LA CUIDAD DE LA TIMBA

La alianza Larreta-Carrió en la Legislatura porteña aprobó la resolución de la Lotería de la Ciudad de Buenos Aires Sociedad del Estado que regula los juegos de azar y sorteos con apuestas on line a través de computadoras y teléfonos celulares. La votación arrojó 34 votos aliancista por la afirmativa del bloque Vamos Juntos y 26 votos negativos de todas las bancadas opositoras.

Se trata de una resolución que «habilita una aplicación para todos los juegos en línea de azar y/o destreza, apuestas deportivas, juegos virtuales y eventos no deportivos, realizados mediante la utilización de máquinas, instrumentos o soportes, de cualquier tipo o tecnología»; entre los que cuentan: tragamonedas, ruleta, juegos de cartas (poker, black jack, punto y banca) y juegos «lotéricos» es decir, aquellos en los que se otorgan premios en base a sorteos.

A partir de la puesta en marcha de esta bochornosa iniciativa, remitida por Ejecutivo porteño al cuerpo parlamentario, la Lotería de Buenos Aires Sociedad del Estado, puede otorgar títulos habilitantes por cinco años a las denominadas Agencias de Juego en Línea, que tendrá pòstetad, también, para homologar y certificar todo el software, hardware, material de juego y demás componentes utilizados para la comercialización, distribución y expendio de los juegos en línea.

El presidente de la comisión asesora de Desarrollo Económico, Mercosur y Políticas de Empleo, diputado Christian Buab (VJ), abrió el debate como miembro informante e hizo una síntesis del contenido de la resolución en tratamiento, haciendo hincapié en los mecanismos creados para protección de los menores, la prevención de la ludopatía, el desaliento al juego compulsivo y los controles en general sobre agencias y usuarios.

El legislador oficialista mencionó que «se está trabajando» para que la registración de apostadores deba realizare en algunas de las agencias de loterías  existentes de la Ciudad (y no «on line» como dice lo aprobado texto de la Resolución) para no afectar fuentes de trabajo de los agencieros de existencia física y real ya existentes, quienes estaban representados en las gradas del recinto por una veintena de ellos.

El resto de los discursos fue de los diputados de la oposición, con severas críticas al proyecto votado. Inés Gorbea (Ev) reiteró que su bancada se opuso y lo seguirá haciendo a toda la normativa sobre juegos de azar planteada por el Gobierno de la Ciudad, «hay una transferencia de responsabilidades en favor de las futuras agencias de juegos en línea y que la responsabilidad que le queda al Estado porteño, representado por Lotería de Buenos Aires SE, es la de fomentar un negocio millonario», dijo.

Por su parte, el legislador Claudio Heredia (BP) aludió a «los insuficientes mecanismos de control» y añadió «se acaba normalizando una actividad de riesgo que genera adicciones, donde el sector más vulnerable de la sociedad es el que más queda expuesto».

«La Legislatura en vez de legislar es obligada a votar por sí o por no un reglamento hecho por la propia Lotería de Buenos Aires», expresó el legislador Roy Cortina (PS), quien recordó la postura histórica en contra de los juegos de azar, su promoción y proliferación y afirmó que al estar concesionando un juego de azar, el cuerpo parlamentario viola la Constitución Nacional.

Su par, Sergio Abrevaya (Gen) dijo que con la aprobación de esta iniciativa «se está habilitando un sistema de extracción sistemática y permanente de lo poco que ganan los trabajadores» y calificó esta norma como un «disparate jurídico que va a terminar en la Justicia, además de dejar a 3.500 trabajadores en la calle».

En la misma sintonía, Marcelo Depierro (MC), advirtió que los legisladores estaban dando «un paso tristísimo, a favor de un negocio que a la Ciudad no le va a generar nada más que inconvenientes».

El legislador Gabriel Solano (FIT), fue al hueso de la cuestión, denunció la acción «del lobby del juego» sobre las autoridades y legisladores, «lo que viene a arruinar la vida social de la comunidad» y comentó que «acá en la Legislatura hacemos como que debatimos, cuando en realidad el negocio ya está hecho y hasta se conocen los nombres de las empresas multinacionales que le van a robar a los trabajadores lo poco que tienen».