sábado, mayo 25

15 ESCUELAS EN CONFLICTO Y PARO DE ESTUDIANTES EN EL COLEGIO PELLEGRINI

Estudiantes de 15 escuelas secundarias de la Ciudad de Buenos Aires mantenían hoy las medidas de protesta en reclamo de viandas de calidad nutricional, mejor infraestructura edilicia y en contra de las prácticas laborales en empresas, mientras que alumnas y alumnos de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini realizaban un paro estudiantil.

El ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, se refirió a las tomas de escuelas y dijo que «hay que responder las demandas de los alumnos» porque «los chicos están pidiendo ser escuchados», en diálogo con el canal C5N.

Perczyk aseguró que la «Ciudad tiene una situación distinta a las provincias y planteó que el reclamo de los alumnos está orientado a alimentación, estructuras y prácticas profesionales».

«Hay que dar respuestas a estas demandas que no son tan difíciles de resolver, escuchando y hablando», aseveró, y recordó que «la responsabilidad de la escuela la tenemos los adultos, y la responsabilidad del sistema educativo lo tienen los gobiernos».

Sobre las demandas por las prácticas profesionales, admitió «no cualquier cosa es una práctica. Hay que preparar a los chicos para el trabajo, pero los chicos dicen que no los preparan para el mundo del trabajo».

En tanto, hoy a las 11, la comunidad educativa de la Escuela de Música Juan Pedro Esnaola, ubicada en Crisólogo Larralde 5085, realizó un abrazo simbólico al edificio, mientras que la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB), la Unión de Centros de Estudiantes Secundarios (UNCes) y Renacer CABA convocaron para esta tarde a una conferencia de prensa en el Liceo 5 Pascual Guglianone, ubicado en Carabobo 286, en el barrio de Flores.

«Una y mil veces más, lxs estudiantes pedimos una instancia de diálogo en el Ministerio de Educación Ya!», dijeron las organizaciones estudiantiles en la convocatoria a la rueda de esta tarde.

Por su parte, el Centro de Estudiantes del Lenguas Vivas del barrio de Palermo denunció actos de violencia en contra de una estudiante que participaba de la toma del colegio y dijo que «en el contexto de una toma pacífica de la institución, sufrimos una situación de grave violencia hacia una de nuestras compañeras y a acompañantes».

«En primeras horas de la noche, dos personas ajenas a la escuela, se encontraban en la puerta filmando sin consentimiento a les xadres que se encontraban reforzando la seguridad de lxs estudiantes. En simultáneo una compañera salió del colegio con fin de comprar comida cuando fue verbalmente agredida por la pareja de extraños en la puerta», describió el comunicado.

«La violencia hacia la estudiante siguió escalando a pesar de sus reiterados pedidos de respeto, hasta el punto en que la señora le escupió en la cara. nuestra compañera además recibió todo tipo de insultos», dijo el centro de estudiantes.

Por su parte Alejo Signorelli, padre de una niña de 4 años que concurre al ciclo inicial del Lenguas Vivas, afirmó que se opone a la toma y en diálogo con Télam dijo «es una medida totalitaria, hay otras medidas a tomar para analizar los reclamos, válidos o no».

«Hay que perder el miedo a confrontar, pero hay que confrontar en el ámbito democrático. Confrontar no significa que somos enemigos, al contrario, significa que nos nutrimos del pensamiento del otro», agregó.

Luego explicó que este viernes recibió un mail en el que las autoridades del colegio nos «pedían que, por favor, no respondamos con violencia, apaciguando las aguas y que están realizando tratativas».

Ayer, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad convocó al Ministerio de Educación porteño, directivos de escuelas y estudiantes a una reunión para «generar un espacio de mediación y diálogo», pero las autoridades del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta no se hicieron presentes.

Entre los colegios que continuaban en conflicto están la escuela Sofía Esther Broquen de Spangenberg, conocida como «Lengüitas; la Escuela Superior Especializada en Cerámica N° 1, la escuela Federico García Lorca, el colegio Mariano Moreno, la Escuela Superior de Educación Artística en Artes Visuales Rogelio Yrurtia, la Escuela de Música Juan Pedro Esnaola, la Rodolfo Walsh, la Nicolás Avellaneda, el Liceo 5 Pascual Guaglianone, el Osvaldo Pugliese, la Escuela de Educación Media N°7 «María Claudia Falcone» y la Escuela de Teatro Niní Marshall y la Técnica Fernando Fader, según el CEB.

La respuesta de Larreta y Acuña
En tanto, que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tildó de «irresponsables» a los padres que apoyan a los alumnos y alumnas que mantienen las tomas en al menos seis escuelas secundarias del distrito, reafirmó que «van a tener que hacerse cargo del daño que sus hijos están provocando», y calificó a esas protestas de «violentas», aunque las minimizó al señalar que se tratan de «grupos muy chicos de estudiantes».

«Hay algunas escuelas de la Ciudad que están siendo tomadas por grupos muy chicos de estudiantes, en muchos casos apoyados por adultos irresponsables que al día de hoy le están sacando el derecho a estudiar a casi 5.000 alumnos», el Jefe de Gobierno porteño en en el marco de una conferencia de prensa convocada esta mañana para hablar sobre los avances del «Programa de Fluidez y Comprensión Lectora» de la Universidad de la Ciudad de Buenos Aires, en el que se evalúan a alumnos de cuarto grado.

Allí, el jefe de Gobierno porteño y uno de los referentes de Juntos por el Cambio reafirmó que «los padres que apoyan a los chicos en estas medidas violentas van a tener que hacerse cargo».

Respecto a los motivos de la protesta expresada durante la última semana que afectó a una veintena de colegios de la Ciudad, el jefe de Gobierno enfatizó que no van a «dialogar con los que anulan el diálogo».

Incluso, en la conferencia de prensa que brindó en el Ministerio de Educación porteño, en el Barrio 31, Rodríguez Larreta subrayó que, «con los que mantengan las tomas», la gestión porteña será «inflexible» y agregó: «No hay diálogo ante la extorsión».

Las protestas en las escuelas porteñas comenzaron el viernes pasado en el Mariano Acosta y se extendieron luego a otros establecimientos, mientras que esta mañana permanecían tomadas seis escuelas por sus estudiantes, según la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB) de los secundarios de CABA.

Las principales demandas pasan por la calidad de las viandas, mejoras en la infraestructura edilicia y en contra de las prácticas laborales obligatorias no remuneradas en empresas en el distrito.

No obstante, Rodríguez Larreta insistió con fustigar la protesta: «No vamos a permitir que pequeños grupos marquen el ritmo de la educación en la ciudad de Buenos Aires».

Asimismo, señaló que «los padres que apoyan a los chicos en estas medidas violentas van a tener que hacerse cargo del daño que sus hijos están provocando».

Como respuesta al envío de patrulleros a las escuelas tomadas, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, indicó que «la policía no fue en enviada por ninguno de los miembros del Poder Ejecutivo a las escuelas».

«La policía en la única instancia en la que tuvo un rol en la toma de las escuelas fue cuando la fiscalía del fuero Penal y Contravencional usó y solicitó el servicio de notificación a aquellas familias que habían sido denunciadas por el gobierno de la Ciudad por ser responsables del patrimonio, de la seguridad y de los costos en los que incurre el Estado cuando hay una medida de fuerza como el cierre de una escuela», sostuvo Acuña.

Consultada sobre la presentación judicial con formato de hábeas corpus que hizo ayer la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación para lograr que sean retirados los agentes policiales de la puerta de las escuelas, Acuña sostuvo que «es un disparate, no tiene que ver ni con la situación, ni con el contexto, ni con la herramienta en particular».

A su vez, consideró que «cerrar una escuela por la fuerza, de forma violenta como significa una toma, es un acto ilegal».

Y resaltó: «Nosotros lo que estamos haciendo es enseñarles a los chicos a convivir en democracia a través del diálogo, a través de la participación, pero no a través de la fuerza».

En la presentación de los avances del Programa de Fluidez y Comprensión Lectora, Rodríguez Larreta indicó que el objetivo del proyecto es «atender la situación de los problemas de alfabetización».

«A partir de la pandemia la situación de la educación es crítica; tuvo un impacto muy grande en el aprendizaje de todos los chicos», continuó.

Y detalló que el programa comenzó con ocho encuentros de capacitación docente y actualmente «hay 10.000 estudiantes de cuarto grado de 250 escuelas públicas y privadas que están siendo evaluados en su capacidad para leer y comprender textos».

A partir de los resultados, «dividimos a los chicos en tres niveles y les sumamos horas de clase a los que no cumplan los objetivos que debieran tener para su edad», señaló y agregó que a fin de año se evaluarán los avances para ver «el impacto del programa».

Fuente/Foto: Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *