INSTRUCTIVO PARA PREVENIR LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Un instructivo para los agentes de las fuerzas de seguridad que toman las denuncias por violencia de género durante el aislamiento obligatorio ante el coronavirus fue lanzado hoy con el objetivo de cumplir con la cuarentena y, al mismo tiempo, agilizar el procedimiento minimizando el riesgo de contagio, se informó oficialmente.

El lanzamiento estuvo a cargo de los ministerios de Justicia y Derechos Humanos; de las Mujeres, Géneros y Diversidad; y de Seguridad; junto al Ministerio Público Fiscal de la Nación y el Ministerio Público de la Defensa de la Nación.

“Estoy convencida que este tipo de políticas intrapoderes unifican los esfuerzos del Estado haciéndolos más efectivos para las víctimas de las violencias”, destacó en un comunicado de prensa la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo.

Según el comunicado, este instructivo “está dirigido al personal policial” y “se trata de un formulario único de denuncia pensado para facilitar y optimizar la toma de denuncias en el domicilio de la víctima”.

“De este modo se respetan los términos de la cuarentena y se agiliza el procedimiento de denuncia, minimizando el riesgo de contagio al evitar traslados”, indicó.

El instructivo remarca que “el personal policial deberá apartar al agresor del ambiente o espacio físico en el que la víctima se encuentre, a efectos de garantizar las condiciones adecuadas para tomar la declaración”.

Y en caso de “tratarse de una situación de flagrancia” se deberá “hacer cesar la situación de violencia de manera inmediata y dar cuenta a la autoridad judicial”.

Entre otras “pautas básicas” enumeradas en el instructivo, se destaca que “se deberá convocar de inmediato a equipos de acompañamiento a personas en situación de violencia para asistir al personal policial en la toma de la denuncia en el domicilio” y al respecto cita las líneas 144 y 137.

Respecto a las “condiciones para la recepción de la denuncia”, el instructivo detalla que “se debe evitar el contacto de la víctima con el agresor” y que “en ningún caso podrá estar en el lugar, escuchar ni interferir al momento de tomar la denuncia”

“Debe tomarse en un ambiente de privacidad que garantice al/la denunciante la debida confidencialidad (…) Sin embargo, si la víctima lo solicita, se debe permitir la presencia de una persona de su confianza que le brinde contención durante la declaración”, indica.

Sobre la denuncia de la víctima, las instrucciones hacen hincapié en que “se privilegiará su declaración espontánea, sin cuestionar sus dichos, teniendo especialmente en cuenta el estado emocional del/la declarante”.

Y que “ante la presencia de lesiones o signos de violencia sexual, se le debe explicar que es posible que el/la Fiscal o juez/a indique su derivación a un centro asistencial de salud y/o disponga recolectar evidencias”.

Al finalizar la declaración, “debe informarse al/la denunciante, con vocabulario sencillo las autoridades fiscales y judiciales que intervendrán en su caso, el número de sumario o denuncia; las posibilidades de acceder a asistencia psicológica, médica u otros recursos de la comunidad, la posibilidad de acceder a asistencia jurídica gratuita, y la posibilidad de solicitar medidas de protección” como una “prohibición de acercamiento” o “botón antipánico”.

Por último, el instructivo adjunta una copia del formulario de 9 páginas que se debe completar al tomar la denuncia.