EL 1º DE MAYO DE LOS JUBILADOS

El 1° de mayo de 1886, en Chicago, EEUU, los obreros iniciaron y realizaron huelgas y movilizaciones para obtener una jornada laboral de ocho horas y la dignificación del salario. El día 5 de mayo la represión estatal produjo una masacre y un posterior juicio donde cinco dirigentes obreros fueron condenados a muerte y tres a reclusión perpetua. Sus mensajes quedaron grabados en la memoria histórica de la clase trabajadora.  El Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional reunido en París en 1889, inspirado en los sucesos ocurridos en Chicago, tres años antes, resolvió declarar el 1º De Mayo de cada año “Día Internacional de los Trabajadores”, una jornada de lucha internacional de la clase trabajadora  para perpetuar la memoria de los “Mártires de Chicago”.  Entre protestas y paros nacionales, el  1° de Mayo, la clase trabajadora en el mundo se manifiesta por empleo estable, salario justo, jubilaciones  y pensiones dignas, plena protección social y contra la explotación del trabajador en todas sus formas.

En este sentido, la Mesa Coordinadora Nacional de organizaciones de Jubilados y Pensionados de la República Argentina, realizó una jornada con importante presencia de referentes sociales donde se expresaron los 50 años de lucha de este sector social, se homenajeó a los fundadores y luchadores que fallecieron.

En etapa de tarifazos, incremento de precios y corrida cambiaria, la canasta  básica de un adulto mayor, según los datos que estima  semestralmente la Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad, es de $ 19.290,35. No obstante, el  haber mínimo jubilatorio de bolsillo, que ronda entre los $ 7.430,20.- y  los $ 7.556,30.- apenas cubre solo el  39% de las necesidades mínimas de una persona mayor.
“La jubilación es un derecho, no un subsidio a la vejez”, dicen desde la Mesa Coordinadora y exigen a los diputados y senadores nacionales  el tratamiento del proyecto de Ley de Previsión Social, que presentaron avalado la “Campaña Nacional por un Millón de Firmas”.
Algo similar sucede con el proyecto de normativa que contempla que el Instituto Nacional de Seguridad Social de Jubilados y Pensionados (PAMI), esté dirigido y administrado por representantes de los trabajadores activos y jubilados con la participación del Estado, poniendo fin a la intervención. Un largo reclamo de la Mesa Coordinadora, que aspira ingresar este proyecto de ley al Congreso de la Nación este año. El creciente deterioro en la atención de la salud en todo el país, requiere establecer acciones coordinadas, dando por finalizada la normalización e intervención del PAMI y repudiando el vaciamiento y la privatización de este organismo.