jueves, septiembre 16

CONADEP

 ¿QUÉ ES LO QUE HAN HECHO CON LOS DESAPARECIDOS?

Por Elsa Maluenda

Cuando asumió Raúl Alfonsín en diciembre de 1983 terminó la etapa más oscura y vergonzosa de la historia argentina. Hoy no es necesario enumerar los crímenes cometidos por la Dictadura militar, y eso se debe en parte a la labor de la CONADEP, cuya misión fue comenzar a enumerar el horror, cifrar el espanto, ponerle nombre y apellido a todas esas personas a las que el general Videla había reducido a “incógnitas, sin entidad”.

Un paneo por fotos y videos de los que imperó el terrorismo de Estado produce escalofríos y esa resonancia en el cuerpo es un puente que conecta con los recuerdos.

La hermana de una compañera del secundario secuestrada, los libros quemados, enterrados o tirados, las requisas en cualquier medio de transporte público, las armas que asomaban por las ventanillas de algunos automóviles, el exilio de cantantes, actores, escritores, dirigentes políticos y gremiales, las películas prohibidas o cercenadas hasta volverlas incomprensibles, la ominosa marchita del mundial 78, la nobleza de los jugadores del seleccionado holandés de futbol que un jueves hicieron la ronda a la pirámide junto a las Madres de la plaza y que no participaron de la ceremonia de premiación.

Y al año siguiente mientras la Comisión Interamericana de Derechos Humanos recibía a los familiares de desaparecidos en las oficinas de Avenida de Mayo, en pleno centro porteño, hubo quienes decidieron pegar en los parabrisas de sus autos la calcomanía con la leyenda “los argentinos somos derechos y humanos”.

Tan derechos y humanos somos que le hacemos caso al “relator de América” y aprovechamos el festejo del campeonato mundial de futbol juvenil conquistado por la selección nacional en Japón, para pasar frente a esas oficinas a insultar a los que allí esperan para hacer sus denuncias.

“Vayamos todos a la Avenida de Mayo y demostrémosle a los señores de la Comisión de Derechos Humanos que los argentinos no tenemos nada que ocultar”, dijo sin ningún pudor aquel relator y muchos le hicieron caso y muchos fueron también a Plaza de Mayo para aclamar a Videla, que salió al balcón y mostró sus pulgares en alto.

Pero la impunidad llegó a su fin, tuvo una muerte anunciada que comenzó a gestarse durante esos tristes días del invierno de 1982, en una guerra que condenó a muerte a miles de jóvenes y finalmente, con la democracia, cuando la CONADEP empezó a escribir una parte de la historia que estaba oficialmente oculta.

Entonces aquella consigna, aquel canto desgarrador coreado en tantas marchas: “¿Qué es lo que han hecho con los desaparecidos?” empezó, gradualmente a tener respuesta. Conocimos los nombres de víctimas y victimarios, llegó la hora de los juicios y las condenas, también de la restitución de la identidad a los hijos apropiados y la identificación de los restos de esos hombres y mujeres que, no sólo fueron asesinados sino que se los redujo a puro desecho sin nombre, sin sepultura y sin lápida.

En la carta abierta de Rodolfo Walsh a la Junta Militar del 24 de marzo de 1977, leemos: “…lo que ustedes llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades”.

Años después en las conclusiones que redactó la CONADEP y que están publicadas en el informe “Nunca Más”, las palabras del escritor y militante desaparecido resuenan en la frase siguiente: “Esta comisión sostiene que no se cometieron “excesos”, si se entiende por ello actos particularmente aberrantes. Tales atrocidades fueron práctica común y extendida y eran los actos normales y corrientes efectuados a diario por la represión”.

Tan normales y corrientes como la declaración del general Ibérico Saint Jean parafraseando en clave de horror a Bertolt Brecht: “Primero vamos a matar a todos los subversivos, después a sus colaboradores, después a los indiferentes y por último a los tímidos”. Semejante propósito, que de haberse cumplido a la letra hubiera dejado al país habitado sólo por los militares y sus acólitos, se concretó también a través de una construcción propagandística burda y descarnada, que replicaba las mismas amenazas proferidas por los mandamases.

3 Comentarios

  • luis

    quisiera saber donde se tramita el certificado de la conadep para ex miembros de fuerza de seguridad, ya que es un requisito para trabajar en seguridad privada y desconozco la sede donde se debe realizar tal diligencia. muchas gracias.

    luis davalos

  • Daniela

    Hola mi interés es por que el año pasado apareció en el Htal Ramos Mejía,una persona que podría ser mi tio desaparecido en el año 77,nunca supimos nada de él,mediante un buscador lo halle en un Portal del GCBA,había allí una foto suya,era igual a mis tias y abuela,el nombre coincidía excepto por el segundo,lo fuimos a ver,fue encontrado en situación de calle,no tenía recuerdos,solo decía que era oriuendo de la Pcia de Santa Fé,datos que corroboraron los asistentes sociales nadie lo conoce allí,y los domicilios dados son inexistentes,aún asi sabiendo que estaba mal de la memoria tomaron datos que el dio y le hicieron un DNI,dentro del htal,lo revisaron los enfermeros y tenía dos señas particulares muy especificas en su cuerpo,una herida de bala por encima de la rodilla y otra herida de cortada detrás de la oreja,yo investigue a ver si tenía partida de nacimiento en Santa Fé,pcia,y nada,fuimos a los DDHH,al principio se mostraron muy amables,pero nunca se hicieron presentes en el htal,allí estuvo durante aproximadamente dos años y medio,lo quería mucho tanto el Director del servicio de Traumatología,como todos los demás profesionales que lo asistieron,un día lo trasladaron al Hogar de ancianos de Ituzaingó dependiente del GCBA,estuvo tres meses,y falleció,nos quedamos con todas las ganas de saber feacientemente si era mi tio,lo pusieron en una fosa común ,y no sé como seguir este duro camino que hice sola,me contacte con distintos organismos y nadie quiso ayudarme,los ultimos que contacte y que mintieron diciendo que estaban investigando,y luego de 6 meses me dijeron que no habian echo nada,(justificandosé),desde luego, fueron Dirección provincial de personas desaparecias de La Plata,que dirije el Lic Inchaurregui.Me prometío el cotejo de huellas de mi tio desaparecido,con las de este hombre,que estaba internado,aunque sea AYUDENME,CON LOS DE LAS HUELLAS,para saber si era o no,mi mamá tiene Esclerosis Multiple,ella sería su hna,ademas de tres más,solo quiero como dijo Estela saber si era ÉL antes que mi mmá se muera,y cierre un circulo de dolor de 37 años,desde ya muchas gracias.

  • Ernesto Rafael Herrero

    Por favor señores, necesito saber con urgencia, donde se puede tramitar el certificado de la CONADEP en Buenos Aires. Es para personas civiles que viven allí y forman parte de una sociedad anónima; ello porque van a abrir una sucursal en la Provincia de Mendoza, que se dedicará a la parte de tecnología y es requisito del REPAR-REPRIV del Ministerio de Seguridad del Gobierno de Mendoza. Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *