¿ENERO SIN SUBTES?

La línea C de subterráneos que cubre el trayecto entre Plaza Constitución y Retiro, realizará a partir de hoy lunes y hasta el 31 de enero inclusive un servicio limitado entre Constitución y San Martín, a raíz de “obras de mejora”, informó Metrovías, empresa concesionaria del ramal.
Por otra parte, durante la jornada de hoy y desde ayer, los trenes de la línea C sólo cubren el trayecto Constitución-Diagonal Norte, para construir en la estación San Martín un andén provisorio para que funcione como cabecera a lo largo del mes.
La estación Retiro “es uno de los grandes accesos a la Ciudad desde la zona norte y desde la provincia de Buenos Aires. Por allí transitan por día más de 37.000 personas”, informó la empresa.
Las obras corresponden al cambio del Aparato de Vía (APV) -dispositivo que permite a los trenes cambiar de una vía a otra, para operar en uno u otro andén- en dicha estación y en la cochera San Martín, lo cual impactará de manera positiva en el servicio a través de una mayor confiabilidad.

RECLAMO GREMIAL

Por otra parte, el secretario general de los metrodelegados, Roberto Pianelli anticipó que esta semana reclamarán un “bono de emergencia de 10.000 pesos” para compensar lo que definen como “un desbarajuste en los precios que afecta el poder adquisitivo de los trabajadores” y anticipó que de no conseguirlo, iniciarán medidas de fuerzas en ese medio de transporte.
“Los recientes aumentos de precios han dinamitado el poder adquisitivo de los trabajadores y el reclamo de un bono de emergencia apunta a tratar de paliar la situación” afirmó el secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), al ser consultado sobre cuál es el análisis que realizan desde ese gremio sobre el escenario económico de 2016.
En este sentido, Pianelli expresó “una gran preocupación por la situación abierta tras la devaluación” y precisó que “este miércoles tendremos una audiencia con la empresa (Sbase S.E. encargada de administrar ese medio de transporte) donde vamos a reclamar un bono de emergencia de 10.000 pesos”, que en caso que no fuera otorgado “nos obligará a tomar medidas de fuerzas, probablemente paros en el servicio”.
El sindicalista precisó que “la paritaria firmada por AGTSyP va de marzo a marzo, pero al igual que la mayoría de los convenios salariales, incluye una cláusula que permite compensaciones, que se han pagado otros años, en caso que existiera un desbarajuste en los precios, que es lo que está sucediendo”.
“El panorama político y económico es muy complejo, a la devaluación y la suba de precios, se suma la negativa a otorgar bonos que compensen la pérdida, el anuncio que no van a medir la inflación y las gravísimas declaraciones del ministro de Hacienda y Finanzas, (Alfonso) de Prat Gay, que amenaza y chantajea abiertamente a los trabajadores para que aceptemos mansamente la transferencia de recursos a los sectores más concentrados de la economía” consideró.
“Nosotros lo que pedimos es que nos sentemos a discutir, no se puede aguantar a marzo con esta escalada de precios” afirmó y anticipó que si en la audiencia no consigue un acuerdo “las primeras horas del jueves comenzaremos las medidas de fuerzas que van a parar el subte y que probablemente se extienda hasta encontrar una solución”.
Al ser consultado sobre la razón por la cual, a diferencia de otro momento no realizarán medidas escalonadas, como la apertura de molinetes, Pianelli explicó que “esa no es una alternativa posible ya que en los últimos conflictos, la empresa apeló a la judicialización a través de la justicia contravencional, por la que hoy hay compañeros acusados a los que se les pide una multa de 30.000 pesos por haber participado de la protesta”.
El dirigente de los metrodelegados también se refirió la posible unificación o articulación de las diferentes centrales sindicales y opinó que “lo que creo es que hay que hacer una mesa sindical detrás de dos demandas básicas que apunten a mantener las condiciones salariales y de empleo de los trabajadores: un aumento de emergencia para mantener el poder adquisitivo y prohibir los despidos”.
Sin embargo, señaló que los gremialistas también deberían fijar una posición “de defensa de las instituciones democráticas, algo que está siendo reiteradamente violado por el actual gobierno”, al tiempo que cruzó a los dirigentes que “hoy hablan de porcentajes de aumento irrisorios, cuando años atrás hablaban de porcentajes altísimos que no tenían fundamento en la realidad”.