REFORMA CURRICULAR EN COLEGIOS SECUNDARIOS

Las comunidades escolares de las escuelas secundarias porteñas debatieron hoy las modificaciones de los programas de estudio propuestas por el gobierno de la Ciudad en ese nivel de enseñanza y “una amplia mayoría las rechazaron y presentaron contrapropuestas”, informaron fuentes sindicales y educativas.

“El 90% de las escuelas en donde se realizó la quinta jornada de debate del año rechazó el prediseño curricular que envió el gobierno porteño y efectuaron contrapropuestas para que se dicten las materias”, dijo Eduardo López, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE).

Las discusiones se efectuaron en los colegios tras la masiva protesta estudiantil del viernes pasado, en la cual participaron unos mil alumnos de 30 escuelas secundarias que se manifestaron contra el retiro de materias en años superiores.

“El rechazo es amplio y de todos los sectores académicos porque el gobierno porteño quiere bajar la calidad de la educación restando horas a materias como historia, geografía o formación cívica y reemplazarlas por seminarios y talleres”, dijo el sindicalista.

López explicó que “mañana a las 15 haremos una presentación en la Comisión de Educación de la Legislatura porteña con nuestra propuesta que incluye la misma cantidad de horas que estaban, más la realización de seminarios y talleres a contraturno, como sugiere la resolución del Consejo Federal de Educación”.

Indicó que el sábado próximo realizarán un acto en una escuela de Parque Avellaneda para visibilizar el problema y el lunes próximo   realizarán junto a académicos y profesores de la UBA una clase pública en la que firmarán un “Manifiesto por una escuela pública de calidad para todos y todas”, en el Cabildo de Buenos Aires.

“Lo que pretende la Ciudad es no invertir en educación y todas las escuelas le respondieron hoy que quieren las materias que tenían más los talleres y seminarios específicos para cada materia”, destacó López.

Uno de los debates se realizó en la escuela Mariano Acosta, del barrio porteño de Balvanera, donde directivos, docentes y estudiantes avanzaron en la elaboración de una contrapropuesta para que no se excluya Historia de los dos últimos años de secundaria y para que no se reduzcan a una las 3 orientaciones que hoy tienen.

“Nosotros estamos haciendo el trabajo que no hizo o hizo mal el ministerio de Educación de la Ciudad”, aseguró la rectora de la institución, Raquel Papalardo, al referirse a la elaboración de la fundamentación  para la inclusión de las orientaciones que ya tiene el colegio pero que no están contempladas dentro del esquema elaborado por el Consejo Federal de Educación en 2009.

Es que, según esta comunidad educativa, era responsabilidad de la cartera local elevar, con sus respectivas fundamentaciones, el pedido de apertura de otras orientaciones ante el organismo federal, para que el espectro de posibilidades de título no implique reducir a 10 las 140 alternativas que hoy existen en la ciudad.

“La nueva ley busca terminar con la disparidad que había en el país por la Ley Federal y es probable que el Consejo Federal se haya quedado corto, pero eso fue posible porque los distintos ministros no dijeron nada, por ejemplo: el nuestro”, aseguró Papalardo.

Al Mariano Acosta esta situación lo afecta particularmente pues, de las tres orientaciones que ofrece -Biología, Físico Matemático y Pedagogía- sólo una -Biología, que se transforma en Ciencias Naturales- estaría contemplada en el nuevo esquema de orientaciones que entrará en vigor el año próximo.

“Un chico que ingresa a la escuela, te pregunta si podrá salir con físico matemático como era hasta ahora y hoy no tenemos certeza de eso”, contó la vicerrectora, Viviana Fernández.

En cuanto a las materias que conforman el prediseño curricular bajado desde el ministerio de Educación para la orientación de Biología -que ahora se llamará Ciencias Naturales- las directivas aseguraron que implica “bajar la calidad académica”.

“Biología, que en cuarto y quinto año sumaba 12 horas, se queda con 3, concentradas en cuarto año. Y en Sociales y humanidades, no aparece historia, aparecen 3 horitas de historia en cuarto año”, aseguró Fernández.

“Lo que se ha hecho es bajar la calidad académica en la ciudad porque el diseño curricular depende estrictamente del gobierno porteño y se ha  trabajado mal, no consensuado”, dijo Papalardo.

“Hay una decisión de crear una generación de ignorantes porque de lo contrario no estarían sacando materias tan troncales o la orientación docente cuando hoy con el 70% de la carrera hecha tenés que ir a dar clases porque no hay docentes”, aseguró Matías Delgado, vocero del Centro de Estudiantes de la Escuela.

Papalardo explicó que el próximo jueves por la mañana, las escuelas normales -que son las únicas que ofrecen el título de bachillerato orientado en educación- de la Ciudad serán recibidas en el ministerio de Educación, donde tendrán oportunidad de presentar la fundamentación que elaboraron en forma conjunta para que no se elimine el bachillerato orientado en Educación.