1982. LUCHE Y SE VAN

El 30 de marzo de  1982 una masiva movilización popular colmó Plaza de Mayo. Esa era la primera vez, desde 1976, que el movimiento obrero enfrentaba a la sangrienta dictadura militar. La convocatoria la hizo una desbastada CGT, pero por sobre todo decenas de miles de personas y organismos defensores de Derechos Humanos.

Salieron a la calle a desafiar a un gobierno militar cada vez más desprestigiado, la respuesta a esta movilización, además de la furiosa represión, fue la declaración de la guerra de Malvinas tres días después de esta movilización.

La crisis económica, la violación constante a los derechos humanos, la desaparición forzada de personas, el descomunal incremento de la deuda externa, debilitaron al régimen militar. La gente perdía el miedo y el llamado Proceso de Reorganización Nacional instaurado el 24 de marzo de 1976 a partir del Golpe de Estado cívico, militar y eclesiástico era cada vez más repudiado. La prensa extranjera, hablaba de campos de concentración y exterminio, las Madres de Plaza de Mayo eran reconocidas a nivel internacional y Adolfo Pérez Esquivel había sido galardonado en 1980 con el Premio Nobel de la Paz, por su trabajo en defensa de los Derechos Humanos en América Latina.
Tal vez este hecho fue el que impulsó a la CGT a romper el cerco del terror y realizar un congreso en Liniers, el 7 de noviembre de 1981, bajo la consigna fue: ¡Paz, pan y trabajo!

Pero el 30 de marzo de 1982 en las calles se cantaba ¡Se va a acabar, se va a acabar  la dictadura, militar! Ese día, hubo miles de detenidos el país y en Mendoza fue asesinado Benedicto Ortíz
“Gimnasia subversiva” Tituló la prensa afín al régimen militar al día siguiente. Pocos le creían.

Esta no fue la primera demostración de oposición obrera a la dictadura.Sí la más masiva, combativa y apoyada por el conjunto de la población que había sido pasiva hasta el momento o directamente apoyaba la dictadura militar en su época de la “plata dulce”: En 1977 hubo una oleada de luchas en el último semestre. El 1 de marzo de ese año fue fundada la Comisión de los 25, formada por varios sindicatos entre el que se encontraba Cerveceros dirigido por Saúl Ubaldini y otros que se oponían a la CGT oficial, adicta a la dictadura. La conflictividad obrera volvería a aumentar particularmente a partir de 1979, cuando el proyecto económico de la dictadura comenzaba a entrar en crisis.
En enero del 79 se produjo la primera toma de fábrica y el 27 de abril se produce la Jornada Nacional de Protesta. En 1980 se desarrollan varios conflictos incluso con tomas de fábrica. En noviembre “los 25” se convierten en la CGT Brasil.

El 30 de marzo de 1982, marcó el fin de la dictadura militar. Hubo una terrible represión y muchos detenidos que fueron llevados a la Cárcel de Devoto, que se enteraron allí mismo, el día 2 de abril,  tras escuchar la arenga prepotente de Galtieri, del desembarco del ejército argentino en las islas Malvinas.
No lo podían creer. Esos represores, entrenados en las escuelas yanquis, escuelas de imperialismo, no podían conducir ninguna guerra anti imperialista.

No lo hicieron.