viernes, mayo 24

COSTO DE VIDA EN LA CIUDAD

Una familia tipo porteña, conformada por dos adultos hábiles y dos menores, propietaria del inmueble que habitan,  necesitó en julio tener un ingreso de $ 138.534,97 para no caer en la indigencia. Para sostenerse  al margen de la pobreza este  mismo núcleo familiar debió percibir $ 249.648,07. Mientras que para  mantenerse en la clase media, sus  ingresos debieron ser de  $ 384.417,11.

Estos datos se  desprenden  informe sobre Canastas de consumo y pobreza que elabora la Dirección General de Estadística y Censos de  la Ciudad que mensualmente evalúa el poder adquisitivo de cada hogar porteño según el su capacidad de acceso a las denominadas Canastas de Consumo. El costo de las Canasta Básica Alimentaria (CBA) y de la Canasta Básica Total (CBT) establecen, de esta forma, las líneas de indigencia y de pobreza.

Los gastos de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que marcan el límite de la indigencia, tuvieron el mes pasado un aumento de 5,48%, exactamente un punto porcentual más que el 4,48% de incremento registrado en junio, en tanto el acumulado en doce meses llegó a 126,20%, 3,72 puntos menos que el 129,92% de la medición previa. En el caso de la Canasta Básica Total (CBT), que establece el tope de la pobreza, el incremento mensual fue de 5,81 (menos que el 5,99% de junio) y el interanual de 121,38% (125,79% en el mes anterior).

La Canasta Total (CT), que en diferentes proporciones delimita al sector medio frágil, la clase media y los sectores acomodados, subió 5,71% en el mes (menor al 6,16% de junio) y 121,03% en relación con julio de 2022 (126,10% en la medición anterior).

Los montos señalados no incluyen el pago de alquiler de vivienda ni de expensas comunes.

Con una inflación del 7,3%,  en julio los recursos necesarios para estar comprendidos en la  amplia franja estratificada que comprende a la clase  media  porteña, categoría debieron ser de entre $ 249.648,07 y hasta $ 307.533,68.  para calificar  en la categoría clase  media no pobres pero sí vulnerable.  En el caso del sector medio frágil los ingresos se pautaron de entre $ 307.533,69 y hasta $ 384.417,10. En el caso de clase media plena el monto percibido  debió oscilar entre los $ 384.417,11  y los  $ 1.230.134,75. Con ingresos superiores a  $ 1.230.134,76 se  alcanza la categoría identificada como sector acomodado que, en la ciudad de Buenos Aires,  comprende a tan sólo un 1% de  la población.

El informe dado por la Dirección General de Estadística y Censos porteña (Dgeyc) mostró también un alza acumulada en los primeros siete meses del 62,3% y, por primera vez en más de un año, un descenso de 0,7 puntos en la inflación interanual, que quedó en 117,9%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *