lunes, enero 18

¡ES LEY!

Con una holgada mayoría la Cámara de Senadores aprobó esta madrugada la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo (Ley IVE). Tras un debate que se extendió durante 12 horas, donde se expresaron posiciones a favor y en contra de un derecho que las mujeres venimos reclamando desde el inicio de la democracia y de antes de la dictadura cívico-militar-eclesiástica impuesta en 1976: El derecho a decidir sobre nuestros cuerpos con total autonomía, decidir si queremos ser madres o no y la libertad de interrumpir un embarazo sin poner en riesgo nuestras vidas o nuestra integridad física. Pero no solo esto, la legalización del aborto pretende dar fin a la practica del aborto clandestino. Un negocio que deshumaniza a la mujer, la criminaliza y la sitúa en el lugar de victimaria, cuando no termina con su vida.

Esta vez, a diferencia de lo sucedido en 2018, la interrupción voluntaria del embarazo (Ley IVE) fue aprobada por senadores y senadoras del oficialismo y de la oposición con 38 votos a favor, mientras que por la negativa se pronunciaron 29 senadores y senadoras, y a esos votos se sumó una abstención, lo que mostró un resultado mucho más contundente del esperado.

Los 38 votos a favor de la interrupción legal del embarazo se conformaron con 26 senadores del Frente de Todos y el peronismo, 10 de Juntos por el Cambio y 2 de partidos provinciales.

Los senadores Jorge Taiana (FdT-Buenos Aires), Alfredo Luenzo (Chubut somos Todos), Nora Giménez (FdT-Salta), Oscar Parrilli (FdT-Neuquén), Roberto Mirabella (FdT-Santa Fe), Silvia Sapag (FdT-Neuquén), Mariano Recalde (FdT-CABA), Norma Durango (FdT-La Pampa) y Matías Rodríguez (FdT-Tierra del Fuego) emitieron su voto por la aprobación del proyecto que había llegado de Diputados.

También votaron a favor Nancy González (FdT-Chubut), María Pilatti (FdT-Chaco), María de los Ángeles Sacnun (FdT-Santa Fe), Anabel Fernández Sagasti (FdT-Mendoza), María Eugenia Catalfamo (FdT-San Luis), Eugenia Duré (FdT-Tierra del Fuego), Beatriz Mirkin (FdT-Tucumán), Ana Almirón (FdT-Corrientes), Carlos Caserio (FdT-Córdoba), Mario Pais (FdT-Chubut), Martín Doñate (FdT-Río Negro), Ana María Ianni (FdT-Santa Cruz), Daniel Lovera (FdT-La Pampa) y Silvia Larraburu (FdT-Río Negro).

En las filas de Juntos por el Cambio y espacios cercanos, los senadores que votaron la interrupción voluntaria del embarazo fueron Laura Rodríguez Machado (JxC-Córdoba), Ernesto Martínez (JxC-Córdoba), Humberto Schiavoni (JxC-Misiones), Guadalupe Tagliaferri (JxC-CABA), Luis Naidenoff (JxC-Formosa), Martín Lousteau (JxC-CABA), Eduardo Costa (Unión para Vivir Mejor-Santa Cruz), Pamela Verasay (JxC-Mendoza), Gladys González (JxC-Buenos Aires), Stella Olalla (JxC-Entre Ríos) y Oscar Castillo (Frente Cívico y Social-Catamarca).

A esos 34 votos se sumaron los de otros legisladores que revisaron sus posiciones respecto de la legalización del aborto de los últimos años y que, esta vez, acompañaron la aprobación.

Tal fue el caso, por ejemplo, de Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino), quien en agosto de 2018, cuando se debatió el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Senado, se abstuvo y esta vez votó a favor. También se sumó a la posición a favor de la legalización el senador Sergio Leavy (FdT-Salta), quien dos años atrás y como diputado había votado en contra.

Otros afirmativos importantes para un desenlace impensado hace dos semanas por la contundencia de la votación, fueron los de Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro) y Edgardo Kueider (FdT-Entre Ríos). Sin embargo, el voto del primero costó que una modificación relevante en la iniciativa.

Por su parte, la lista de 29 senadores que votó negativamente por el proyecto de legalización que llegaba de Diputados incluyó a representantes del Frente de Todos, en menor medida, y de Juntos por el Cambio, mayoritariamente.

Allí se contaron Pedro Braillard (Encuentro Corrientes), Juan Carlos Marino (JxC-La Pampa), Magdalena Solari (Frente Renovador-Misiones), José Mayans (FdT-Formosa), María Belén Tapia (Unión para Vivir Mejor-Santa Cruz), Silvia Giacoppo (JxC-Jujuy), Juan Carlos Romero (JxC-Salta) y Claudio Poggi (JxC-San Luis).

También votaron en contra Esteban Bullrich (JxC-Buenos Aires), José Uñac (FdT-San Juan), Silvia Elías de Pérez (JxC-Tucumán), Inés Blas (FdT-Catamarca), Jorge Blanco (JxC-Tierra del Fuego), Roberto Basualdo (JxC-San Juan), Carlos Reutemann (JxC-Santa Fe), Dalmacio Mera (FdT-Catamarca), Antonio Rodas (FdT-Chaco), Maurice Closs (Frente Renovador-Misiones) y Julio Cobos (JxC-Mendoza).

El rechazo a la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo se completó con Alfredo De Angeli (JxC-EntreRíos), Carlos Espínola (FdT-Corrientes), Mario Fiad (JxC-Jujuy), Claudia Ledesma (Frente Cívico-Santiago del Estero), Cristina López Valverde (FdT-San Juan), Julio Martínez (JxC-La Rioja), Gerardo Montenegro (FdT-Santiago del Estero), José Neder (Frente Cívico-Santiago del Estero), Víctor Zimmerman (JxC-Chaco) y María Teresa González (FdT-Formosa).

Los ausentes fueron Carlos Menem (Frente Justicialista Riojano), en grave estado de salud; Jorge Alperovich (FdT-Tucumán), Adolfo Rodríguez Saá (Frente Unidad Justicialista San Luis) y Clara Vega (JxC-La Rioja).

La única abstención correspondió a Carlos Snopek (Frente Justicialista-Jujuy).

Tres senadores  modificaron su voto

Tres senadores nacionales decidieron modificar su opinión sobre el proyecto que habilita la interrupción voluntaria del embarazo (IVE). Esas modificaciones aportaron los guarismos necesarios para que la normativa sea aprobada
El cambio más notable fue el de la oficialista rionegrina Silvina García Larraburu, quien en 2018 había votado en contra. En aquel momento, la senadora si bien  mantuvo una opinión favorable a la legalización del aborto, cuando llegó al recinto vcotó contra del proyecto. En esa oportunidad, la legisladora oficialista se justificó diciendo “es un voto deconstruido”.

“La decisión de la interrupción voluntaria del embarazo es la demanda de las nuevas generaciones”, argumentó.

En 2018, la senadora opositora Lucina Crexell, de la provincia de Neuquén, se había abstenido, luego de reclamar modificaciones a la iniciativa de entonces. Esta vez se pronunció a favor y explicó su decisión argumentando:  “No cambié mi manera de pensar sobre el aborto. Cambié el enfoque. No es feminismo o religión. El aborto clandestino es una figura silenciosa que escribe páginas muy tristes”, señaló Crexell al hacer uso de la palabra en el recinto de sesiones.

El último senador que cambió de parecer fue el peronista salteño Sergio Leavy, quien en 2018 era diputado nacional y votó en contra.
La semana pasada, Leavy mantuvo una reunión con el presidente Alberto Fernández, al término de la cual anticipó que debía pensar nuevamente su decisión.
“En 2018 participé del debate, esta ley es totalmente diferente, me hubiera gustado un debate más profundo pero me di cuenta de que esto no se trata de mi, no es una situación de mi creencia, sino que es una situación que le compete a muchas mujeres”, dijo.

La fiesta en la calle

Llantos, abrazos y aplausos de las jóvenes, grandes protagonistas en los últimos dos años del reclamo en las calles, completaron un cuadro que era esperado con ansiedad por un sector del país: el pleno acceso al derecho al aborto.

“Estamos viviendo el momento histórico en que nuestra lucha se convirtió en ley” decían en la madrugada de hoy las integrantes de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, en los inicios de los festejos en el Congreso por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE). Entonces, el distintivo verde que identifica la lucha por el derecho al aborto legal en Argentina iluminaba  la cúpula del Parlamento nacional.

Dirigentes históricas de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito que transitan sus setenta y tantos años, se permitieron bailar junto a la jóvenes. “Poder, poder, poder popular / Luchar con la compañera le gusta a ustedes… / Y ahora que estamos juntas / Y ahora que sí nos ven / abajo el patriarcado, se va a caer, se va a caer… / y ¡arriba el feminismo que va a vencer!”, la canción insignia de la lucha por el derecho al aborto sonó fuerte en la madrugada argentina.

Majo Corvalán, con la voz quebrada por la emoción, dijo que hoy se plasman “15 años de organización” desde la Campaña. “Trabajamos 14 horas por día, elaborando argumentos, contenidos, haciendo redes; son 15 años de padecer cada vez que nos enterábamos que una piba se moría”, compartió la dirigente feminista y añadió: “Vamos a descansar y a organizarnos para que se aplique la ley en todo el país, los antiderechos vienen por nuestros derechos”, añadió.

Para Lorena de Socorristas en Red, la ley “es un cambio enorme en las prácticas abortivas, significa ser, por fin, un país en serio”. Consideró que “este cambio no se para con nada”.

A su lado, Vanina llora y abraza a sus compañeras, mientras se mezclan sus cabellos violetas y el gliter del rostro y las flores de su cabeza. “Hoy somos mas libres”, comenta y determina: “valió la pena cada lucha”.

La joven, recordó a Ana María Acevedo, que murió en 2007 en Santa Fe donde se le negó el acceso al aborto no punible mientras convivía con cáncer. “En ella, homenajear a todas las que murieron por abortos clandestinos o se les negó el derecho”, resaltó.

Desde el escenario de la Campaña exclamaban “Ya no será ley, es ley. Después de 15 años de lucha” e invitaron a desconcentrar con “alegría y tranquilidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *