados.

En resumen, no se advierten beneficios del proyecto para la ciudadanía. Se agrega un costo para los automovilistas y se pierden los espacios públicos que van a ser destinados a las playas de acarreo. A esto se le suma que no genera un gran aporte a la recaudación del fisco. Sin embargo, lo que está asegurado es el excelente negocio que representa para las empresas que tienen concesionado el servicio de acarreo y las playas.

Con todas estas medidas destinadas a la “organización del transporte” resulta extraño el nuevo organigrama que mandó el Jefe de Gobierno Rodríguez Larreta para el 2020, donde el área de transporte deja de ser Ministerio y pasa a ser Secretaría dependiente de la Jefatura de Gabinete ¿Por qué bajarle el rango a transporte? La prioridad de Larreta no parece ser el reordenamiento del transporte público, sino más bien seguir lucrando con los negocios asociados al transporte.

En el siguiente gráfico podemos observar la evolución del precio del acarreo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Es significativo el aumento fijado para el año 2020, pasando de$1800 a $3000. Es decir un incremento del 67%. A su vez, según el presupuesto, la inflación proyectada rondará el 43%. Se observa así una suba del precio del acarreo que supera a la inflación por más del 20%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *