TRATA: ROMPER CERCO INFORMATIVO

Fiscales, periodistas y representantes de organizaciones no gubernamentales dedicados a la investigación y contención de delitos de trata, manifestaron la necesidad de “romper el cerco informativo” de algunos medios respecto a la difusión de estos casos, poner el eje en los beneficiarios de la explotación y no ser “objetivos ni neutrales sino ponerle el cuerpo” a estos ilícitos.
En el marco del ciclo de debates organizados por la Agencia Nacional de Noticias Télam que comenzó hoy bajo el título “Desafíos del periodismo a 30 años de la democracia” se abordó la problemática del abordaje periodístico frente al delito de la trata.
Marcelo Colombo, titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), organismo encargado de investigar, colaborar y asistir a los fiscales en este tipo de ilícitos, dijo que “a veces es llamativa la repercusión que tienen en los medios los casos de trata de personas”.
El fiscal detalló, además, que “en la cobertura que el dan a la información vemos que medios están interesados en la difusión y cuales no y esto depende de que intereses se juegan para que esto no ocurra”
“Es necesario romper esto cerco informativo porque el periodismo es fundamental en la investigación de estos casos ya que muchas veces nos enteramos de casos de trata de personas a través de los medios”, sostuvo.
Colombo remarcó que desde los medios “hay que derribar ciertos mitos como el de la prostituta feliz o el sistema prostibulario que genera trabajo” y aseguró: “es necesario, cuando se difunde un caso de estas características, no poner el eje de la nota en la víctima”.
“Hay que situarlo en quienes son los beneficiarios de la explotación sexual o laboral para tratar de atraparlos a ellos, es decir a los titulares de prostíbulos o de campos en donde se explota a trabajadores rurales. Ellos son todos elegantes y reciben dinero de la explotación sexual, por lo que deberían estar en el primer plano de la información”, dijo el fiscal.
Sebastián Premici, periodista de Página 12 y especialista en investigaciones de delitos de trata, manifestó la necesidad de que el periodista “no permanezca objetivo ni neutral frente a la explotación laboral o sexual, debe militar y ponerle al cuerpo a su nota”.
En este sentido afirmó que “en muchos casos, como en la explotación laboral de trabajadores yerbateros en Misiones, en el que estaban involucrados el ex gobernador Ramón Puerta y el titular de la Sociedad Rural, Luis Etchevere, el fiscal que investigaba no consideraba como ‘reducción a la servidumbre’ a las personas encontradas”.
Premici destacó que el periodista “debe conocer todos los detalles sobre abuso y trata de personas, y en esto es fundamental el trabajo conjunto con las autoridades, para poder ‘acorralar’ a ese fiscal que no quiere investigar y ponerlo en evidencia”.
“Los medios que tienen intereses en que esto no se difunda sólo preguntan si hubo o no trata y se quedan con esa respuesta, no buscan ahondar e investigar, por eso es importante que se editen manuales y herramientas para saber preguntar”, subrayó.
Por su parte, Luján Araujo, vocera de la Fundación María de los Angeles, aseguró que muchas veces desde los medios “se naturaliza la situación de trata”, como si en algunas localidades “fuera natural la explotación laboral y sexual”.
“En los medios se utiliza todavía el término trata de blancas, dejando afuera de esta manera a personas que también son víctimas de este delito” dijo Araujo y añadió: “los comunicadores deben romper la idea de no investigar y cuestionar a las autoridades y fiscales”.
Verónica Torrás, integrante de la secretaría de Comunicación y miembro de la organización “Memoria en Movimiento”, sostuvo que en el delito de trata de personas “se afectan todos los derechos humanos”.
En este sentido aseguró que desde la Secretaría de Comunicación se busca “mejorar la comunicación institucional y formar a los periodistas ya que antes, hasta el propio Estado en sus campañas contra la trata ponía en el centro de la escena a las víctimas”.
“En ese momento se buscaba la sensibilización pero también se revictimizaba a la mujer afectada por la trata. Existía antes solo campañas contra la explotación sexual, ahora buscamos ampliarla a otros tipos de trata y poner el eje en el sistema de reclutamiento de las víctimas”, explicó.