COMUNICADO DE OPCIÓN POR LOS POBRES

El grupo de Curas en Opción por los Pobres cuestionó hoy una serie de medidas lanzadas por el gobierno nacional y celebró los anuncios realizados por el gobierno de Estados Unidos y por el Vaticano en relación a la desclasificación de archivos sobre la dictadura militar argentina, a través de la difusión de un “carta al pueblo de dios” difundida con motivo de la celebración de Semana Santa.
En un texto de corte político, el grupo de curas coordinado por Eduardo de la Serna se refirió a los 100 días que cumplió la presidencia de Mauricio Macri, a los despidos en la administración pública y en empresas privadas, a la visita de Barack Obama a la Argentina y a los anuncios del Vaticano con relación a los archivos calificados sobre la dictadura, entre otras cosas.
El texto de la misiva cuestiona al gobierno por presentar la inflación “como una inevitable y pesada herencia recibida del gobierno anterior a quien culpa de emitir moneda sin freno y gastar más de lo que tenía”.
El Grupo de Curas en Opción por los Pobres rechazó la decisión de “desmantelar la dinámica económica que venía desacelerando la inflación y manteniendo el nivel de empleo”.
Entre sus señalamientos, la OPP cuestionó medidas como la adjudicación de un puntaje para ingresar al plan PROCREAR y lamentó el rebrote de grupos neonazis, particularmente en Mar del Plata, a los que responsabilizó de ejercer “violencia contra mujeres” e “intolerancia homofóbica”.
Además, denunció como “ilegal” la detención de la dirigentes social Milagro Sala “en lo que parece ser una condena al indígena (racismo), al pobre (clasismo) y sobre todo a las organizaciones populares para satisfacer sus necesidades (destrucción de construcciones populares)”.
“Comienza a sentirse el recorte en raciones alimenticias en escuelas de la provincia de Buenos
Aires. Y esto es un pecado que clama al cielo”, indicaron en otro tramo del comunicado.
Con motivo de los 40 años del golpe genocida cívico-militar, reconocieron avances significativos en el lenguaje de la declaración del Episcopado argentino, aunque advierten la falta de una autocrítica.
En tanto, “y con motivo del mismo acontecimiento nos parece ofensiva la presencia del presidente
Obama en los tiempos y espacios ‘sagrados’ de la memoria”, señalaron el comunicado.
No obstante, calificaron positivamente “la desclasificación de archivos de los EEUU y el Estado Vaticano para una mejor comprensión de los crímenes de la dictadura y una precisa identificación de responsables y
cómplices”.