domingo, abril 14

AGENDA CULTURAL

Un Quijote porteño en busca del loco de la balada

Jorge Eines es el director de “Yo soy Don Quijote de la Mancha”, de José Ramón Fernández y adaptada por Eines y Claudio Garófalo, quienes dicen de su espectáculo: “De Cervantes a Piazzolla. Del Quijote al loco de la balada, dos actores cabalgando a la aventura”, y lo ofrecen en la sala Inda Ledesma del Espacio Experimental Leónidas Barletta, Diagonal Norte 943, los viernes a las 20.

Una versión del clásico de Cervantes en la cual un hombre con mejillas hundidas, sin muelas, con una cara tan flaca que esas mejillas parecen besar por dentro su boca, es auxiliado por un escudero que le da fuerza. Porque Sancho Panza tiene una energía que el Quijote no tiene y entre los dos arman una obra.

Actúan Garófalo y Florencia Lorenzom con escenografía, vestuario e iluminación de Pablo Calmet, producción de Pablo Silva asistido por Antonella Fagetti y Sebastián Cáneva, producción general de Tejido Abierto Teatro y asistencia de dirección de Chino Balbuena.

Autobiografía de un trauma que debe ser curado

El Grupo de teatro 7030 es el responsable de “Trauma”, obra está basada en el libro de Matías Alarcón “El bicho, biografía de un trauma”, que dirige Elvira Tanferna, tiene raíces autobiográfica y se ofrece los sábados de noviembre a las 22 en la sala Fandango, Luis Viale 108, barrio de Villa Crespo, con entradas por Alternativa Teatral.

El autor se sumerge en busca de un trauma alojado en su inconsciente que lo llevó a la adicción hasta el punto de casi perderlo todo; en su pieza muestra lo complejo que puede llegar a alcanzar la mente, creando patrones de conducta, consecuencias de haber vivido un acontecimiento negativo en la infancia, repitiendo automáticamente el hecho con la esperanza de librarse del mismo.

Actúan Guido Tiranti, Erasmo Colombo y Matías Alarcón, con música de Eugene Coral, vestuario de Talia Szulewicz, dispositivo escénico de Elvira Tanferna y Agustín Justo Yoshimoto e iluminación de Tanferna.

Clase 63

Roxana Randon y Guillermo Flores son los protagonistas de “Clase 63”, de Patricia Suárez, que con dirección de Claudio Aprile muestra a un matrimonio mayor que sigue esperando a su hijo, combatiente de la Guerra de Malvinas, en Ítaca Complejo Cultural, Humahuaca 4027, barrio de Almagro, los lunes a las 20.30, hasta el 12 de diciembre.

La  escenografía fue realizada por Diaz Taibo y Jazmín Schiavo, con música de Mario Martínez, iluminación de Lucas Orchessi, producción ejecutiva de Cristina Sisca y asistencia de dirección de Gabriela Verónica Arata. Entradas por Alternativa Teatral.

Absurdo, violencia y poesía en una obra de Silvia Gómez 

La obra “En este mundo loco, en esta noche brillante”, de Silvia Gómez, dirigida por Nayla Pose, dispositivo de creación transdisciplinar que promueve la colaboración entre artistas y organizaciones de distintas geografías, anuncia sus últimas funciones en Estudio Los Vidrios, Donado 2348, barrio de Villa Urquiza, los domingos a las 19, con entradas a través de Alternativa Teatral.

Con un lenguaje absurdo y poético y un humor ácido, el texto aborda las relaciones de dominación y resistencia, de conflicto y poder practicadas por la humanidad desde tiempos inmemoriales. Es una obra a la vez política y psicológica, local y universal, que contempla la violación como síntoma de un sistema colectivo de opresión, desde la guerra hasta la colonización y el abuso al que es sometida la naturaleza del planeta.

Sobre traducción de Carolina Virgüez actúan Daniela Flombaum, Carolina Saade y Tomás Huberman, con música de Sebastián Schachtel ejecutada en vivo por Mateo Monk, dirección de arte de Paola Delgado, iluminación de Ricardo Sica y asistencia de dirección de Tomás Huberman.

Los hombres vuelven al monte

Iván Moschner regresa con su premiado unipersonal “Los hombres vuelven al monte”, que reconstruye la historia de un hijo que se instala en el monte buscando a su padre y al mismo tiempo la de un héroe de Malvinas que se convierte en bandido rural. En la sala El Grito, Costa Rica 5459, barrio de Palermo, los viernes a las 22.30 hasta el 9 de diciembre.

Las dos historias y los personajes que las construyen habitan en el cuerpo de un solo actor, un cuerpo que se despliega en el espacio infinito del monte hasta prenderse fuego y desaparecer.

Con dramaturgia de Fabián Díaz, la obra tiene a Juan Pablo Casares y Demián Luaces como músicos en escena, vestuario y escenografía de Isabel Gual, luces de David Seldes manejadas por Leandro Crocco con asistencia de Facundo David, diseño sonoro y música original de Patricia Casares, producción de Gabo Baigorria y asistencia de dirección de Naiquen Aranda y Noelia Galera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *