ALQUILERES EN BAJA EN LA CIUDAD

Cada vez más inquilinos abandonan las viviendas antes de finalizar el contrato, este dato se desprende de un informe elaborado por el área de Inquilinos de la Defensoría del Pueblo porteña. Según informó Fernando Muñóz, coordinador del Programa de Atención a Inquilinos, de trescientas consultas recibidas en los últimos 60 días, el 40% de inquilinos  no alcanza a juntar el dinero para afrontar el pago de alquiler, expensas y  servicios. Esto produce la finalización anticipada del del contrato de alquiler y la renegociación los montos atrasados o el acuerdo para sostener el alquiler por unos meses hasta encontrar otra alternativa de vivienda.

En este sentido, Fernando Muñóz, asegura que durante el último año se registró una modificación importante en las consultas formuladas por los inquilinos que concurren a obtener asesoramiento: “De ser un organismo dedicado a garantizar el cumplimiento de los derechos de quienes alquilan, se pasó a asistirlos cuando tienen dificultades en asumir los pagos mensuales”, asevera.

Según el informe elaborado por el área de Inquilinos de la Defensoría del Pueblo, en marzo de 2018, el 21% de las consultas estaban relacionadas a la dificultad en sostener el pago del alquiler y las expensas; en octubre, esa cifra ascendió al 35% y durante los meses de diciembre y enero esa tendencia se acentuó, llegando al 37,01% de los casos.
Las consultas por retención indebida del depósito al finalizar el contrato alcanzan el 20.99% y las relacionadas a problemas edilicios constituyen el 19.21%. En tanto que el 14.23% de las consultas refieren a inquietudes que se presentan antes de concretar el alquiler, tales como problemas con los intermediarios.

Uno de cada tres inquilinos con dificultades para sostener el monto del alquiler termina el contrato antes de los dos años. Sobre esta situación,  Fernando Muñoz, afirma: “Estamos recibiendo familias inquilinas que por no poder seguir pagando el alquiler se mudan a un lugar más chico, más barato, más alejado, evitando por ahora acumular deudas, pero empeorando su calidad de vida. La angustia y frustración por no poder terminar el contrato de alquiler de vivienda es cada vez más frecuente y anticipa momentos críticos para la relación entre inquilinos y propietarios”.
Una situación  similar se percibe en los inquilinos que no pueden afrontar los precios de la renovación del contrato, que alcanza al 3,84% de las familias que alquilan. “Habiendo recibido los nuevos precios y sabiendo que no van a poder pagarlos, necesitan una prórroga por dos o tres meses que les dé tiempo a reubicarse, para después afrontar la mudanza y los nuevos valores del mercado inmobiliario”, señala Muñóz.
Los atrasos en el pago del alquiler alcanzan al 18.26% de los inquilinos relevados, el 5.76% no pueden afrontar el pago de las expensas, en tanto que  que el 6.73% atraviesa un juicio de desalojo. El 27.3% de las consultas responden al alto incremento de alquileres y expensas. Las consultas sobre la exigencia de parte de los propietarios a pagar expensas extraordinarias, abarca un universo de 15.38% de las consultas.

Entre las quejas más reiteradas por parte de los inquilinos se encuentra la negativa de los propietarios a reintegrar los depósitos cuando el contrato ha caducado, en este sentido, Fernando Muñóz afirma: “La retención indebida del depósito es una expresión más de la búsqueda del mercado inmobiliario de exprimir al máximo la rentabilidad de las viviendas. A esta altura resulta atípico encontrar inquilinos a los cuales les hayan devuelto el depósito sin que lo reclamen insistentemente, ya sea a través de cartas documento, mediaciones u otros mecanismos formales”.

Los problemas edilicios de las unidades habitacionales alquiladas es otro tema que incide en el volumen de reclamos. El 29.62% refiere a los cortes de los suministros de gas, en tanto que el 25.92% corresponde a problemas de humedad y/o filtraciones. Estos arreglos son costosos y su solución se extiende en el tiempo, siendo obligación del propietario realizar las reparaciones, reducir el monto del alquiler y en el caso de corte de gas, equipar la vivienda con artefactos eléctricos durante la falta de suministro.

Las consultas más frecuentes, previas a la firma del contrato de alquiler, refieren a cláusulas contractuales y requisitos exigidos por parte de los propietarios, entre las que se destacan las relativas a la contratación de un seguro de caución. Vale acotar que estas aseguradoras se han expandido notablemente durante el último año y el 25% de los departamentos ofertados en los portales de búsqueda de inmuebles aceptan este tipo de garantía. En este sentido, la preocupación principal de quienes alquilan está vinculada con los perjuicios que les puede ocasionar este tipo de contratación.

En la medida que aumenta y se confirma una constate dificultad de parte de los inquilinos para sostener el pago del alquiler, se verifica una notable reducción de conflictos entre inquilinos e inmobiliarias. Esta tendencia comenzó tras la sanción de la Ley 5859 en agosto de 2017, a partir de la cual la comisión a las inmobiliarias la debe abonar el dueño de la propiedad en lugar del inquilino. Antes de esta normativa, el cobro indebido de comisiones y gastos administrativos era uno de los reclamos principales que tramitaban los inquilinos, explica el informe.

 Asesoramiento legal
La Defensoría del Pueblo, a través del Programa de Atención a Inquilinos, brinda asesoramiento legal a todos los inquilinos de la Ciudad de Buenos Aires. Para acceder a este servicio, los vecinos deben acercarse a cualquiera de las dos sedes donde funciona el programa, Venezuela 538 o Carabobo 84, de lunes a viernes de 9 a 18 horas. No es necesario sacar turno, la atención es por demanda espontánea y es recomendable acercarse con toda la documentación disponible para que el asesoramiento sea lo más efectivo posible. También se pueden realizar consultar a través de WhatsApp al 112-254-6185