NOTABLE INCREMENTO DE LA POBREZA EN LA CIUDAD

Un informe elaborado por la Dirección de Estadísticas y Censos del Gobierno porteño da cuenta que en el último año el número de pobres en la ciudad se incrementó en un 1,1%. De manera, tenemos que en la ciudad más rica del país el porcentaje de pobreza alcanza al 16% de sus habitantes de los cuales el 4,3% se encuentra bajo la línea de indigencia. Al respecto, basta señalar el notorio incremento de las personas en situación de calle.
En abril de este año el Ministerio de Hábitat porteño realizó un censo donde contabilizó 1091 personas en situación de calle, cifra que sigue contradiciendo a los datos ofrecidos organizaciones que trabajan esta la problemática, denuncian unas 4.394 personas en esta deplorable condición de vida. Para Juan Carr, de Red Solidaria el hecho que “exista una sola persona en situación de calle ya de por sí es una catástrofe”.

Según el informe suministrado por la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad, en el primer trimestre de 2018, 491.373 habitantes son pobres y 131.760 indigentes. Se prevé que el incremento de las tarifas, el alza en los alquileres, que según otro informe de la misma dependencia en un año se incrementó el 35% y la falta de oportunidades laborales, agraven esta situación en el segundo trimestre.
Con relación a al primer trimestre de de 2017, la ciudad de Buenos Aires cuenta con 35.373 pobres más. Por entonces, la pobreza afectaba al 14,9% de la población porteña. Por razones de estacionalidad (vinculadas con el cobro del medio aguinaldo) la pobreza disminuyó en el primer trimestre de este año con relación al cuarto trimestre de 2017, cuando la misma había llegado al 17,7%.

La Dirección de Estadísticas y Censos porteña, refleja en su informe que hay 266.442 personas (el 8,7% del total) que pertenecían a los sectores “no pobres vulnerables” y 270.209 (8,8%) a la “clase media frágil”. A ambos extractos, se los considera también vulnerables, dada la imposibilidad de ascenso social. Son definidos de esta manera dado que “ante una eventual disminución del poder adquisitivo de los ingresos familiares, por ejemplo, por la suba de precios por encima de sus ingresos, o ante la pérdida del empleo o de ingreso de alguno de sus miembros, tienen una probabilidad alta de caer en los estratos más bajos”, según el texto oficial.

En marzo de este año, la línea de pobreza para una pareja residente en la capital argentina, compuesta por una mujer y un varón de 35 años de edad, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda, con dos hijos varones de 9 y 6 años, era de 18.082 pesos por mes. Pero en junio último, el monto ascendió a 19.732,28 pesos, un 9,1% más.

Según el Gobierno de la Ciudad, la clase media abarca al 51% de los porteños, es decir alrededor 1.563.651 personas. En tanto que el un año pasado alcanzaba al 52,5%.  Por su parte, el sector más rico involucra a al 15,4% de los habitantes -apenas 472.788 personas-, apenas 0,4% arriba que un año atrás. Vale destacar que este sector gana hasta once veces mas que el sector que está al borde de la indigencia. Se deduce de este informe que, en la medida que la pobreza crece, la riqueza se acumula en pocas manos.