SIN QUÓRUM

“La ausencia del bloque oficialista y del jefe de Gabinete Felipe Miguel en la sesión de hoy habla por sí misma del involucramiento del Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires con las tareas de inteligencia ilegal a gran escala, usado para perseguir opositores y oficialistas, e incluso infiltración en fuerzas de izquierda y eventos de las luchas populares que han sido reveladas”, señaló el diputado por el Frente de Izquierda – PO, Gabriel Solano, luego de frustrada la sesión especial -convocada por el bloque de la oposición junto a las bancadas de la Izquierda y del Gen-, que pretendía citar a Felipe Miguel para que explique la situación de cinco policías de la Ciudad involucrados en el espionaje ilegal llevado a cabo por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), durante el gobierno macrista.

Los ediles aliados a Horacio Rodríguez Larreta, hicieron posible el fracaso de esta convocatoria al no prestar el quórum necesario para sesionar. Luego de permanecer por unos minutos en el salón de sesiones a la espera del oficialismo, los diputados del arco opositor ofrecieron una conferencia de prensa en las puertas de la Legislatura porteña.

«Queríamos que Felipe Miguel nos explicara cuál fue el rol de esos policías en la Agencia Federal de Inteligencia estatal dado los hechos que muestran que fueron parte de una red de espionaje», aseguró la diputada Victoria Montenegro (FdT), impulsora de esta convocatoria, que también agregó «Estos agentes, que pertenecen a la Policía de la Ciudad actualmente, escucharon al jefe de Gobierno Rodríguez Larreta y al vicejefe Diego Santilli, que también es ministro de Seguridad. No podemos hacer de cuenta que nada sucedió porque nuestro trabajo es identificar qué pasó».

Al respecto, el diputado Gabriel Solano (FdI-PO), acotó “Ha quedado demostrado que es mentira que estos cinco policías que pasaron a la AFI en 2016 y 2018 trabajaron como custodios como informó Felipe Miguel. Entre otras tareas, se sabe que realizaron espionaje y hackeo de información, que organizaban y entregaban en Casa Rosada a la coordinadora de Documentación Presidencial.Está confirmado que el Gobierno de Larreta sabía de este hecho ilegal por lo menos hace varios meses y también que sucedía bajo el amparo del Poder Ejecutivo, dado que la policía debe ser autorizada por el Ministerio de Seguridad para realizar tareas que no se encuentran en su competencia”.

«Estas revelaciones que involucran al Gobierno de la Ciudad en otro capítulo de la guerra por el control de los servicios de inteligencia muestra solo una parte de un aparato de espionaje ilegal para el control social y la persecución política que se vincula al poder judicial y a las fuerzas de seguridad. En el mes de enero del año 2018, cuando se realizaba también parte de este traspaso, desde las altas esferas del gobierno nacional y amparado públicamente por la ministra de seguridad en ese momento, Patricia Bullrich, se hacía espionaje y perseguía a manifestantes que habían participado de la movilización contra la reforma previsional y sufrido la represión policial y persecución judicial», acotó Solano.

Por su parte, el legislador Juan Manuel Valdés, también del FdT, consideró que «una vez más, Felipe Miguel sigue sin venir a la Legislatura a explicar porqué la Ciudad le prestó policías al Gobierno de Mauricio Macri, durante su mandato como Presidente».

El pedido de los legisladores porteños opositores sobre la actuación de los agentes surgió luego de conocer el inicio de la investigación que se lleva adelante el Tribunal Federal de Lomas de Zamora sobre presunto espionaje ilegal a dirigentes políticos por parte de la AFI que conducía Gustavo Arribas. Entre los políticos espiados figuran el propio Rodríguez Larreta, que la semana pasada se presentó como querellante en la causa.