miércoles, febrero 21

ENVEJECIMIENTO PROGRESIVO Y TRANSICIÓN DEMOGRÁFICA, LAS CLAVES DEL CENSO 2022

por Ornella Rapallini

Crecimiento lento, envejecimiento progresivo y «transición demográfica» por la baja de la natalidad y la mortalidad, son algunos de los conceptos clave que especialistas en Demografía utilizan para interpretar los resultados provisionales del Censo 2022, presentados esta semana por el INDEC, y plantear preguntas ante las próximas publicaciones de datos desagregados, indispensables para el diseño de políticas públicas.

«El censo sirve para monitorear que todo esté evolucionando de acuerdo a lo previsto en términos demográficos, para brindarnos datos para tomar decisiones informadas y desmentir mitos», dijo el doctor en Economía y en Demografía Jorge Paz.

«Argentina tiene un crecimiento lento dentro de la región de América Latina, y una históricamente baja fecundidad», observó el también investigador del Conicet.

Los resultados difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) arrojaron además una superioridad numérica de mujeres (51,76% de la población) sobre varones (48,22%), «una diferencia esperable» que «es parte del fenómeno de envejecimiento demográfico», consideró.

«A medida que las sociedades envejecen la diferencia de esperanza de vida entre hombres y mujeres se ensancha; las mujeres viven cada vez más, el fenómeno se observa en todos los países», explicó.

En ese sentido, señaló que «Argentina está transitando ese proceso hacia un envejecimiento progresivo».

Respecto a la baja tasa de fecundidad, Juan Camisassa, magíster en Economía y coautor del informe «Odisea demográfica» que reveló que entre 2014 y 2020 la fecundidad presentó «la caída más grande» ya registrada, dijo que será importante conocer en próximos datos que publique el INDEC «cuántos niños y niñas hay».

Si bien el censo es siempre una herramienta para cualquier política pública basada en evidencia, «aún falta conocer el grueso de los datos, desagregados por edad, nacionalidad, situación laboral, acceso a la salud o condiciones habitacionales», señaló.

«Es probable que la cantidad de niños/as que se esperaban tener en 2022 según las proyecciones de 2010, hoy sea mucho menor, porque esa caída tan abrupta en la fecundidad y, sobre todo, en la fecundidad adolescente -gracias a cuestiones culturales y mayor acceso a la información y a métodos anticonceptivos- era imposible de prever en 2010», estimó Camisassa.

El investigador también coordina el área de Protección Social del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC).

A su vez, Paz sumó que «Argentina está transitando la etapa final del proceso de transición demográfica», que se da entre dos estados por regímenes demográficos que se llaman ‘pre transicional’ (de mortalidad y natalidad elevadas) y ‘post transicional’ (de natalidad y mortalidad bajas).

«La ‘transición demográfica’ es una caída primero de la mortalidad y después de la natalidad», definió.

Se trata de un proceso que pasaron ya «casi todas las poblaciones europeas», y «lo están transitando muchas poblaciones latinoamericanas», añadió.

«La caída de la fecundidad provoca que la cantidad de niños/as que dependen de cada adulto de la población se reduzca drásticamente, lo cual genera una capacidad de ahorro importante en el hogar, que se llama ‘bono o dividendo demográfico’ que se si canaliza a la inversión productiva puede traducirse en mejoras de las condiciones», señaló.

Aunque se trata de un proceso que no dura para siempre. «Si la población empieza a envejecer, como tenemos pocos niños también en el futuro va a haber menos gente para mantener a esa población adulta mayor cada vez más numerosa», explicó Paz.

No obstante, «todavía la población de personas mayores no llega a ser muy numerosa en Argentina y tenemos un poco de bono demográfico que podemos aprovechar para inversiones», agregó.

Camisassa marcó que en la actualidad la proporción de personas en el país en edad de trabajar (edad activa) «es alta» en relación a las dependientes (menores de 18 años y mayores), y «la caída de la fecundidad está haciendo más profundo ese bono demográfico».

Desde CIPPEC esperan ver en los próximos datos que se publiquen del Censo «cómo estamos con respecto al bono», porque «la caída de niños no solo profundiza sino que hace más corto el bono y «acelera el envejecimiento poblacional», advirtió.

«Dentro de 50 o 60 años, esta menor cantidad de niños/as van a ser menos personas en edad activa y más personas mayores, un dato que el Censo nos va a mostrar con mucha claridad», agregó.

A su vez, hizo hincapié en que la Argentina «tiene que aprovechar el dividendo demográfico» para «desarrollar» a esos niños y niñas y que tengan acceso a una mejor educación y cuidado.

«Debemos darle una ‘buena infancia’ -sobre todo a la mitad de los niños y niñas que hoy están por debajo de la línea de pobreza- por una cuestión de derechos y también de sostenimiento del Estado de Bienestar en un futuro», enfatizó.

Entre las consecuencias de que la población viva más y tenga menos hijos, Paz dijo que conllevan «desafíos importantes, ya que tiemblan los sistemas de seguridad social».

«Sería clave empezar a ver cómo se va a atender a las personas mayores y pensar en mejorar la calidad de la educación», apuntó.

Para Camisassa será necesario debatir la cuestión inmigratoria porque «una de las posibilidades de incorporar personas en edad de trabajar en sociedades envejecidas es tener una política de fronteras abiertas».

Otro dato significativo será conocer cómo se conforma la distribución poblacional por edad.

«Esperamos que no haya mucha diferencia con las proyecciones de población. Podemos esperar una baja en la base de la pirámide de la población, es decir, menos niñas y niños, y un agrandamiento de la cúspide de la pirámide, es decir de cantidad de personas mayores de 65 años», dijo Paz.

CIPPEC utiliza los datos aportados por el Censo para estudiar el funcionamiento de las políticas de transferencias a la niñez como la Asignación Universal por Hijo (AUH). En el marco de la iniciativa Democracia 40 proponen políticas enfocadas en primera infancia y un sistema integral de cuidados.

«En lo que es trabajadores informales, desocupados e inactivos que cobran AUH, la cobertura es muy alta, pero no es universal, hay un grupo de niños/as que está quedando afuera, pero no podemos determinar con exactitud cuál es la cantidad», afirmó y sostuvo que es algo que esperan ver con los resultados del Censo.

A su vez, reflejará en qué condiciones de vida se encuentra la población, por qué creció un 14,8% de 2010 a 2022 y por qué algunas provincias crecieron más que otras.

Fuente: Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *