CIUDAD DE POBRES CORAZONES

El 14,8% de los hogares porteños se encuentra en situación de pobreza. Este dato se desprenden del informe sobre Condiciones de vida en la Ciudad de Buenos Aires, elaborado por la Dirección General de Estadísticas y Censos (DGCEyC), que analizó la indigencia, la pobreza por ingresos y la   estratificación social correspondiente al tercer trimestre de 2019.

Según el estudio, un 19,4% de las personas, es decir 595.000 almas, se encuentra en situación de pobreza por ingresos. En tanto que el 5,5% de la población, es decir 169.000 personas, vive en la indigencia. Con lo que tenemos que el 14,8% de los hogares porteños son pobres: sus ingresos alcanzan únicamente a satisfacer las necesidades energéticas del grupo familiar o Canasta Básica Alimentaria, no así las nutricionales comprendidas en la Canasta Básica Total. Por otra parte, otro 4,0% de los hogares porteños -unas 51.000 familias- perciben ingresos inferiores al costo de una Canasta Básica Alimentaria, con lo que ni siquiera llegan a satisfacer sus necesidades energéticas. Existe también un grupo denominado No pobre vulnerable, que es aquel cuyo ingreso apenas le permite acceder a una Canasta Básica Alimentaria y recluta al 11% de los hogares porteños. Sumando estos tres sectores, resulta que el 30% de la población de la ciudad más rica del país, percibe un ingreso que no alcanza a cubrir sus necesidades básicas nutricionales.

Si al universo de 595.000 personas pobres o indigentes, adosamos las 350.000 que conforman el sector No Pobre Vulnerable, nos damos con que la tercera parte de los habitantes de la ciudad de Buenos Aires -que cuenta con un presupuesto equivalente al de Madrid-, se encuentra en una situación de extrema vulnerabilidad social y económica. Estamos hablando de 945.000 personas sobre un total de 3.068.000 almas que habitan el suelo porteño.

Según el informe de la DGCEyC, en 2019 los índices de pobreza e indigencia mantuvieron en valores similares respecto al año 2018. Sin embargo, se expandió la cantidad de hogares No Pobres Vulnerables y/o Medios frágiles. Estos últimos representan una población de 314.000 personas cuyo ingreso familiar no alcanza a cubrir una Canasta Total. Es decir, aquella que suma a la Canasta Básica Alimentaria un conjunto de bienes y servicios que conforman el patrón de consumo de una familia, tales como indumentaria, bienes y servicios, alquileres, Salud, medicamentos, esparcimiento, etc. La conclusión es que el 9% de los hogares porteños se encuentra en situación de fragilidad económica.

En el otro extremo de la rueda de la suerte o del poder adquisitivo, se sitúa la denominada Clase media, cuyos ingresos que oscilan entre una y hasta cuatro Canastas Totales. Este sector alcanza al 51% de los hogares porteños. Lo que significa que tan solo 1.466.000 personas ven satisfechas sus necesidades básicas, sociales y culturales.

En una órbita absolutamente distante se encuentra el denominado Sector acomodado que alcanza a 343.000 almas y representa al 13% de los hogares porteños. Se trata de personas o grupos familiares cuyos ingresos son equivalentes o superiores a los 187.039,95 pesos y pueden consumir tantas Canastas Totales como se les antoje.

Tras el análisis del informe elaborado por DGCEyC, concluimos que el número de almas pobres, indigentes y no pobres vulnerables triplica a las afortunadas almas en una metrópolis que, por Ley, obliga a la gente a “Ser feliz”.