OTRA VÍCTIMA DE LA DESIDIA ESTATAL

El barrio La Carbonilla está de luto. Hace exactamente una semana, en la mañana del jueves 25 de abril, la vida de uno de sus habitantes quedó sepultada en las vías del Ferrocarril San Martín, tras de ser arrollado por uno de los trenes de la línea. El trágico acontecimiento se produjo cuando la víctima atravesaba las vías del tren para desocupar los baldes donde, a falta de una red cloacal o un pozo ciego, él y su familia vertían sus residuos sanitarios.

Otra muerte evitable de tantas que se pierden a causa del olvido y negligencia de de los Estados -local y nacional- que se niegan a mirar la emergencia habitacional que padecen miles de ciudadanos. Una muerte que no ocupó plana en ningún medio de comunicación. Son de las noticias que se pierden entre la vorágine de lo noticiable o comercial.

 Lo acontecido es la consecuencia más trágica de la situación y el inminente peligro al que están expuestas las más de 1500 personas que habitan La Carbonilla, un barrio precario dentro del barrio La Paternal, en el corazón de la Comuna 15 de la ciudad de Buenos Aires; construido hace más 20 años sobre terrenos ferroviarios cercanos a la estación Paternal. Pasadas dos décadas, los habitantes continúan sin respuesta del Estado, pese a los reiterados pedidos para que les sea garantizado su derecho a una vivienda digna y se tomen medidas de seguridad para que las vías del tren no continúen siendo una amenaza para los pobladores.

 “Se vive en un peligro cotidiano. En lo que respecta al tendido eléctrico informal, el mismo ocasionó -en los últimos años- varios incendios a causa de chispazos y del uso necesario de velas ante los reiterados cortes de luz. Asimismo, muchos de los habitantes no cuentan con acceso a la red de agua ni a la red cloacal. Tampoco se cuenta con los servicios públicos de barrido, desratización y recolección de residuos, lo que ocasiona la formación de depósitos al aire libre. Esta falta de acceso a los servicios públicos mantiene a las familias en un constante estado de vulnerabilidad y expuestas a contraer graves y crónicas enfermedades”, denuncian los integrantes del Colectivo por la Igualdad, en un comunicado de prensa.

“Ni siquiera el Poder Judicial de la Ciudad ha logrado que el gobierno porteño cumpla con su obligación de proveer los servicios públicos e infraestructura básica, tal como le fue ordenado mediante una medida cautelar, solicitada en el marco de la acción de amparo colectivo que fue presentado por los referentes del barrio en mayo de 2012”, añaden.

“El lamentable fallecimiento de uno de los habitantes de La Carbonilla y la situación general del barrio tienen que alertar a los funcionarios públicos, de la Ciudad como de la Nación, para que no demoren más en llevar soluciones definitivas ante los graves problemas y las adversas condiciones que sufren miles de ciudadanos”, finalizan dicendo.

Los integrantes del Colectivo por la Igualdad, denuncian esta muerte y  hacen responsable de la misma a la falta de respuesta de los Estados para resolver la crisis y emergencia habitacional de la Ciudad.