sábado, junio 25

FERNANDO NOY Y MARTÍN PALVLOSKY EN BEBOP CLUB

«Un ‘decidor’ todoterreno»,  se denomina el espectáculo que el artista Fernando Noy pondrá mañana sobre el escenario porteño de Bebop Club junto al piano de Martín Pavlovsky. Experiencia de “Poesía en concierto”, sobre una selección de textos de Alejandra Pizarnik, Olga Orozco, Amelia Biagioni, Marosa Di Giorgio y Adelia Prado desde donde se asume como “un ‘decidor’ todoterreno sin previsible horario”.

«La colección de voces y textos que habilitan este formato son aquellas que relumbran para mí”, asegura Noy, figura esencial del under porteño en tanto poeta, performer, actor, letrista, dramaturgo, periodista, escritor y traductor. “El poder de nombrar”, “Dentellada”, “La orquesta invisible”, “Hebra incompleta” y “Piedra en flor” y en prosa participó de la biografía coral «Te lo juro por Batato” y además escribió “Sofoco: cuentos eróticos”, “La noche más ausente”, “Historias del Under” y “Peregrinaciones profanas”, son los títulos de sus libros de poesía.

La propuesta que lo une al pianista Pavlovsky (autor de música para danza, cine, video y teatro quien acaba de lanzar el álbum «Dos Mundos”), se realizará mañana desde las 20.30 en la sala sita en Uriarte 1658. Pero además, el creador nacido hace 70 años en San Antonio Oeste, Río Negro, el jueves a partir de las 19 participará de la muestra «Infieles» en el Museo del Libro y de la Lengua de Av. Gral. Las Heras 2555, dirigida por María Moreno, con entrada libre y gratuita.

¿Cómo nace este encuentro con Martín Pavlovsky para hacer “Poesía en concierto”?

 Hace tiempo necesitaba realizar algo junto a este gran pianista e intérprete Se lo comenté y de inmediato, felices de coincidir, comenzamos a organizarlo. No resultó para nada difícil, al contrario. Sobre todo, colocamos una hora como límite, el tiempo en que según el gran Gustavo «Cuchi» Leguizamón, las personas disfrutan con mayor intensidad cualquier propuesta que requiera total atención. Tampoco va a ser un límite extremo, pero sí la base de esta puesta o tránsito poético, digamos.

¿Por qué elegiste mujeres poetas para “Poesía en concierto”?

En realidad el hecho de que sean mujeres es hermosa, pero sólo coincidencia.

¿En que se basó la selección de autoras y poemas para darle concepto a la propuesta?

Simplemente seguí el rastro del destino en que tuve el gran privilegio de conocerlas desde los años 70: Alejandra Pizarnik a su vez me presentó a Olga Orozco y luego por Olga llegué a Amelia Biagioni, tres altas cumbres de nuestra poesía argentina contemporánea. Luego de mis primeros viajes podríamos decir «iniciáticos » fui descubriendo en Uruguay a Marosa di Giorgio y en Brasil a Adelia Prado, poetas que tuve la dicha de introducir y traer personalmente a nuestro país, con la fuerza inconmensurable del tándem compuesto por Batato Barea, Alejandro Urdapilleta y Humberto Tortonese.

Entiendo que no hay obra propia en el recorrido propuesto ¿Por qué?

Mis propios poemas permanecen en el soporte de sus respectivas ediciones y solamente cuando estoy invitado a diversos encuentros logro leerlos, aunque jamás con la certeza encandilada de estas poetas

La poesía tiene su respiración y su propia música, ¿cómo pensaron la presencia del piano de Pavlovsky en ese plano?

Exactamente. Cada poema posee un tono propio y Martín, a partir de esa percepción se amalgama, además de interpretar temas de su reciente álbum «Dos mundos”, todo integrándose en un mismo Cuerpo Poético general. Justamente por ese motivo yo buscaba realizar lo que ahora logramos, donde el punto final lo ha de colocar cada uno que escuche. Ojalá sea posible. No estoy dudando, pero sí en la cuerda floja como un médium fascinado por su propio trance.

Haciendo un repaso por tu trayectoria artística y cultural ¿Es el ámbito de la poesía el que mejor te completa y te define o es en lo multidisciplinal donde hallás tu espacio?

Lo multidisciplinal, así denominado, nos permite expresar infinidad de hechos poéticos cuando poseen su resonancia indudable. Toda conjura y se conjuga con sus propios matices en una especie de caleidoscopio oral o espejo sonoro en el que logramos reconocernos, sin pausa e incluso con asombro ante la poesía hecha realidad.

¿En qué trabajás actualmente y qué proyectos hay para este año?

Cierro dos títulos, uno de poemas y otro de cuentos. Al mismo tiempo corrijo una edición antológica seleccionada por la poeta Flor López para la Colección Maestros de su flamante Editorial en la ciudad de Córdoba. Hace poco, la poeta Gri Poe, también cordobesa, mientras visitaba la Feria del Libro, coincidió en invitarme para celebrar justamente a Alejandra Pizarnik en la biblioteca que ella dirige, durante la próxima primavera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.