lunes, diciembre 6

PARO DOCENTE, OCUPACIÓN DE CAMAS TERAPIA Y UNA CARTA DE PÉREZ ESQUIVEL

El paro docente, la alta ocupación de camas de terapia intensiva y una carta remitida por premio Nobel de La Paz, Adolfo Pérez Esquivel, solicitando al Jefe de Gobierno porteño que de muestras de solidaridad ante el empecinamiento de mantener la presencialidad escolar en las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, marcó el inicio de un lunes donde, si bien se mantiene en una meseta respecto a los contagios de coronavirus, se registró  un alto umbral de fallecimientos.

En las últimas 24 se reportaron un total de  1.619 nuevos casos de coronavirus y 41 fallecidos en el distrito porteño, lo que elevó  a 343.401 el número de contagiados y a 8.192 el de fallecidos en el distrito desde la llegada de la pandemia al país en marzo de 2020.  El alerta se mantiene en la disponibilidad de camas de terapia intensiva que registra un 83% de ocupación en el sistema de salud pública, quedando disponibles tan solo 85 de las 500 plazas disponibles.  Vale recordar que  un mes atrás el sistema de Salud de la Ciudad reportaba para el 2 de abril una ocupación de camas de terapia intensiva del 35,1% con 158 personas internadas en estado de gravedad, pero sobre un total de 450 plazas UTI disponibles (desde entonces se agregaron 50 camas de terapia intensiva adicionales).

En este marco de situación, docentes porteños encolumnados en los gremios de UTE-Ctera, Ademys y Camyp iniciaron este lunes una nueva jornada de paro de actividades en rechazo a la decisión del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires de sostener la presencialidad en las escuelas pese al nuevo decreto del presidente Alberto Fernández, que dispuso que en las zonas de «alarma epidemiológica y sanitaria», como el AMBA, las clases en todos los niveles educativos se dicten «exclusivamente a distancia» hasta el 21 de mayo.

De esta forma, se cumplía hoy en decimoprimer día de esta medida de fuerza, ahora cuestionando la decisión de Horacio Rodríguez Larreta de insistir con la presencialidad de las clases, a contramano de lo fijado en el decreto que comenzó a regir el sábado último y de la resolución judicial que le había ordenado acatar la anterior normativa.

«Nosotros estamos hoy de paro en rechazo a la medida de (Horacio Rodríguez) Larreta de no suspender las clases en la Ciudad de Buenos Aires frente al incremento de los contagios de coronavirus en el distrito», dijo Amanda Martin, secretaria de organización de Ademys.

En ese sentido, recordó que los afiliados a ese sindicato, ya venían realizando protestas y medidas de fuerza «en reclamo del modo virtual para las clases en la Ciudad y la suspensión de las actividad escolares presenciales; la garantía de los recursos y la vacunación de los y las docentes».

«Yo creo que en Larreta hay una especie de negacionismo, porque en realidad él no quiere cerrar ningún tipo de actividad económica y seguramente con esa postura especulativa y electoral busca diferenciarse del Gobierno nacional. Larreta no tiene una política de emergencia y de prevención para mitigar la circulación del virus en el territorio en la Ciudad, eso es lo más grave», remarcó Martín.

En tanto, desde UTE, el secretario adjunto de la organización gremial, Guillermo Parodi, dijo que con la medida de fuerza están «reclamando que se haga como en todo el mundo, que cuando hay criterios que establecen que el nivel de contagiosidad es muy alto, se suspenda la presencialidad».

«Queremos seguir enseñando, enseñando de forma segura, en forma de proteger la vida y eso es la virtualidad», completó

En declaraciones a Télam Radio, el dirigente de los docentes porteños sostuvo además que «no queremos más que la educación en la Ciudad de Buenos Aires se convierta en caballito de batalla del proyecto electoral de (Horacio) Rodríguez Larreta».

En la misma sintonía, Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz y titular del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj),  a través de un comunicado de prensa, hizo publica la carta donde reclama  al Jefe de Gobierno porteño  que se muestre solidario respecto a situación de alumnos y docentes ante la ola de contagios.

«Basta tener en cuenta las declaraciones de los médicos y médicas de los hospitales de niños, colapsados»,  dice Esquivel en la misiva y apunta: «Bien sabes que tenemos que apoyarnos unos a otros/as, nadie se salva solo/a; tenemos que tener la capacidad solidaria de saber que nuestra actitud tiene incidencia en los demás, en especial por aquellos que están frente a decisiones políticas de gobierno, como es tu caso».

«No es posible someter a las familias y principalmente a los niños/as obligándoles a las clases presenciales, cuando hay métodos, formas educativas que frente a la pandemia es necesario poner en práctica», remarca el premio Nobel de la Paz, y considera que «obligar a los docentes dar clases presenciales, muchos sin haber recibido la vacuna, es exponerlos a posible contagio en las escuelas».

«Los niños no pueden ser jamás rehenes de situaciones políticas por ningún partido político. Debemos proteger sus vidas y la de sus familias como de todo el pueblo», sentencia Esquivel,  y más adelante considera: «Hay momentos en la vida que debemos tomar decisiones, aun a pesar de nuestro interés, pensando en el bien común de todos y todas»

«La salud es un derecho que no se compra ni vende, ni se cotiza en la bolsa»,  reflexiona el Premio Nobel de La Paz que finaliza diciendo en su misiva: «Toma esta carta como un aporte en buscar caminos de unidad, en la construcción de un nuevo amanecer. Estamos al fin de una etapa de la humanidad y no podemos retroceder y repetir los mismos errores».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *