EL GUIDO SPANO SERÁ COOPERATIVO

Los trabajadores del Colegio Guido Spano, que cerró abruptamente el pasado 2 de enero, anunciaron que mañana se constituirán formalmente como cooperativa de trabajadores para darle continuidad a la institución, tras reunirse hoy con autoridades del Instituto Nacional de Asociatividad y Economía Social (INAES).
La nueva cooperativa de enseñanza, contará con la matrícula correspondiente la semana venidera. De manera que la entidad seguirá percibiendo el subsidio del gobierno porteño (que se destina al pago del 60% de los salarios). Queda por resolver el espacio físico donde funcionara el colegio de ahora en más.
“El conjunto de los trabajadores del cual formo parte, que incluye a docentes, no docentes y personal administrativo, vamos a realizar mañana la asamblea constitutiva de la cooperativa y tendremos la matrícula el lunes”, aseguró Javier Lamónica, docente de historia del nivel medio del colegio.
La cooperativa estará conformada solamente por docentes y no docentes -y no por padres- y será del tipo “de trabajadores” y no “de prestación de servicios”.
“Les pedimos a los padres que sigan acompañándonos, que sigan confiando, que el colegio va a reabrir sus puertas y comenzará el ciclo lectivo en el mismo lugar de siempre”, agregó.
En tanto, el presidente del INAES, Patricio Griffin aseguró que “es perfectamente viable una cooperativa” como la que pretenden conformar los trabajadores, siempre y cuando la Ciudad cumpla con garantizarles la continuidad del subsidio “y si se mantiene el local” de Billinghurst 1355 donde funcionó históricamente el colegio.
Respecto a esta última cuestión, la legisladora porteña María Rachid explicó que se estudian “varias alternativas” en el marco de una mesa de trabajo conformada por padres, docentes, legisladores y el gobierno de la Ciudad.
“Una posibilidad es alcanzar un acuerdo con el dueño y otra la expropiación del edificio”, explicó.
La iniciativa de generar una cooperativa para continuar con el proyecto educativo nació de un grupo de padres y docentes del colegio Guido Spano, cuyo cierre implicó que 59 trabajadores se quedaran sin trabajo y 350 alumnos, sin escuela.
“El cooperativismo de profesores es un método muy eficiente para garantizar altos niveles de profesionalidad educativa. Nunca un profesor o un grupo de profesores trabajando en común va a ser irresponsable respecto de la educación de sus propios chicos porque su propio éxito como empresa depende de eso”, aseguró Griffin.

El 31 de diciembre pasado vecinos del colegio sito en Billinghurst 1355, alertaron a algunos docentes que en el establecimiento educativo había una mudanza. Azorado por la noticia, el 2 de enero, los padres de los alumnos se congregaron en la puerta del Guido Spano.  Intentaban que alguien le diera una respuesta, la mayoría había pagado la matrícula, de alrededor de $3000 pesos, correspondiente al ciclo lectivo del presente año. En medio de la incertidumbre, presentaron una denuncia ante la comisaría 21. De esta manera, la Fiscalía interviniente logró localizar a la empresa de mudanza  y poner bajo custodia los bienes y muebles que dueños del colegio estaban retirando del lugar.
Ese mismo día, el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP) confirmó  que el vaciamiento que se produjo el 31 de diciembre “fue fruto de un inminente desalojo dispuesto por la justicia en el marco de un litigio entre dos sociedades anónimas”. El edificio fue vendido hace cinco años y la sociedad anónima dueña del colegio lo siguió alquilando hasta el vencimiento del contrato. Prueba de esto es que hace dos años se cerraron el gimnasio y parte del edificio fue vendido para  la construcción de cocheras. Mientras tanto, nadie se ocupó de buscar un edificio alternativo donde pudiera funcionar la escuela que reúne un total de 350 alumnos.
Al respecto, Fernanda Benítez, secretaria general del SADOP, dijo que el hecho de la virtual fuga de los dueños del colegio, un tradicional establecimiento que data de 1922, es “una práctica ilegal” y repudió que ante una medida judicial “el representante legal, Mauricio Sánchez, provocara una acefalía de la institución”.