MEDIDAS PARA BAJAR LAS EXPENSAS PORTEÑAS

A partir de abril las expensas bajarán alrededor de 13.000 pesos anuales, luego que el Gobierno porteño aplicara dos medidas en este sentido. Una de ellas es la eliminaron el “Libro de datos periódicos” y la otra es la anulación certificación de “Edificio seguro”, ambas medidas contenían “información redundante”, según explica un comunicado de prensa emitido desde la sede gubernamental, donde se enfatiza que “con esta quita, un edificio tipo de 10 pisos, con 20 unidades, ahorrará unos 13.000 pesos anuales en expensas”.
Estas dos medidas forman parte de un combo de 14 disposiciones que el Ejecutivo porteño tomará este año para que los vecinos paguen menos expensas en los edificios de la ciudad. A ciencia cierta, estas dos primeras quitas no incidirán mayormente en el costo de las mismas, pues el libro de datos periódicos tenía un costo de 1.000 pesos anuales para un consorcio, en tanto que gestionar el certificado de edificio seguro, alcanzaba los 12.000 pesos anuales. Sí facilitará el trabajo a los administradores, la eliminación de todo un entramado burocrático de presentación de certificaciones.
Otras de las medidas que Felipe Miguel, jefe de gabinete Gobierno de la Ciudad, anunció se tomarán en el curso de este año, es una plataforma denominada Consorcio Participativo, que permitirá a los vecinos realizar un control de todos los gastos que hace el administrador y participar en las decisiones que adopte la asamblea de propietarios.
“Estamos desburocratizando la administración de los consorcios y eliminando costos innecesarios que recaen sobre los vecinos”, afirmó Facundo Carrillo, secretario de Gestión y Atención Ciudadana. El funcionario agregó: “La información contenida en el ‘Libro de datos’ y en el certificado de ‘Edificio seguro’ que hoy derogamos seguirá siendo evaluada por los organismos de control específicos de la Ciudad”. En este sentido, señaló que la Dirección General de Defensa al Consumidor de la Ciudad, organismo de aplicación de las normas que quedaron sin efecto, venía señalando que el certificado de Edificio Seguro “generaba un exceso de formalismo y duplicaba el control de una obligación ya existente para los Consorcios. Finalmente el funcionario asevera que “una vez aplicadas las 14 medidas, a fin de año, el vecino que vive en un edificio tipo de 10 pisos, por ejemplo, podrá ahorrar 4.900 pesos por año de expensas. Implica una expensa menos al año. En tanto, el ahorro global por año para el edificio sería de 98.000 pesos”.
En las próximas semanas también se enviará a la Legislatura la modificación de la Ordenanza para introducir cambios en los controles que se realizan sobre los tanques de agua, otra de las modificaciones que harán bajar las expensas. Por esta regulación vigente desde 1991, los tanques de los edificios son vaciados semestralmente sin antes realizar un análisis del contenido, desperdiciando así millones de litros de agua potable. Al impacto ambiental se suma un costo que supera los 12.000 pesos anuales, que los vecinos deben afrontar en sus expensas.
Una vez modificada la normativa, el control se realizará en forma anual y comenzará primero con un análisis del agua. Sólo en caso de encontrar anomalías se podrá vaciar el tanque para luego realizar las tareas que los técnicos indiquen. Así, los edificios ahorrarán un promedio de 8.000 pesos por año.
También se modificará la obligación de desinfección y control de plagas que hoy se exige una vez por mes, para pasar a ser de una vez por año. En tanto, los vecinos podrán solicitar la cantidad de desinfecciones que requieran, según la situación de cada edificio.
Otras medidas son la eliminación de la obligación de construir edificios con vivienda para encargados, prevista por el Código de Edificación para edificios con más de 15 unidades. Con este cambio el consorcio podrá ahorrar los gastos de contratación de los servicios de un encargado con vivienda incluida.
En cuanto al control de ascensores y calderas, se establecerán nuevos criterios según la antigüedad de las instalaciones, el uso, sus características y el resultado de las pruebas y análisis que se realicen. Por ejemplo, se permitirá establecer distinciones entre ascensores nuevos y viejos, con uso intensivo (edificios apto profesionales) o residencial en forma exclusiva. Así, habrá una racionalización de los costos del mantenimiento, entendiendo que los más antiguos con alto tránsito requieren una supervisión constante.
Finalmente, el Banco Ciudad ofrecerá una cuenta corriente gratuita para todos los consorcios de propiedad horizontal. Mediante esta iniciativa los edificios podrán ahorrar unos 7.200 pesos al año.