COSTO DE VIDA DE ABRIL EN LA CIUDAD

Una familia tipo porteña, necesitó en abril $8.914,92 para no caer en la indigencia, señala el  informe mensual sobre las líneas de pobreza y canasta de consumo elaborado por la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires (DGEyC). Este mimo organismo estableció, la semana pasada, que en el cuarto mes del año la inflación en la Ciudad alcanzó el 3,0%.- manifestando una trayectoria interanual del 26,5%.- (el 1,1% por arriba del mes de marzo pasado), acumulando para los primeros cuatro meses del año un porcentaje del 9,7%.

Una familia tipo debió obtener en abril un ingreso de $8.914,92 para no caer en la indigencia; $18.597,17.- para no ser pobre y $29.341,69.- para mantenerse en la clase media.

Sistema de Canastas de Consumo

El Sistema de Canastas de Consumo de la ciudad de Buenos Aires mide la capacidad de acceso de los hogares porteños para cubrir un conjunto de bienes y servicios compatible con el estándar de vida de la población. Este estudio, que establece las líneas de indigencia y de pobreza, calcula costo de las Canasta Básica Alimentaria (CBA), de la Canasta Básica Total (CBT) y  la Canasta Total (CT), sobre el modelo de cinco categorías de hogares tipo porteños [1].

En una familia compuesta por dos personas adultas, económicamente activas con dos hijos y propietaria de la vivienda, los costos de las Canastas de Consumo incidieron en abril según las siguientes variables:

  1. La Canasta Básica Alimentaria (CBA), que es aquella marca el techo de la indigencia, se fijó en un tope de $8.914,92. Con lo que tenemos que experimentó en abril un alza del 1,9%, con un incremento interanual del 21,18%. Una familia tipo, necesitó $104,21.- más que el mes anterior y $1.558,17.- más que en abril de 2017, para no caer en la indigencia.
  1. La Canasta Básica Total (CBT), que es aquella que mide el tope de la pobreza, se fijó en un tope de $18.597,17. Con lo que tenemos que durante abril registró un incremento mensual del 2,84%, con un alza interanual del 24,4%. Es decir, una familia tipo porteña, necesitó $515,16.- más que el mes anterior y $3.647,86.- más que en abril del año pasado, para no caer en la pobreza.
  1. La Canasta Total (CT), que es aquella que en diferentes proporciones comprende a pobres no vulnerables y clase media frágil, se fijó en un tope de 23.473,36. Con lo que tenemos que experimentó un alza mensual del 2,29%, con un alza interanual del 23,27%. Es decir $526,78.- más que el mes pasado, y $4.431,16.- más que en abril de 2017.

Si se toma como referencia una familia compuesta por dos adultos jóvenes, económicamente activos, con dos hijos y propietarios de la vivienda, podemos decir que el sector acomodado de la Ciudad gana el 90,40% más que el sector indigente.

  • En situación de indigencia, es el grupo familiar cuyo ingreso mensual varía entre cero pesos y $8.914,92.- mensuales.
  • Pobre no indigente, es la familia tipo que pudo reunir ingresos por todo concepto entre $8.914,92.- y $18.597,17.-
  • No pobres vulnerables, es la familia tipo que tiene un rango de ingresos de $18.597,17.- a $23.473,35.-
  • Sector medio frágil, es la familia tipo que alcanza un rango de ingresos promedio, de entre $23.473,35.- y $29.341,69.-
  • Sector medio – medio, es la familia tipo que alcanza un ingreso, de entre $29.341,69.- y $93.893,43.-
  • Sectores acomodados, es la familia tipo cuyo ingreso mensual es de $93.893,43.- o más.

Una brecha que va en aumento

Se especula que la brecha entre los sectores de mayores ingresos y aquellos que se mantienen en la línea de la indigencia, se profundice  aún más en lo que resta del año. Así lo dio a entender el 18 de mayo pasado el economista que preside el Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires (CESBA). Matías Tombolini, analizó el impacto de la crisis cambiaria en el sector de la construcción. “Con una tasa a un 40% y el dólar a 24,80 pesos, se frizaron las operaciones inmobiliarias”, dijo en el marco del congreso ExpoConstruir.

Tombolini consideró que, “de la mano del crédito hipotecario, la construcción era hasta abril uno de los sectores que mostraba los mejores indicadores de la Economía, pero hoy se estancó”. “Después de la turbulencia, no hay nada para festejar en la construcción”, apuntó.

El presidente del CESBA advirtió que las cuotas de los créditos UVA, que se ajustan al ritmo de la inflación, están subiendo más rápido que los sueldos de los trabajadores. Y señaló que otro de los efectos de la crisis fue el aumento en el precio de las propiedades: “Este año se incrementó el valor del metro cuadrado en dólares. Si antes de la crisis cambiaria el salario real estaba ganándole a la inflación, ahora los sueldos en pesos quedaron estancados. Por lo tanto, aquellos que realicen hoy una operación de compraventa en el mercado inmobiliario deberían sentarse a acordar un dólar de referencia”.

Por último, el economista adelantó sus perspectivas para este 2018: un déficit fiscal primario del 2,7% del PBI; un crecimiento del PBI del 1,8%; un 26,8% de inflación y un tipo de cambio a 27,5 para fin de año.

———————————————————————————————————–

[1] Hogares tipo:

  1. Pareja compuesta por una mujer y un varón económicamente activos y propietarios de la vivienda, con dos hijos.
  2. Pareja de adultos mayores, mujer y varón, ambos económicamente inactivos, propietarios de la vivienda
  3. Hogar unipersonal, de un adulto económicamente activo y propietario de la vivienda
  4. Pareja compuesta por una mujer y un varón de 25 años de edad, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda
  5. Pareja compuesta por una mujer y un varón de 25 años de edad, ambos económicamente activos y no propietarios de la vivienda