RECURSAN AL JUEZ  QUE  FALLÓ CONTRA METROVÍAS Feb25

Etiquetas

Artículos relacionados

Compartir

RECURSAN AL JUEZ QUE FALLÓ CONTRA METROVÍAS

No nos ilusionemos, por más que las escaleras mecánicas de las estaciones de subterráneos sigan sin funcionar correctamente y los ascensores sigan siendo un simple elemento decorativo, vacuo e inútil, los usuarios de este servicio no podrán exigir a la empresa concesionaria del servicio, la siempre-eterna Metrovías SA, la devolución del pasaje, muchos menos incurrir en la desfachatez de negarse a pagar el viaje.
Esto por cuanto el Gobierno de la Ciudad a través de la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires y Metrovías SA recusaron al juez Gallardo, por lo que el fallo que ordena a la empresa concesionaria del servicio de subterráneos (Metrovías SA) a devolver el pasaje o no cobrar por el mismo cuando los usuarios perciban que las las escaleras mecánicas y ascensores no están funcionando, queda en orsai.
Si bien la prensa reportó que la resolución de Gallardo entraba en vigencia el 18 de febrero, lo cierto es que esta apelación frena la aplicación del fallo.
Según la empresa concesionaria del servicio de subterráneos, Metrovías, la resolución tiene graves errores. Por lo que el magistrado actuante quedará apartado de la causa, que volverá a sortearse. El nuevo juez que quede a cargo será el encargado de tramitar la revocatoria solicitada por la operadora y la empresa estatal. Según los argumentos de los representantes de ambas empresas la resolución es inaplicable toda vez que se trata de una resolución y no de una medida cautelar que “no puede ser aplicada hasta tanto no esté firme”. Por lo tanto, no correspondería la devolución del pasaje ordenada por el juez Gallardo.
En tanto desde Metrovías SA, la empresa a cargo del funcionamiento y matenimiento de este servicio de transporte de pasajeros ,  el contenido mismo del fallo estaría plagados de errores e imprecisiones.
Desde la operadora explicaron que de los 51 equipos fuera de servicio, un 60% están operativos en condiciones normales pero que sufren de “vandalismo”, mientras que el restante 40% está en reparaciones u obras de recambio debidamente constatadas.
De estos 19 equipos que pertenecen a la segunda categoría, algunos están a cargo de SBASE y otros de Metrovías. Este punto resulta llamativo, ya que la resolución del juez asegura explícitamente que la cifra de 51 medios se alcanza descontando “los supuestos ajenos a la responsabilidad de Metrovías”, algo que no sería cierto en este caso.
De estos 19 equipos, 16 están “en reparación integral” (la mitad a cargo de SBASE y la otra mitad a cargo de Metrovías), mientras que los tres restantes están en obras de recambio, estas últimas exclusivamente a cargo de SBASE. Entre estas se cuentan las de las estaciones Ministro Carranza, Pichincha y San Juan, donde de acuerdo con la inspección realizada por el juez pudieron encontrarse aparatos fuera de servicio.
¿Incurrió el juez en el error de mencionar equipos que no están bajo jurisdicción de Metrovías y de incluir en su fallo escaleras cuya reparación o reposición está en curso, en el marco de un plan de obras que ya fue presentado ante la Justicia?
Independientemente de esta cuestión, la polémica desatada por el fallo puso de relieve una realidad que muchas veces se soslaya: el caos que es el servicio de subterráneos desde el punto de vista administrativo, donde la delimitación de funciones y responsabilidades entre el operador y el propietario de la red es cuanto menos poco clara.