LOS ALQUILERES LE GANAN A LA INFLACIÓN

En informe publicado el lunes en el diario La Nación da cuenta que el aumento de los precios de los alquileres en la Ciudad “sigue ganándole a la inflación”. Durante los tres primeros meses del año los alquileres registraron un alza del  7,7%, un punto por  encima del 6,7% que midió el Índice de Precios al Consumidor (IPC). “En promedio, hoy se necesitan $10.588 mensuales para alquilar un departamento de dos ambientes de 50 metros cuadrados cubiertos en la Capital Federal”, señala el informe del matutino nacional.

Ante los datos revelados por este informe, que da cuenta que el precio de los alquileres aumentó este año por encima de la inflación, la asociación Inquilinos Agrupados elaboró un comunicado de prensa donde expresan que desde hace años, viene advirtiendo de este desfajase, razón por la cual, desde hace más de dos años impulsó un proyecto de ley para resolver esta la problemática.

El informe en cuestión afirma que durante 2017 el alza fue de 33%, 8 puntos porcentuales por encima del 24,8% de inflación. “Estos números tienen sentido, teniendo en cuenta que los contratos de alquiler se vienen firmando con aumentos semestrales acumulativos del 15%”, dice el comunicado de Inquilinos Agrupados, y relata: “A principio de 2016, presentamos un proyecto de ley, el cual entre otros puntos, establece que el aumento en el precio de los alquileres debe ser anual (no semestral) y bajo un índice promedio entre inflación (IPC) y variación salarial (CVS). De esta forma, si la inflación medida durante los 12 meses anteriores fue del 24% y el aumento promedio de los salarios fue del 16%, el precio de los alquileres debería aumentar un 20%”.

El proyecto fue aprobado por unanimidad en noviembre de 2016 en la Cámara Alta. Por entonces, los senadores sostuvieron que esta forma de actualizar el precio de los alquileres contribuiría a bajar los índices de inflación y generar un mercado de alquileres justo, serio y racional. Sin embargo, la iniciativa quedó varada en la Cámara Baja “Habría que consultarle (al diputado) Daniel Lipovetzky que pasó con el tratamiento de nuestro proyecto de ley, ya que no volvimos a tener novedades de la comisión de Legislación General que él preside”, señalan desde Inquilinos Agrupados.

Una reciente encuesta realizada por Inquilinos Agrupados, en todo el país, arrojó como dato preocupante que, en promedio, los inquilinos destinan el 41% de sus ingresos en el pago del alquiler, sin contar impuestos, expensas y servicios.

 “Año tras año, los inquilinos destinamos un porcentaje mayor de nuestros ingresos en el pago del alquiler. En algún momento esta situación va a generar una crisis habitacional, en la cual los inquilinos no vamos a poder pagar el alquiler y los propietarios no van a poder cobrarlo”, dice Gervasio Muñoz, presidente de la asociación Inquilinos Agrupados, y agrega: “Tenemos un proyecto de ley con media sanción y que aún conserva estado parlamentario, sería muy sencillo resolver la problemática si existiese voluntad política de normalizar el mercado de alquileres. De lo contrario la noticia que salió publicada hoy en varios medios de comunicación se va a repetir todos los años”.

Inquilinos cada vez más pobres

Entre los aumentos de alquiler, expensas y tarifas, a los inquilinos les queda 150 pesos diarios para vivir. Los inquilinos representan el 40% de la población que habita en el suelo porteño. Si tenemos en cuenta que más de un tercio vive en soledad, y otro 25% en hogares conformados por dos personas, el ingreso promedio de sus trabajadores, que ronda los $20.000 pesos, apenas alcanza para hacerse cargo de todos los gastos de la vivienda alquilada.

Según la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad, en enero de 2016 el alquiler promedio de un departamento de dos ambientes  era 5.822 pesos. En marzo de este año es el mismo departamento se alquila en 10.700 pesos, con lo que tenemos que, en los últimos dos años, alquiler de la vivienda aumentó 83%.  En el mismo período, las  expensas aumentaron el 100%, las tarifas se incrementaron casi de los servicios de luz, agua y gas tuvieron un alza promedio del 1000% y el ABL del 50%.