NO A LOS BARES EN LOS PARQUES

La Asamblea de Parque Chacabuco y distintas ONG manifestaron hoy su oposición a la instalación de un bar en ese predio porque restringe los espacios verdes y significan “un negocio inmobiliario” al tiempo que aseguran que con esos mismos recursos se podría ayudar con insumos al Hospital Garrahan, que denunció un recorte en su presupuesto.
El encuentro de los vecinos y representantes de las ONG se realizó en el Salón Ricardo Alfonsín de la Legislatura Porteña junto a algunos legisladores en donde además se expusieron otros reclamos y propusieron la creación de una ley del área urbanística de la Ciudad de Buenos Aires.
Bajo la consigna “Ciudad propia o ciudad apropiada”, los vecinos manifestaron su rechazo “a la ley de bares en los parques y a las amenazas y represalias a las ONG, mediante demandas judiciales”.
“Vamos a impedir que se instale el bar en el Parque Chacabuco y necesitamos que los diputados de la ciudad se opongan al proyecto”, señaló Alberto Aguilera de la comuna de Caballito y agregó: “Con los 5 millones que cuesta poner el bar en el parque, podríamos ayudar con insumos al Hospital Garrahan”.
Por su parte, el diputado Alejandro Bordart, dijo que “los artículos 26 y 27 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, son muy claros en cuanto a la preservación, incremento y restauración de los espacios que aseguren un ambiente sano y que cumplen con los procesos ecológicos esenciales como es el caso de los Espacios Verdes Públicos”.
Los vecinos rechazaron además las iniciativas de IRSA en el barrio de Santa María del Buen Ayre en la Costanera Sur, consistente en la construcción de torres, hoteles de lujo “bajo un esquema de poder surgido de los negocios inmobiliarios”.