UNIVERSIDADES DE CAPITAL DICEN NO A LA MEGAMINERIA

A  través de un comunicado de prensa, organizaciones estudiantiles de la Ciudad de Buenos Aires, universidades, docentes, catedráticos e intelectuales se pronunciaron en contra de la explotación mienra a cielo abierto y en solidarida con las comunidades de Famatina en  la provincia de La Rioja y de Belén en la provincia de Catamarca que están resisten y se oponen a la destrucción de su hábitat.

El comunicado, que lleva por título No a la Megaminería. Famatina no se toca, expresa: “a más de un mes de la pueblada en Famatina, las organizaciones populares se anotaron su primera victoria al obligar al gobernador Beder Herrera y a la minera canadiense Osisko a suspender, al menos provisoriamente, el proyecto minero en dicha localidad. Pero la lucha sigue y es necesario seguir sumando apoyos al pueblo de Famatina y a todos los que luchan contra la contaminación y el saqueo de la megaminería.

El caso Famatina no es más que uno de los tantos proyectos que los monopolios mineros extranjeros como Osisko o la Barrick Gold pretenden instalar, apañadas por los gobiernos provinciales y el gobierno nacional. En estos 8 años el negocio minero creció enormemente y obtuvo aún más protección y beneficios que en los ’90, al tiempo que se mantiene la vigencia del Código Minero menemista, que implica, entre otras cosas, que las mineras paguen impuestos irrisorios, saqueando nuestros recursos naturales. Por eso no son casualidad las detenciones y causas abiertas a las y los activistas que ponen su cuerpo todos los días en defensa de la vida, incluso acusándolos de terroristas bajo la nueva Ley Antiterrorista.

Mientras tanto en la UBA, a través del Consejo Interuniversitario Nacional, se vienen aceptando los fondos provenientes de la minera Bajo La Alumbrera, ubicada en la localidad de Belén (Catamarca), donde su pueblo también se ha levantado por las consecuencias sobre sus habitantes y campos luego de quince años de explotación. Con esos fondos no solo se pretende desvincular al Estado de su responsabilidad en el financiamiento de la educación e introducir a las grandes empresas en la Universidad, sino también chantajear y subordinar a la Universidad para que legitime estos emprendimientos megacontaminantes. La UBA tiene que rechazar los fondos de La Alumbrera”.

La pelea del pueblo de Famatina es una pelea nacional y viene cosechando múltiples apoyos. En las universidades y terciarios de la Capital Federal también somos muchos los que decimos:

¡Por el agua, por la vida! ¡No a la megaminería!

¡No al saqueo de nuestros recursos naturales!

¡Por el rechazo de los fondos La Alumbrera!

¡Famatina no se toca!